Análisis: el Sevilla FC gana ante la SD Eibar sufriendo hasta el final
Última jugada del partido entre el Sevilla y el Eibar en la que Ocampos estaba de portero. Foto de: Sevillafc.es 

El partido que disputaron el Sevilla FC contra el SD Eibar concluyó con la victoria del conjunto hispalense. Los de Lopetegui se llevaron los tres puntos en un partido en el que hasta el último momento pudo haber sorpresas. Ambos equipos querían la victoria, unos para la clasificación a Champions, mientras que otros para alejarse de los puestos de descenso

Por ese motivo, José Luis Mendilibar planteó que el equipo mantuviera una línea de presión alta. Esto hizo que los primeros minutos del Sevilla, a pesar de tener la posesión (un 65%), no crearan jugadas de peligro, pues obligaban al cuadro andaluz a tener que buscar balones largos. En cuanto al juego del Sevilla, poco a poco según pasaban los minutos el Sevilla comenzó a encontrarse más cómodo y poder hacer daño por las bandas para así centrar posteriormente. La banda más transitada fue la derecha con Jesús Navas y Lucas Ocampos. 

En ataque

En cuanto al juego ofensivo del Sevilla, el balón pasaba por los pies de Éver Banega que era el que buscaba el balón al espacio para la carrera tanto en banda derecha como en banda izquierda. Esto dice mucho del argentino pues a pesar de su marcha a final de temporada muestra que su compromiso con el Sevilla sigue siendo el de siempre, el de un jugador clave. Además, las ocasiones de mayor peligro llegaron de balones largos o centros, como ocurrió en las jugadas de la primera parte, primero fue Fernando en un córner, y más tarde, Ocampos en el error de la defensa armera tras un balón largo. 

Las ocasiones de mayor peligro del Eibar las tuvo Kike García. No fueron muchas las oportunidades del conjunto armero, pero en ellas coinciden que se trata de balones al espacio que buscan la espalda del defensor y que el rematador llegue en carrera, eso se vio en las dos jugadas que tuvo Kike García en las que pudo empatar el partido.

En defensa

En referencia al juego defensivo, el partido se caracterizado por muchos duelos aéreos, en ambas partes del campo. En muchas ocasiones el Eibar buscaba el balón arriba buscando a algún rematador, esto a medida que el tiempo se acababa el equipo de Guipúzcoa intentaba más esta jugada. De ahí que en el partido se hayan disputado 133 duelos, 70 ganados para el Sevilla y 63 para el Eibar. 

Jugadores destacados

Ya no sorprende que la figura del Ocampos vuelva a brillar en el Sevilla, pues lleva así toda la temporada. El argentino volvió a lograr un tanto que vale los tres puntos, pero el extremo no solo brilló en eso, sino que, en el tiempo de descuento, el portero sevillista tuvo que abandonar el terreno de juego por lesión, por tanto, Ocampos ocupó su lugar bajo palos e hizo una parada de grandes reflejos en el último minuto del partido ante un disparo de Dmitrovic, el portero del Eibar. 

Otra figura destacable es del asistente al gol de Lucas Ocampos, Jesús Navas. Una vez más, el andaluz demuestra que para él los años no pasan y sigue jugando como un veinteañero, recorriendo la banda una y otra vez como si no se cansara. En el partido de hoy, Navas consiguió dar otra asistencia tras un recorte que dejó atrás a su marca y con la pierna izquierda puso un balón para que Ocampos pudiera poner el uno a cero en el marcador. 

En cuanto a las figuras más destacables del Eibar han sido Kike García y Marko Dmitrovic. El delantero español salió en el minuto 68 y fue el jugador que tuvo las dos ocasiones más claras para el Eibar. Primero un golpeo cruzado con la pierna derecha que se marchó fuera de la portería; y en el descuento, tuvo otra ocasión que acabó golpeando el poste y así evitar el empate del Eibar. La otra figura armera fue Marko Dmitrovic que realizó dos paradas esenciales, la primera fue en un remate de Fernando Reges que consiguió salvar con grandes reflejos, y la otra fue ante Suso en el 86’ para evitar el 2 - 0. Además, el portero serbio subió a rematar la última jugada del partido que fue un saque de banda, en dicha jugada Dmitrovic pudo haber empatado el partido, suena surrealista, pero así sucedió: el delantero Ocampos le paró el disparo al portero Dmitrovic. 

VAVEL Logo