El Barça tira de oficio para vencer al Iberostar Tenerife (81-74)
Álex Abrines impulsó al Barcelona en el segundo tiempo. FOTO: Noelia Déniz

El FC Barcelona logró ante un resistente Iberostar Tenerife su sexta victoria en ocho partidos en la Liga Endesa, subsistiendo al poderío interior del segundo clasificado del campeonato que encarna Giorgi Shermanidi (19 puntos). Nikola Mirotic (13) y Nick Calathes (10) lideraron la reacción del Barça tras un mal primer cuarto y cimentaron la victoria que Álex Abrines (16 puntos), con un festival de triples, terminó decidiendo en los últimos instantes por 81 a 74.

El Barça reacciona al ímpetu isleño

Tras vencer por la mínima en Vitoria, el elenco de Saras Jasikevicius regresaba a la rutina liguera con el objetivo de no descolgarse de la parte alta de la clasificación, después de la última derrota  encajada a manos del Baloncesto Fuenlabrada que había rebajado a los azulgranas hasta el quinto puesto. Enfrente, la amenaza amarilla se encontraba en el gigante georgiano Gorgi Shermanidi, que salía de inicio junto a Bruno Fitipaldo, Doornekamp, Cavanaugh y Sasu Salin, para comenzar avanzándose en el marcador.

Estuvo especialmente inspirado de inicio el Iberostar Tenerife, que aprovechó el acierto exterior de  Aaron Doornekamp y el potencial interior de su compañero Shermanidi para sorprender al quinteto culé, que completaban Calathes, Corey Higgins, Alex Abrines, Roland Smits y Brandon Davies. Los de Txus Vidorreta hicieron del contraataque en unos primeros minutos en los que los locales no estuvieron del todo acertados. De ahí el primer tiempo muerto ordenado por Saras Jasikevicius, decepcionado por la desventaja de cinco puntos (12-17) que llevaban los suyos a dos minutos para finalizar el primer período.

Recondució ligeramente las cosas el Barcelona antes de llegar al segundo cuarto (19-20) y logró ponerse en ventaja por primera vez en el partido. Liderados por Kyle Kuric, que estrenó su casillero de triples y Nikola Mirotic, los azulgrana lograron resarcirse de un mal arranque y coger sus primeras ventajas. Junto a ellos, apareció la mejor versión de Thomas Heurtel para dominar durante gran parte del segundo tramo. La reacción culé llevó también a la desesperación al conjunto isleño, que reencarnado en Shermanidi terminó perdiendo los papeles tras diversos episodios en campo blaugrana. Los visitantes no encontraban los espacios que en el primer cuarto sí que les permitieron engrasar contraataques rápidos, y llegaron a conceder ventajas de hasta nueve puntos, diferencia que el conjunto de Jasikevicius (41-32) se llevó al descanso.

El festival de triples de Álex Abrines lidera el acelerón culé 

Se mostró especialmente inspirado tras el paso por vestuarios un Nick Calathes que llevó la batuta anotadora del conjunto culé para alzarse con doce puntos de distáncia. Aunque el protagonismo de la segunda mitad se lo llevó el duelo interior entre Brandon Davies y Giorgi Shermanidi, apareció también en el tercer cuarto la figura de un Álex Abrines impecable desde la línea de tres, que hizo tambalear la defensa canaria. Se apuntó a la fiesta del tiro exterior Cory Higgins para dinamitar las esperanzas visitantes y apuntalar la ventaja culé. Por su parte, el pivote georgiano no encontró en el segundo tiempo la contundencia que sí dio a su equipo en el primer período, y se quedó en los 17 puntos de anotación, aunque sí apareció un mejorado Fran Guerra para revivir el juego interior de los suyos y recortar distancias hasta los 10 puntos (62-52).

Con una renta considerable, los de Jasikevicius no tenían otra premisa que la de solventar por la vía rápida el partido o asegurar el triunfo a través de la defensa. Sin embargo, la reacción tinerfeña propició que el Barcelona sudase para mantener la ventaja en el último cuarto,. El conjunto de Txus Vidorreta incomodó a los azulgrana y peleó por establecer una nueva victoria en su casillero, pero el Barcelona reaccionó de nuevo a tiempo. Tan sólo encontraron los de Jasikevicius aliento anotador a través de Kyle Kuric ante las trabas planteadas por la defensa visitante. Pero la calidad de hombres como Nikola Mirotic o Nick Calathes, decisivos en los últimos metros, aseguraron la superioridad blaugrana y consolidaron un peleado triunfo. Al final, se impusieron las individualidades y el Barcelona, con Álex Abrines como líder anotador desde más allá de la pintura, se aferró al triunfo definitivo por 81 a 74.

 

VAVEL Logo