Análisis post Chelsea - Sevilla: ladrar sin morder
Balón disputado por Joan Jordán y Kanté. Foto: sevillafc.es

La Champions League 2020-21 comenzaba para el Sevilla ante el rival más complicado del grupo: el Chelsea. El actual campeón de la Europa League emprende una nueva aventura en la competición más fuerte a nivel continental frente a un Chelsea que, como se veía venir, no puso las cosas fáciles, pero no fue mejor.

El partido se saldó con un empate sin goles en el que todos quedaron contentos. Los dos equipos más fuertes del grupo no quisieron arriesgarse a cometer fallos que puedan condenarlos, y prefieren el reparto de puntos que les permite ir de la mano en el camino hacia los octavos de final.

Control y trabajo, pero poco peligro

El Sevilla salió al partido muy bien preparado. Julen Lopetegui alineó un 'once' de mucho trabajo para intentar ser superior al Chelsea y controlar el partido, sobre todo en mediocampo. Fernando y Gudelj jugaron desde el principio, algo que no suele pasar, y, junto a Rakitic, consiguieron mantener a raya al tridente Kanté-Jorginho-Havertz.

El conjunto hispalense fue a Stamford Bridge a imponer su juego. Tener el balón fue importante, y no pasar apuros en defensa también, aunque esto fue un poco más complicado. La pólvora que los 'blues' tienen arriba fue difícil de contener. Werner, sobre todo, dio bastantes dolores de cabeza a la defensa sevillista, la cual, además, estaba lastrada por la ausencia de Kounde, y, para más inri, la lesión de Sergi Gómez. El central catalán se lesionó a la media hora de partido y Gudelj tuvo que hacer su papel, cuajando una actuación de sobresaliente.

El trabajo de Gudelj como central fue clave. Foto: sevillafc.es
El trabajo de Gudelj como central fue clave. Foto: sevillafc.es

Como siempre, el problema vino en el ataque. Lucas Ocampos fue el único que intentó crear algo de peligro, con su calidad y habilidad, pero Mendy no tuvo que hacer grandes esfuerzos para dejar su portería a cero. De Jong y Suso estuvieron bastante desaparecidos, y poco cambió el partido con la entrada de En-Nesyri, el único jugador puro de ataque que salió del banquillo.

El Sevilla tuvo control y buen juego, e hizo un esfuerzo físico bastante fuerte durante los 90 minutos. Sin embargo, como se viene viendo en las primeras jornadas de Liga, el gol se resiste, y es algo que debe mejorar si quiere competir tanto en Champions como en Liga, puesto que es, al fin y al cabo, lo que da la victoria.

Tablas firmadas, y Lampard contento

El Chelsea, por su parte, sacó a sus mejores efectivos para intentar batir al Sevilla. Sin embargo, la misión de los londinenses no era dominar a los andaluces, sino evitar sufrir sin balón, algo que también consiguieron. Aguantaron en bloque las breves embestidas sevillistas, e intentaron aprovechar las pocas ocasiones que tuvieron, que, aunque fueron pocas, fueron bastante peligrosas.

El peligro del equipo londinense vino casi siempre por las botas de Timo Wener, la principal estrella 'blue', que tuvo alguna que otra ocasión clara para batir a Bono. Sin embargo, las fuerzas del equipo se fueron agotando y cada vez fue más complicado llegar al área rival y hacer daño.

El Sevilla consiguió frenar a Timo Werner. Foto: sevillafc.es
El Sevilla consiguió frenar a Timo Werner. Foto: sevillafc.es

Frank Lampard solo vio conveniente hacer dos cambios hasta llegar al descuento, cuando metió, incomprensiblemente, a Abraham y a Hudson-Odoi. Hasta entonces, el técnico inglés solo sacó al campo a Kovacic, para meter músculo al mediocampo, y a Ziyech, que no aportó más que Mount. El equipo acabó el partido pidiendo la hora.

Conforme los minutos fueron pasando, ambos equipos fueron viendo con buenos ojos el empate sin goles. El Sevilla sí aguantó bien hasta el final del partido, viéndose así que los de Lopetegui están bien preparados físicamente, pero el empate tampoco fue mal visto. De todas formas, el otro partido del grupo, el Rennes - Krasnodar, acabó también en empate, así que nadie se pondrá por delante.

MVP: Nemaja Gudelj

El mejor del partido, sin duda alguna, fue el serbio Gudelj. El mediocampista del Sevilla tuvo un papel fundamental en el partido, teniendo que hacer el trabajo de Sergi Gómez, fuera de su posición habitual de pivote defensivo o mediocentro. Hizo con Diego Carlos una pareja espectacular.

La ausencia de Kounde o del propio Sergi Gómez no se llegó a notar gracias a la entrega y capacidad defensiva del futbolista balcánico, que se puede decir que cuajó su mejor actuación desde que llegó al Sevilla. Fue el jugador más destacado, uno de los mayores artífices del buen partido de su equipo en Stamford Bridge, consiguiendo un empate con sabor a victoria, contra el que es, probablemente, el mejor equipo del grupo, y fuera de casa. Lo siguiente que toca ya sí es ganar.

VAVEL Logo