Una transición amarga
Fuente: UEFA

Temporada de transición que acabó con un partido para olvidar del Atlético de Madrid que se vio superado en la mayoría del encuentro por los de Julian Nagelsmann. El Leipzig jugó a lo que los atléticos hacen mejor, una intensidad bien visible, y los atléticos estuvieron irreconocibles. Pasivos, sin la potencia suficiente, con una presión liviana... mucho que mejorar de cara a la próxima temporada si queremos estar en la pomada por todos los títulos.

Otro enfrentamiento en la capital portuguesa con horrible desenlace...

Primer Tiempo

Comenzaron lanzados los alemanes, presión asfixiante en la salida, combinaciones rápidas a uno-dos toques, llegando por las bandas con los carrileros e incluso con los centrales desdoblando a los carrileros... no había color. Mientras tanto jugadores como Costa, Herrera y Trippier deambulaban por el campo sin influir mucho en el juego de su equipo.

Una ocasión  de Olmo en una volea que se fue muy arriba, un cabezazo de Savic, que atajó fácil Gulacsi, y los continuos intentos de Carrasco fueron lo único salvable de una primera parte marcada por el "centrocuentismo". Justo antes de acabar la primera parte un cabezazo de Upamecano, fácilmente el hombre del partido, asustó a los colchoneros pese a que fue parado por el meta esloveno sin problemas.

Segundo Tiempo

Sabiendo como es Simeone en los descansos, esperábamos un Atlético de Madrid con mordiente, presión fuerte y acometidas continuas para buscar abrir la lata. 

Nada más lejos de la realidad. El partido fue a peor, el Leipzig seguía a lo suyo y tanto va el cántaro a la fuente que al final de rompe. Y se rompió. Una jugada combinada rápida del Leipzig encontró un centro a media altura que cabeceó Dani Olmo a guardar.

Movía el banquillo Simeone. João dentro, Herrera fuera. Y vaya cambio. Desborde, desparpajo, vértigo, velocidad y calidad... mucha calidad. A base de caños el portugués demostró en su país natal que puede ser lo que el quiera ser. Una combinación con Diego Costa en el borde del área provocó el penal que el mismo convirtió. 1-1 y lo más difícil estaba hecho.

Necesitado de cambios salió Diego Costa y entró Morata pero el español no tuvo apenas oportunidades, cuando el partido estaba más calmado, llegó un tiro de Tyler Adams que se iba al córner hasta que impactó en Savic para meterla en el arco.

Poco se podía hacer en un partido que desde el minuto 60 pedía a Thomas Partey para intentar darle jerarquía a un mediocampo roto, abierto y muy largo que beneficiaba a los alemanes.

2-1 y a levantarse, como siempre hacemos.  Esta es la competición mas cruel con el equipo colchonero. Cuando parece que sí, es que no. Cuando parece que no, se le gana al campeón. Así es la vida, así es el fútbol y esto es ser del Atlético de Madrid. Un hobby altamente sufridor, y si no te gusta, como decía el gran Jose María Gutiérrez, "váyase a recoger amapolas al campo".

Szymon Marciniak

Mención de honor para el polaco que ha tenido días mejores. Tras un penalti no pitado a Saúl en la primera parte, el Sr. Marciniak permitió a los alemanes repartir patadas sin ton ni son, interpretando algunas acciones 'haciéndose el sueco'.

Salta Saúl limpio sobre Sabitzer (robando un balón en campo contrario). Falta. Salta un jugador del Leipzig sobre Trippier. No pita nada. Misma acción, diferentes decisiones: "Wszystko w porządku José Luis" ("todo ok José Luis", para los que no sepan polaco).

21 faltas del Leipzig, 3 amarillas (una el penal). 12 faltas el Atleti, 2 amarillas. Las cuentas me fallan, por lo que sea.

Como dije, estoy seguro de que ha tenido mejores días D.Szymon.

VAVEL Logo