Beñat se ofrece de nuevo al Real Betis
Fotografía: Vavel

Beñat, centrocampista actual del Athletic Club, dejó caer su deseo de jugar en el Betis, club con el que tiene una espinita clavada, y desde este miércoles es libre para firmar con el club que quiera a coste cero. Tiene vía, incluso, para saldar esa deuda moral que siente, si Ángel Haro y José Miguel López Catalán piensan como él. La entidad vasca confirmó en la tarde del martes que ha comunicado al Beñat Etxebarria -y a su compañero Mikel San José- su decisión de terminar su relación profesional al final de la presente temporada.

Ambos jugadores terminaron su contrato este pasado 30 de junio, pues un día antes de acabar su vinculación hicieron pública la decisión de continuar en el equipo hasta que concluya la actual temporada, el próximo día 19: "Ante la imposibilidad de realizarles una despedida acorde con sus merecimientos ante el público de San Mamés, el Athletic planifica una acción en el último encuentro en casa, ante el Leganés, como homenaje a ambos", señala la nota de la entidad del club bilbaíno en la que comunicaba la noticia, con la que agradecía a Beñat y a San José: "Su dedicación y entrega en defensa de la entidad y sus compañeros durante esta larga etapa zurigorri y, en especial, su compromiso hasta las últimas jornadas de esta temporada tan complicada."

Concretamente por esto ha sido preguntado este miércoles el entrenador del conjunto vizcaíno, Gaizka Garitano, quien apenas ha contado con Beñat y San José desde que se hiciera cargo de la plantilla de los 'leones'. El técnico ha querido explicar el papel que ha tenido en el adiós de dos veteranos del plantel: "Me expliqué mal, fue culpa mía", ha señalado, asegurando que la decisión de no ofrecerles la renovación ha sido suya y no del club, lo que se desprendía de sus palabras de días atrás.

"La decisión sobre la no continuidad de Beñat y San José la he tomado yo junto a la dirección deportiva del club", ha apostillado, para zanjar un asunto que no ha sentado nada bien en el seno de la afición del Athletic, pero que todos veían venir, ya que no han tenido ningún minuto desde que se reanudó la competición tras el parón con el coronavirus, y su papel durante la temporada ha sido intermitente y poco más que testimonial.

El vasco, a sus 33 años, suma siete temporadas en el conjunto bilbaíno, y ha jugado 242 partidos en los que ha anotado 11 goles. Su sueño de jugar en el primer equipo, que albergaba desde que se entrenaba de niño en Lezama, lo consiguió dando el salto desde Sevilla. Desde el ahora Betis Deportivo, primero, y luego con las trece barras en Primera División. Es más, su traspaso, por ocho millones de euros, estuvo hasta hace poco entre las ventas más caras de la historia verdiblanca.

Beñat, que llegó a debutar con la selección gracias a sus buenas actuaciones con el Betis, asegura que no se arrepiente de su marcha al Athletic en el verano de 2013, pero confiesa tener todavía la espina de "no poder jugar en Europa" con las trece barras, ya que se fue a su tierra con equipo entonces dirigido por Pepe Mel -a buen seguro el entrenador que más rendimiento le ha sacado- clasificado para disputar la segunda máxima competición continental en la temporada 2013/2014.

"Fue una pena. No me había planteado mi salida hasta el final de la temporada. Luego se dio la ocasión. Para ambos partes era bueno, yo volvía a casa después de tanto tiempo fuera, y al club le venía bien el dinero. Llegamos a un acuerdo. Nunca he cerrado la puerta de volver, no me importaría, pero no depende de mí", declaró el futbolista vasco hace dos semanas en una entrevista a Onda Bética, justo antes del Athletic - Betis. Quién sabe lo que deparará el futuro y si engrosará la lista de 'Segundas partes en verdiblanco', pero está libre, tiene aún mucho fútbol que dar y siente Heliópolis tan suya como Bilbao. 

VAVEL Logo