Análisis post partido: Real Sociedad, Sevilla y el último adiós del mago de Nervión
Fuente de la imagen: LaLiga

Real Sociedad y Sevilla son quizá dos de los mejores equipos del campeonato sobre la pizarra táctica, con Imanol Alguacil en un bando y Julen Lopetegui en el otro, los técnicos de ambos conjuntos plantearon un partido ofensivo, divertido, eléctrico y con gran protagonismo en ambas áreas, sobre todo durante los segundos cuarenta y cinco minutos de juego. Dos de los equipos revelación del campeonato y dos de esos conjuntos capaces de cambiar el ritmo del partido en menos de un segundo.

 

Ambas escuadras son claras aspirantes a plazas europeas, sobretodo un Sevilla cuyos objetivos de clasificación a Champions League se cumplieron la anterior jornada, curiosamente cuando la Real tumbó al Villarreal en el Madrigal, pues los amarillos eran competidores para los hispalenses en la pelea europea. Por su parte los vascos siguen con 57 puntos y se jugarán el entrar en Europa League la última y venidera jornada. 

El último destello de Banega:

Es imposible repasar la historia del Sevilla sin hacer referencia a su mago, Éver Maximiliano Banega, a la par que es imposible terminar el partido entre Real Sociedad y Sevilla sin tener en cuenta que este último ha sido su último duelo como rojiblanco para Éver. Desde un principio la ‘gran’ despedida de Banega hacía fútbol español se produciría el Domingo diecinueve tras finalizar el Sevilla-Valencia CF la que será última jornada liguera, pero al ver la quinta tarjeta amarilla, no podrá dar acto de presencia sobre el terreno de juego en el que debería haber sido su último adiós. 

Recordemos que el futuro del argentino lleva ya varios meses decidió, este es el Al-Saad de segunda división Saudita. Meses antes de anunciarse su salida del club hispalense, las críticas rodeaban a el Rosarino, pero tras la pandemia, ya no sólo Banega, sino que el equipo entero ha cambiado de cara. Lo que la ha llevado ha realizar duelos como el de la Real Sociedad. 

El equilibrio rojiblanco se sostuvo sobre un nombre en especial, Banega, quien entró en el segundo tiempo para tratar de alcanzar una victoria que por momentos se ha podido transformar en una derrota y que de no haber sido por la entrada de nombres como el de; Lucas Ocampos o Banega, estaríamos hablando en otro contexto.  Volviendo a mostrar su mejor versión, soportando el peso del equipo, desatascando esas posesiones largas y como no, cortando de tajada las acometidas rivales. Veremos cómo consigue este novedoso Sevilla de Champions recomponerse  tras perder a uno de los jugadores que ha formado parte de la más histórica decada del fútbol andaluz. 

Defensa férrea empezando por la portería: 

Sí por algo se le ha caracterizado al Sevilla es por sus grandes acometidas defensivas, con jugadores que ya despiertan el interés entre los más grandes, así como; Diego Carlos o Koundé, los que como de costumbre volvieron a estar hoy mostrando una de sus mejores caras. 

En esta ocasión los sevillistas concedieron más de lo habitual y esto ante un rival como la Real Sociedad con jugadores como Portu, puede pasar mucha factura, pero a diferencia de lo que habría sido habitual, los hispalenses volvían a casa con cero goles encajados. Esto fue gracias a nombres como Sergi Gómez o Koundé quienes repelieron los disparos rivales con el cuerpo, como si de un portero de balonmano se tratara. 

Muy acertado estuvo también, Yassine Bono, el internacional marroquí disputaba su tercer partido tras la lesión de su compañero Tomás Vaclik, en el que tuvo que parar bastantes golpeos Realistas desde ángulos difíciles o bien centros al área que en situaciones habituales se presentaban de lo más aparatosos, con hasta cuatro jugadores por equipo completando un círculo a su alrededor, el cancerbero nervionense, logró despejar el peligro de sus inmediaciones en más de una ocasión. En los tres partidos disputadas por el portero canadiense el equipo tan sólo ha encajado un gol y eso que era una de las dudas en el sevillismo.

La pizarra de Lopetegui se sostiene igual:

Nombres como el de Lucas Ocampos o Fernando Reges han sido claves en la consecución de una plaza de Champions League, tras lograr su objetivo Julen Lopetegui se disponía a quitar a dos de sus principales motores, los mencionados anteriormente, Ocampos y Fernando. Dichas rotaciones no fueron nada mal en el bando rojiblanco, la entrada de Gudelj volvió a ser de lo más positivo, aunque algo mermada por los errores de Óliver Torres  en el centro del campo, no estuvo muy acertado el extremeño. Joan Jordán tampoco completó su mejor partido, aunque sirvió una gran cantidad de pases a Youssey En-Nesiry y los hombres de ataque con el fin de desvirtualizar el juego de un partido que sin nombres como el del catalán podría haber sido aburrido. 

La baja de Lucas Ocampos recalaba en las botas de un Franco Vázquez  que se encargó de ocupar la banda izquierda como lo hacía a principios de temporada y Suso, quien se ubicó en el carril diestro, este último todavía se mostró eléctrico y trató de desatascar bastante el juego probando golpeos desde la frontal o bien balones al área. Todo lo contrario a un Franco Vázquez que apenas dio líneas de pase y que no recordaba para nada la versión que venía ejecutando.

Día triste en Anoeta:

Se acerca el último partido de la temporada y ya se espera que como de costumbre, sean un gran listado de futbolistas quienes efectúen su retirada del deporte español, o bien su traspaso a una liga menor. En el momento actual, la Real Sociedad vive un tiempo de cambio y evolución, lo que significa que son muchas las caras nuevas que ya empiezan a asomar desde las categorías inferiores y otras tantas las que dejan el club tras convertirse en leyendas blanquiazules.

La temporada pasada fue Xabi Prieto quien anunció su salida de San Sebastián y si nada se tuerce, será Zurutuza quien lo haga en esta ocasión, el capitán Txuri Urdin vivió en la penúltima jornada liguera un espectacular ‘manteo’ por parte de sus compañeros, por lo que el del pasado dieciséis de Julio parece ser su último partido en el Anoeta.

VAVEL Logo