La gran gestión de las cesiones en
el Real Madrid
Fuente: Instagram de Odegaard

En los últimos tiempos, el Real Madrid puede presumir de la gestión que ha hecho con las cesiones de los jóvenes, lo que ha servido, por una parte, para dar minutos a jugadores que aún no tienen suficientes oportunidades en el primer equipo o, por otra parte, para revalorizar futbolistas a los que poder vender y hacer caja cuando volviesen al Madrid si no interesasen a Zidane. En la actual plantilla, son muchos los jugadores que han salido en busca de minutos y experiencia que les harían triunfar más tarde, cada uno con una historia diferente.

El primero de ellos fue Casemiro, que fue fichado del Sao Paulo por seis millones de euros en 2013 tras haber estado cedido en el Castilla. Un año después, en 2014, y para no cortar su progresión, salió cedido al Oporto. Volvió en 2015, adquiriendo cada vez más importancia, y acabó siendo pieza clave en el Real Madrid y uno de los mejores del mundo en su posición.

Fuente: Instagram de Casemiro

Ese mismo año, en 2014, Lucas Vázquez también salió cedido al Espanyol, cuando aún era del Castilla. Este caso es diferente, ya que el club catalán tenía una opción de compra, que llevó a cabo por medio millón de euros. Sin embargo, el Real Madrid se guardó una opción de recompra, cláusula que también ha sido protagonista en otros movimientos, por un millón de euros, que aplicó instantáneamente. Desde entonces, en 2015, Lucas ha estado en el primer equipo, con un rol más secundario. Se rumoreó sobre su salida este mercado, pero parece que finalmente se quedará, aportando amplitud a la plantilla. Esta opción de recompra también estuvo presente en la operación que llevó a Dani Carvajal al Bayer Leverkusen en 2012, donde cuajó una excelente temporada. Al año siguiente, en 2013, el Real Madrid llevó a cabo esa cláusula para traerle de vuelta al Bernabéu, donde ha sido fundamental y sigue siéndolo, apropiándose de la titularidad del lateral derecho del club y de la selección española. Un tercer ejemplo de esta cláusula lo podemos ver en el caso de Mariano, que salió al Lyon y, tras completar un buen año, el club blanco decidió volverle a fichar, aunque la suerte del jugador en su vuelta ha sido muy distinta a los anteriores casos.

Marco Asensio también tuvo que salir inmediatamente tras su llegada en 2015 procedente del Mallorca. La operación se cerró por tres millones y medio de euros, y en ese mismo mercado, salió cedido al Espanyol, donde creció durante una temporada, volviendo al Real Madrid en verano de 2016. Desde entonces, ha crecido y ha ido ganando importancia en el club, siendo uno de los jóvenes más prometedores del panorama futbolístico. En 2019, sufrió una grave lesión que le tuvo parado muchos meses, pero ha demostrado volver con ganas de resarcirse. El mallorquín está llamado a ser el futuro del Real Madrid y de la selección española.


Fuente: Instagram de Asensio

Otro caso, y el que más de moda está en estos momentos, es Sergio Reguilón. El lateral izquierdo canterano blanco ya salió cedido cuando jugaba con el Castilla, rumbo al Logroñés, en 2015. Allí pasó dos temporadas, antes de volver al Castilla en 2017. Poco a poco, se le dio confianza en el primer equipo, con buenas actuaciones que le valieron para salir cedido en 2019 al Sevilla. A las órdenes de Lopetegui ganó una Europa League, siendo clave en todas las competiciones, y llamando la atención de muchos clubes. Actualmente, se acaba de cerrar su traspaso al Tottenham de Mourinho, por 30 millones de euros, ya que Zidane no le quiere, al tener ya a Marcelo y Mendy en su posición. Sin embargo, y una vez más, el Real Madrid se guarda las espaldas incluyendo una opción de recompra en los próximos dos años, pudiendo traer de vuelta al jugador si así lo quisiera. Esta cláusula es clave, ya que otros clubes, como el Manchester United, quisieron hacerse con los servicios del futbolista, pero el club se negó a incluir dicha cláusula. El Madrid tenía claro que no querían perder de vista al futbolista, que puede ser de lo mejor en unos años, y solo ha negociado con un club que admita esta opción de recompra.

Borja Mayoral fue otro canterano que buscó minutos lejos de la Casa Blanca. Salió al Wolfsburgo en 2016, en una cesión de un año. Después de seguir sin oportunidades en el equipo blanco, salió cedido otra temporada más, esta vez al Levante. El verano que volvió se le intentó vender, aunque terminó regresando al equipo valenciano. Este verano parece que saldrá traspasado, y el Valencia ha sonado con fuerza como su posible destino, aunque de momento no se ha resuelto. El Real Madrid espera sacar unos 15 millones de euros por el jugador.

En 2017, hay dos jugadores más que el Real Madrid decide ceder, ambas cesiones exitosas y ambos jugadores con muchísimo futuro. Son los casos de Odegaard y Fede Valverde. El primero llegó al filial en enero de 2015, y saldría dos eneros más tarde cedido al Heerenveen holandés. La temporada siguiente volvería a la liga holandesa, esta vez al Vitesse, donde terminó de despuntar. El verano de 2019, el Real Madrid decidió dar un paso más y cederle dos temporadas a la Real Sociedad, un club de mayor exigencia, donde tendría mucha confianza. Tal fue el nivel desplegado por el jugador, que logró llamar la atención de Zidane hasta el punto que el Madrid decidió acortar la cesión y que volviera este mismo verano al club blanco. El noruego cuenta para el entrenador y, a sus 21 años, ya es uno de los futbolistas que más ilusión generan al madridismo. El segundo jugador, Valverde, llegó al filial en 2016, y salió cedido al Deportivo de la Coruña el siguiente verano. Desde que volvió, se fue asentando en el primer equipo, y esta última temporada ha logrado hacerse un hueco en el once titular en partidos de máxima importancia.

Un fichaje que se hizo hace dos años y ha estado cedido para adaptarse al fútbol español y mejorar es Lunin, portero ucraniano que ha estado cedido en el Leganés, Real Valladolid y Real Oviedo, consiguiendo ya llegar a ser portero suplente del Real Madrid para la temporada 2020/21, tras mostrar un gran nivel en Segunda División.

Por último, el último caso en la plantilla de jugadores que salieron cedidos para volver es el de Odriozola, lateral derecho que llegó en 2018 para ser suplente de Carvajal. La falta de minutos le llevó a salir cedido al Bayern de Múnich en enero de 2020. Ahora, ha vuelto y completará de nuevo el lateral derecho del Madrid para la temporada 2020/21, con Carvajal.

Además, estos movimientos de ceder jugadores que no interesan al entrenador para poder venderlos más tarde los hemos podido ver este verano con ventas como la de Achraf al Inter, tras estar cedido en el Borussia Dortmund, por 40 millones de euros; la de Óscar Rodríguez al Sevilla por unos 13 millones y medio de euros, tras estar cedido en el Leganés; o la de Javi Sánchez al Real Valladolid por tres millones tras haber estado allí cedido.

Por último, este método se sigue llevando a cabo, y en este mercado hemos visto cesiones como las de Ceballos, Kubo, Reinier, Brahim o Vallejo, ya sea con vistas a sacar dinero por ellos o para contar con ellos en el futuro.

VAVEL Logo