El líder es mucho líder
Vinicius Jr. lograba el primer tanto madridista | Fuente: Real Madrid 

Noche calurosa de fútbol y nervios en el Alfredo Di Stéfano. Real Madrid y Real Club Deportivo Mallorca se veían las caras en la trigésima primera jornada de liga, donde ambos conjuntos tenían mucho en juego. Nada más y nada menos que un título -en el caso de los blancos- y una ansiada permanencia para el conjunto balear. Sea como fuere, entramos en una fase de la competición en la que ningún equipo quiere dejarse nada por el camino y todos quieren asegurar el máximo número de puntos posibles. El encuentro causó expectación, porque el Madrid se veía obligado a lograr la victoria, después de que lo hiciera su perseguidor -el FC Barcelona- en su partido ante el Athletic de Bilbao.

  • Gareth Bale, al once

El entrenador francés Zinedine Zidane, dio entrada al once a algunos jugadores no tan habituales en el equipo titular del Real Madrid. Lo hizo otorgándole la titularidad al galés en la banda derecha y el lateral izquierdo para el francés Mendy. Courtois no rotó y sigue siendo titular indiscutible para el francés. A Mendy lo acompañaron Carvajal, Ramos y Varane; en línea de medios,  Fede Valverde y Luka Modric y, en ataque, el antes mencionado Garteh Bale, Vinicius Jr. en la banda derecha, Benzema como delantero centro y la estrella, E. Hazard, en la mediapunta de enganche.

Vicente Moreno no sorprendió con su once titular, y desplegó sobre el césped un 3-6-1 con Manolo Reina defendiendo la portería balear; línea de tres en defensa con Sedlar, Raíllo y Valjent; el centro del campo para Lago Junior, A. Febas, Baba y Pozo; y un ataque formado por Dani Rodríguez, el cedido T. Kubo y Budimir.

  • Eléctrico Real Madrid

El encuentro comenzó con ambos equipos tanteando la pelota. Ninguno se atrevió a dar un paso al frente, porque trataron de adivinar de qué manera jugaría el contrario. Dos fogonazos -uno de Benzema y otro de Gareth Bale- activaron la máquina madridista, haciendo intervenir a Manolo Reina hasta en dos ocasiones y haciendo que el partido comenzase a carburar. Se animó el conjunto bermellón también con disparos de Baba y Lago Junior, en las que tuvo que intervenir el portero belga del Real Madrid para evitar que el RCD Mallorca se adelantase en el marcador.

Pero en el minuto 20 de partido, apareció un electrizante Vinicius Jr. Y qué manera de hacerlo. Adelantó a su equipo con un golazo espectacular ante la salida del portero del Mallorca picándole la pelota por encima tras recibir un pase de Luka Modric. Quiso matar rápido el brasileño a los baleares, y casi lo consigue en una jugada posterior al gol que acabó con un balón que mandó al larguero tras inventarse una preciosa vaselina cuando se quedaba solo ante Manolo Reina.

No se rendían los de Vicente Moreno que en varias ocasiones también tuvieron que obligar a los madridistas a ponerse el mono de trabajo. Pero las sacudidas por parte de los locales hicieron que el control del partido estuviese bajo dominio de los pupilos de Zidane.

Con las intentonas de ambos conjuntos, pero sin ninguna jugada trascendente, se llegó al final de la primera parte en la que la moral de los visitantes se vio amenazada por el trabajo realizado por parte de los jugadores del Real Madrid.

  • Liderato afianzado... y a otra cosa

Corrían los minutos y aunque el Madrid parecía tener todo controlado, la inseguridad de la corta ventaja obtenida en primer acto, hacía mella en los futbolistas blancos. Los nervios disminuyeron cuando Sergio Ramos lograba una obra de arte. Una falta en la frontal del área concedida por el equipo bermellón le bastó al camero para dibujar una trayectoria del balón a la escuadra izquierda de la portería de Reina en el minuto 56. Lanzamiento magistral de libre directo que puso el partido más cuesta arriba aún para el equipo de las Islas Baleares. Era el 2-0.

Zidane también quiso dar minutos a M. Asensio -que se enfrentó al equipo que le vio nacer-, Isco, Kroos, Mariano y Brahim que volvió a jugar en esta vuelta del fútbol tras la crisis sanitaria. En el Mallorca, también debutó Luka Romero, un futbolista de tan solo 15 años que se convierte así en el jugador más joven en debutar en la historia de LaLiga. 

Una victoria no muy contundente, pero más que suficiente para consolidar al Real Madrid en el liderato. Para el Mallorca, es un nuevo bache en su carrera por conseguir la salvación. Es lo que nos depararán estas jornadas finales que quedan: las alegrías de unos serán tristezas y amargura para otros.

VAVEL Logo