Análisis del rival: el Granada, a tres puestos de Europa
El Granada ganó frente a la Real Sociedad (2-3), consiguiendo tres importantes puntos | Foto: LaLiga.es

La campaña 2019/20 está llegando a su fin. Esta temporada, sobre todo el tramo final, no ha sido como las demás. El estado de alarma por el COVID-19 pausó el mundo del fútbol, entre muchas otras cosas. Eso ha significado el aplazamiento de la competición liguera, que acabará el próximo 19 de julio, mucho más tarde que de costumbre. En el antepenúltimo encuentro, el Real Madrid jugará a domicilio en el Estadio Nuevo Los Cármenes, donde el Granada tratará de sacar los tres puntos que podrían acercarle, aún más, a los puestos europeos. 

Tres encuentros consecutivos sin conocer la derrota

El Granada no pierde desde el 28 de junio, cuando lo hizo contra el Eibar. Desde entonces, ha ganado dos encuentros (Deportivo Alavés y Real Sociedad) y empatado el tercero (Valencia). De cualquier manera, el balance de resultados es óptimo para el equipo, que volvía este año a la Primera División y que se quedará una temporada más al menos. El cuadro andaluz suma 50 puntos, desglosados en 14 victorias, ocho empates y 13 derrotas. No conseguía estas cifras desde la temporada 1971/72, cuando el sistema de puntuación era diferente pero equivaldría a los números que han conseguido hoy. "Este equipo ha entrado en la historia, pero 50 puntos no nos hacen que salgamos de nuestro plan, tener que afrontar el partido del lunes recuperándonos lo máximo posible y disfrutar el presente, el momento y que los aficionados se sientan orgullosos de su equipo", decía el técnico tras el 2-3 contra la Real Sociedad a domicilio. 

El 1-4-4-2 funciona para Diego Martínez

El técnico rojiblanco comenzó el Granada - Valencia con un 1-5-2-3, es decir, tres centrales (Víctor Díaz, Domingos y Germán), dos carrileros (Foulquier y Neva), un doble pivote (Yan y Yangel) y el tridente ofensivo (Machís, Carlos Fernández y Soldado). El entrenador parecía conforme con este esquema hasta que el Valencia consiguió la ventaja en el marcador y parecía que el encuentro se les escapaba de las manos. Entonces, Diego Martínez optó por un 1-4-4-2. Fede Vico, que había entrado sustituyendo a Yan. El equipo local consiguió el empate finalmente, por lo que el técnico usó el mismo sistema de juego para el siguiente encuentro, que terminó en victoria para los suyos. 

Ahora se enfrentan al Real Madrid, líder de la competición y equipo que no ha conocido la victoria en ocho partidos seguidos. Un encuentro importante en el que tanto uno como otro jugarán como si de una final se tratase. 

VAVEL Logo