El Betis recibe un serio correctivo de un Geta pletórico
Mandi interceptando un balón a Cucurella | Foto: La Liga

Los béticos encadenan ya dos derrotas consecutivas ante dos equipos madrileños. Los de Heliópolis se mostraron incapaces de superar la idea que proponían los azulones. Bordalás le ganó la partida al técnico chileno apostando por una presión alta y una defensa adelantada. El Getafe salió a "morder", y enseguida empezaron los problemas para el Betis. Los fallos en la salida de balón y la incapacidad de dar más de dos pases seguidos, minaban la moral de un conjunto que se veía superado por el gran planteamiento del contrario.

Torbellino Ángel 

El Betis sabía y conocía perfectamente la forma de encarar los partidos del Getafe, y aun así se vio sorprendido y superado por los azulones. No consiguió trenzar jugadas de ataque ante el acoso de los jugadores getafenses. Se jugaba a lo que quería el club madrileño, y en el minuto 13, Ángel abrió la lata con un remate acrobático a centro de Nyom, un gol con suspense, puesto que al principio estuvo anulado por posición incorrecta, pero el VAR rectificó y el tanto subió al luminoso.

El Getafe siguió con su plan de juego a pesar de ir por delante en el marcador, y el Betis sufría. El constante acoso del Getafe dio sus frutos, y Cucurella, con un derechazo desde la frontal en el minuto 39, puso más tierra de por medio en el encuentro. Un gol en el que quizás pudo hacer algo más el meta Joel Robles. Parecía que no había tiempo para más, pero en un error grosero de William Carvalho, cayó el tercero para los de Pellegrini tras una contra que finiquitó el bigoleador Ángel en el 43'.

Un jarro de agua fría para los verdiblancos, que veían cómo se iban al descanso con un 3-0 en contra, y dejando pésimas sensaciones. Tras pasar por el túnel de vestuarios, Pellegrini intentó hacer reaccionar al equipo con cambios y con una vuelta de tuerca al sistema, pero nada de esto funcionó. Borja entró al terreno de juego en detrimento de Guido, pero no sirvió de absolutamente nada. Enseguida vio que la sustitución no dio efecto y metió a Paul para devolver el músculo al centro del campo.

El partido donde lo quería Bordalás

En la segunda parte ocurrieron pocas cosas. Alguna aproximación sin peligro de los de Pellegrini y poco más. El Getafe en 45 minutos había conseguido acabar con las esperanzas de los béticos. Comenzó el carrusel de cambios para dar descanso a algunos futbolistas, y en los minutos finales Mandi vio dos amarillas que harán que se pierda el siguiente duelo en Mestalla. El Real Betis apenas consiguió tirar dos veces entre los tres palos, y es que los azulones asfixiaron de principio a fin a los verdiblancos y no les dieron ninguna opción de meterse en el partido.

Mestalla para alejar los fantasmas

La tónica general del partido fue la que propuso el Getafe, y el Betis no tuvo ningún momento de lucidez en todo el partido. El cuadro azulón es un equipo muy correoso que no deja jugar al rival con esa presión alta que ahoga a los contrarios, y los verdiblancos no se sintieron cómodos. No consiguieron encontrar su juego, y además los de Bordalás se pusieron por delante en el marcador. Un cúmulo de desgracias que dejan a los de Heliópolis con dos derrotas consecutivas encajando seis goles en los últimos dos compromisos. Borrón y cuenta nueva, y a alejar los fantasmas de la temporada pasada en Mestalla ante un Valencia que, a pesar de la mala situación institucional, llega en racha. 

VAVEL Logo