Análisis post: Ansu Fati lidera el nuevo Barça
Celebración de una diana azulgrana | Foto: Noelia Déniz - VAVEL

Ya no hay cuenta atrás que valga: la Liga Santander ha empezado para el nuevo Barcelona que, por obligación moral, debe alejarse y mucho de la antigua versión del equipo, aquella que cayó estrepitosamente con un 2-8 en contra ante el Bayern de Múnich en UEFA Champions League. No quedaban ya más pruebas ni ensayos amistosos, era el día de demostrar si se había dado la vuelta a la situación o por contra el vestuario seguía cuesta abajo y sin frenos.

Con las recientes salidas de Luis Suárez, Arturo Vidal, Rakitic y Semedo el escenario imponía respeto ante un Villarreal CF sólido y que había arrancado la temporada con buen pie. Koeman no quiso exponerse demasiado y apostó por el mismo once inicial que en el Trofeo Joan Gamper, con la defensa veterana y una delantera formada por Messi, Griezmann, Ansu Fati y un Coutinho apoyando desde atrás. Por el momento en el banquillo esperaban las nuevas ilusiones de esta temporada: Pjanic, Trincao y Pedri.

Aún con las gradas vacías, siguiendo los protocolos de la COVID-19, el Barcelona saltó al césped convencido del trabajo a hacer y de la necesidad imperial de sumar los primeros tres puntos del curso. Los de Émery, que no conocía aún el triunfo en el Camp Nou, salían con Paco Alcácer como amenaza principal en ataque, acompañado de un buen Asenjo bajo palos.

La vitalidad de Ansu Fati

Poco le costó al Barcelona encontrar el camino directo a la victoria y es que tras varias amenazas con Coutinho y Messi, la primera diana fue para Ansu Fati, que remató contundentemente a portería para subir el primero a la electrónica. El canterano sonreía sin piedad, abrazado a sus compañeros y a un tierno Jordi Alba, que se posicionaba como el padrino del delantero dentro del vestuario.

Ansu Fati marca el primer gol de la temporada | Foto: Noelia Déniz - VAVEL
Ansu Fati marca el primer gol de la temporada | Foto: Noelia Déniz - VAVEL

Ansu, ya con su nuevo dorsal en la espalda (22), marcaba el primer gol de la temporada oficial del Barcelona, aceptando el nuevo cargo que ha recaído en él: ser la revolución del equipo. Pocos minutos después quiso agrandar su leyenda haciendo el segundo, demostrando que había llegado para triunfar.

La gasolina se regeneraba en las venas del joven azulgrana que, ya con sus dos goles en el marcador, forzó la pena máxima que Messi se encargó de transformar desde los once metros. Un excelente arranque para Ansu Fati, que incluso pudo descansar en el banquillo de los últimos minutos de partido al ceder su espacio a Dembélé.

Coutinho y Pjanic eclipsan a Busquets

Una de las cuestiones más importantes de la 'reestructuración' del vestuario azulgrana era hacer encajar a Coutinho. Tras el año de cesión en el Bayern de Múnich, donde participó en la humillación por 2-8 ante el conjunto de Setién, el brasileño está de vuelta en Can Barça y parece que para quedarse mucho tiempo.

Coutinho recupera la ilusión en el Barcelona

Ya en una posición más natural y acorde a su rol en el campo, parece que Koeman está encantado con la participación de Coutinho, haciéndolo un fijo en las alineaciones del holandés. El '14' azulgrana sigue sumando buenos minutos, logrando ante el Villarreal una buena asistencia y copando al equipo de verticalidad, desequilibrio y nuevas ideas.

El centro del campo siguió siendo para Sergio Busquets, aunque al catalán se le acaban las oportunidades de convencer. De nuevo volvió a perder demasiados pases, estuvo lento en las correcciones y se le escaparon varias ideas de juego. Cuando el técnico decidió reemplazarlo por Pjanic, el partido tomó una marcha más, por lo que el bosnio podría 'birlarle' la titularidad en los próximos encuentros.

Las nuevas piezas ilusionan

Con el favor de la defensa 'grogueta', el Barcelona pudo firmar el 4-0 definitivo antes del descanso, pero no fue motivo suficiente para que el equipo bajara los brazos y tomara el resultado como suficiente. En el segundo tiempo Messi, de manera incansable, buscó aumentar la diferencia en el marcador, aunque el Villarreal tuvo a Asenjo como guardián del muro.

Con el cielo tiñiéndose bajo el piromusical de fuegos artificales de las Festes de la Mercè, el técnico azulgrana apostó por dar minutos a Dembélé, Trincao, Pjanic y Pedri, que se tomaron en serio los minutos de fútbol que tenían por delante. El francés, que espera poder cumplir con las expectativas en este nuevo curso, denotó buenas sensaciones en el Camp Nou, entendiéndose a la perfección con Messi en la delantera. Tampoco decepcionaron Trincao y Pedri, que parecen haber convencido de pleno a Koeman.

El Barcelona arranca con buen pie el camino en Liga Santander, la primera competición oficial con Koeman en el banquillo y que debe recuperar la ilusión del vestuario por seguir logrando títulos. En pocos días tocará pisar Balaídos, uno de los desplazamientos más complicados de la temporada, con consciencia de hacer un buen trabajo y regresar con la segunda victoria del año.

Victoria del Barcelona en Liga Santander | Foto: Noelia Déniz - VAVEL
Victoria del Barcelona en Liga Santander | Foto: Noelia Déniz - VAVEL
VAVEL Logo