Joâo Félix tira del carro
Joâo Félix volvió a ser, de nuevo, decisivo en la victoria de su equipo // Foto: La Liga

El Atlético de Madrid continúa en la senda de la victoria una jornada más. Los rojiblancos se impusieron tres goles a uno a un Osasuna que fue superior en la primera mitad. Joâo Félix anotó, primero de penalti y más tarde a pase de Correa, dos goles que hicieron justicia al buen juego de los del Cholo tras el descanso. El gol de Budimir en el 80' no logró poner contra las cuerdas al conjunto madrileño, que cuatro minutos después anotó el 1-3 por medio de un recién incorporado Torreira.

Llegaba el Atlético a El Sadar con la resaca de la remontada en Champions hace cuatro días y con la visita a Moscú del próximo martes en mente. Simeone hizo algunos cambios en el once. Dio entrada a Vitolo, Mario Hermoso y Giménez, pero la columna vertebral de los últimos partidos se mantuvo. Herrera en la medular no rotó pese a su error el otro día, y estuvo acompañado por Koke, quién tuvo más libertad para descolgarse en ataque.

Osasuna, por su parte se presentaba con el equipo de gala. Jagoba Arrasate no se reservaba nada en el banquillo, y, a pesar de no haber público, mostraba la intención de convertir el feudo rojillo en el estadio incómodo que siempre ha sido para los rivales. Así, el conjunto pamplonica salió apretando desde el inicio, y en el minuto dos ya mostró las garras a los rojiblancos con una clarísima ocasión de Enric Gallego de cabeza, que remató por encima del larguero un pase medido de Jony desde el costado izquierdo.

Los minutos iban pasando y al Atlético no se le notaba cómodo en el partido. Osasuna presionaba arriba y llegaba con mucho peligro por las bandas, Los centros de Jony por la izquierda se sucedían, y los de Arrasate generaban una sensación de peligro constante. Mientras tanto, en los visitantes solo se avistaban chispazos puntuales de buen juego, en los que siempre estaba presente Joâo Félix.

Roncaglia representaba la contundencia e intensidad local, con un juego aguerrido que iba acorde al rendimiento del equipo, y en el 28’ un tiro suyo desde la frontal advertía de nuevo de que Osasuna no lo iba a poner nada fácil. El Atlético no encontraba su sitio en el campo, pero daba sensación de que en cualquier momento podía sorprender, y así fue.

Al filo del descanso una internada de Vitolo en el área sin aparente peligro derivó en el penalti que pondría el 1-0 en el marcador. Joâo Félix lo transformaba ajustando un tiro raso y potente al palo derecho de Sergio Herrera. Fallo grave esta vez de Facundo Roncaglia, que metió el pie cuando no era necesario. La agresividad del inicio se había convertido en precipitación, y los rojiblancos se marchaban por delante al túnel de vestuarios.

La segunda parte empezó con otro aire. El Atlético quiso ser protagonista desde el comienzo, y asumió el mando del partido. A los dos minutos de saltar al terreno de juego una mano de Oier provocaba que el colegiado señalase penalti de nuevo. En los pies de Joâo estaba la oportunidad de alargar la distancia en el marcador. Sin embargo, el de Viseu erró en esta ocasión, y su disparo, dirigido al mismo lado que en el primer gol, se estrellaba en el palo.

A pesar de ello el Atlético seguía insistiendo, y buscaba de manera decidida la portería osasunista. Un excelso Koke llevaba la batuta del juego rojiblanco, y dos pases suyos en profundidad colocaban a Correa y a Vitolo en dos claros “mano a mano” que ninguno supo resolver. Sí lo supo hacer Joâo Félix, que en el minuto 70 recibía un pase lateral de Trippier, se perfilaba, y estrellaba desde la frontal el balón en las mallas del arco defendido por Herrera. Los del Cholo ampliaban su ventaja, pero habían perdonado anteriormente y, como suele suceder en estos casos lo acusaron, por lo menos durante cuatro minutos. 

En el 80’ un buen centro de Rubén García desde la derecha lo remataba Budimir con la cabeza para anotar el primer tanto local, ponerle emoción al encuentro, y reavivar así las esperanzas rojillas. Pero poco le duró la alegría al conjunto navarro, y es que cuatro minutos después, Torreira, que había salido en sustitución de Joâo Félix, anotaba el definitivo 1-3 en el marcador con un golazo a bote pronto que entraba de forma violenta por el palo corto de Sergio Herrera.

Nueva victoria para el conjunto dirigido por Diego Pablo Simeone, que refuerza la moral rojiblanca y encumbra aún más la figura de un Joâo Félix que está respondiendo con goles y buen fútbol a las exigencias de su entrenador y de una afición colchonera que espera mucho de él.

VAVEL Logo