Querer y no poder
Celebración de Amath entre jugadores del Málaga CF. / Foto: LaLiga.

El Málaga CF visitó Son Moix para medirse al RCD Mallorca en la novena jornada de LaLiga SmartBank. La única vez que el equipo blanquiazul jugó en este estadio, en la 2018/19, se impuso 1-2 al conjunto bermellón.

Los de Pellicer llegaron a este encuentro con una racha de cuatro partidos puntuando, mientras que el cuadro local solo había encajado un gol en lo que va de temporada. Cuatro cambios respecto al último once malaguista, con Luis Muñoz y Ramón en el doble pivote, más Chavarría, que volvía a la que fue su casa la temporada pasada, y Yanis en la parcela ofensiva. Un once donde este nuevo Málaga CF ha cosechado en los pocos partidos disputados su mejor rendimiento, juego y puntos. Se podría decir, que este once, es el once de gala, el Pellicer TEAM, con el que cuenta Sergio Pellicer para afrontar gran parte de esta competición tan igualada y competitiva como es esta Liga SmartBank.

El antídoto para vencer al Pellicer TEAM

El Málaga CF salió al verde con las ganas de siempre pero sin fortuna arriba. No salieron bien la cosas en la isla de la Palma, donde en esta ocasión falto la concentración y el temple de otros partidos.

El conjunto de Luis García, que había dado con un antídoto para este Pellicer TEAM, aprovechó un córner de estrategia mal finalizada para adelantarse. Amath N’Diaye cazó un balón suelto en el área tras un afortunado rechace y fusiló a un Juan Soriano, que jugó su segundo partido seguido, vendido por Mejías, muy descolgado en una zona que no le corresponde. Un partido que se le puso cuesta arriba al venezolano. Donde no pudo contener las ideas y venidas de los atacantes mallorquines. 

A duras penas consiguió el Málaga CF sumar unos cuantos acercamientos, la mayoría a raíz del balón parado. En una acción al borde del descanso Escassi se llevó un manotazo en la cara dentro del área. Dicen que lo vio el VAR, pero no se sabe lo que el VAR vio. Instantes después, se le señaló una falta a Chavarría por una acción semejante. En este encuentro el VAR fue muy discutido por ver aquello que no se vio. 

Igual era demasiado previsible todo para el RCD Mallorca, así que Pellicer retiró a Juande y metió a Jozabed para formar una especie de 4-2-3-1. Pero los bermellones apenas necesitaron otra acción a balón parado para poner el 2-0. Una falta lateral del maestro Salva Sevilla para Raíllo que, según el VAR, rompía Matos.

No le daba al Málaga CF para encontrarle fisuras ni huecos al RCD Mallorca, que cuando no tenía el balón hacía la vida imposible al conjunto blanquiazul. Y justo cuando parecía incapaz de trascender, llegó el bello y afortunado gol de Chavarría. Un gol del ex mallorquín. Entonces los baleares sacaron las garras. Amath avisó y Dani Rodríguez lo consiguió. Juan Soriano pudo con el primero. Imposible con el segundo. 

Era nadar contra la corriente, un esfuerzo inútil. El Mallorca pone el listón de los que equipos que parecen tener otro nivel.

Toca reflexión para un Málaga CF apurado pero la realidad es que lleva 14 puntos y toda la competición por delante. Errores hubo, pero hay que saber sacar lo positivo a este Pellicer TEAM que seguro cambiará de rumbo. El lunes toca el Espanyol.

VAVEL Logo