El Depor sufre en el arranque de la competición
Fuente: RC Deportivo

No le está siendo sencillo arrancar al conjunto blanquiazul en su andadura por la categoría de bronce. A pesar de haber conseguido 4 puntos de 6 posibles, las sensaciones no están siendo positivas.

Tras la victoria “in extremis” ante el Salamanca UDS, la afición se esperaba un Depor con más frescura y confianza ante el Compostela, pero no fue así. El conjunto compostelano, recién ascendido de la 3ª división nacional, anularon y mismo tutearon, en el tramo final del partido, al equipo herculino que, por plantilla, presupuestos e historia, debería ser si no el mejor, uno de los mejores equipos de la categoría.

El equipo no se divierte en el campo y eso se nota. Sufre en la creación y tiene problemas para superar las líneas del equipo rival. A causa de esto acabamos viendo a un Depor muy “ramplón”, que goza de oportunidades tras cabalgadas en solitario por banda, mayoritariamente del extremo Keko o aisladamente de algún lateral, como pudimos ver alguna de Valín en la pasada jornada. Dichas cabalgadas acostumbran acabar en centros inofensivos que despeja sin problemas la zaga rival. Estos problemas de verticalidad, parecían solucionarse con la entrada de Uche Agbo en la segunda mitad, donde el Depor cambió la formación inicial, 4-1-4-1, a un 4-2-3-1, y el uruguayo Nacho González paso a jugar de media punta. Ahí llegaron los mejores minutos pero apareció otro de los problemas de los coruñeses en este inicio de temporada, el cansancio.

Debido a la tardía en la resolución del caso Fuenlabrada, el Depor actúo contrarreloj durante toda la pretemporada, con pocos amistosos y viviendo con mucha incerteza el tema salidas y entradas en el mercado de fichajes. Esto motivó a que muchos jugadores, llegaran los últimos días de mercado y no pudieran completar muchos entrenamientos físicos previos al inicio de la competición regular.  

Por si surfear esta ola de malas sensaciones, junto con la obligación de ascender, no fuesen suficiente motivo de presión para los blanquiazules, este año el formato de competición exige una regularidad máxima y no permite el más mínimo error, ya que los puntos cosechados en esta primera fase, en caso de quedar entre los 3 primeros del subgrupo, se guardan para la segunda, haciendo así de vital importancia, sumar los máximos puntos posibles ya desde el principio de la competición.

Veremos si en las próxima jornadas Fernando Vázquez consigue solventar la falta de frescura y la escasez de juego que está enseñando el equipo y que sus jugadores vayan encontrándose tanto físicamente como psicológicamente en el campo, y recuperen su máximo nivel. La afición blanquiazul, con el trauma de la pasada temporada muy presente, espera mucho más rendimiento de una plantilla cuya amplía mayoría de jugadores provienen del futbol profesional. Mientras tanto, quizá sea buena oportunidad para ver en acción a Gandoy, que dejó buenas sensaciones en los pocos minutos que jugó en la primera jornada, y al delantero de la cantera, Adri Castro, del que se hablaban verdaderas maravillas durante la pretemporada.

La brevedad de la primera fase apremia y el Depor no se puede permitirse dejar puntos en el camino.

VAVEL Logo