Remontada mágica en Nervión
Ocampos ante Cristian Ramírez. Fuente de Twitter: @SevillaFC

A cuanta gente le gustaría estar apoyando al Sevilla desde la grada, sobre todo en las noches de Champions donde el ambiente es diferente, pero eso todavía tiene que esperar, y los jugadores deben jugar sin el cariño de su afición. Eso le tocó al Sevilla FC, jugar contra el Krasnodar sin su afición. El partido entre el club hispalense y el equipo ruso correspondía a la Jornada 3 de la Fase de Grupos de la UEFA Champions League. 

El partido comenzó con buen ritmo para el Sevilla. En pocos minutos, el equipo local llegó en varias ocasiones. Escudero fue el primero que tuvo la ocasión de gol, más tarde fue el argentino Lucas Ocampos, quien probó suerte desde la frontal, pero el portero Matvey Safonov despejó a córner. 

Antes de llegar el minuto 10 de partido, el encuentro dejó el primer destello de mala suerte para el Sevilla. El árbitro tuvo que ir al VAR para dictar penalti a favor del Sevilla o no, pero finalmente quedó en una falta de Jordan, que por milésimas de segundo golpeó al rival antes de que el jugador visitante tocara con la mano la pelota. 

Poco después Berg arrancaría una carrera en la que si no le paraban llegaba solo contra Vaclik, entonces llegó Jules Koundé haciéndole falta en la frontal del área. Shapi Suleymanov no perdonaría esa falta desde la frontal y abrió la lata. El jugador ruso golpeó la pelota que superó la barrera y entró por la escuadra del palo corto. 

No habían pasado ni cinco minutos cuando, Koundé golpeó en Berg para intentar despejar la pelota, motivo para que el árbitro indicara penalti tras la decisión del VAR. Desde los once metros Marcus Berg puso el segundo del Krasnodar, lo cual el Sevilla tenía que nadar a contracorriente.

En el minuto 41, los hispalenses consiguieron recortar distancias. Tras un córner que no se remató, el Sevilla buscó de nuevo el centro. Joan Jordán puso la pelota a primer palo donde se encontraba Rakitic para enviar la pelota al fondo de la red tras un remate cruzado. 

Antes de que el encuentro se marchara al descanso, el Krasnodar consiguió llevarse una pelota solo contra el portero. Era el mediocampista Kristoffer Olsson quien marchaba hacia la portería cuando llegó Jesús Navas y le derribó, lo que provocó la expulsión del jugador sevillista. Tras la expulsión de Navas y la ocasión de falta del conjunto ruso, el partido se marchó al descanso con la victoria momentánea por parte de los rusos. 

Segundo tiempo para recordar

En la segunda parte, el Sevilla tuvo más suerte que el primer tiempo. Los locales salieron como comenzaron el partido, con la pelota y atacando constantemente. A pesar de las ocasiones, el Sevilla tardó poco más de 15 minutos en marcar. Nada más salir al campo, Youssef En-Nesyri logró hacer el gol del empate. La presión de la delantera del Sevilla, provocó el error del defensa Kaio, En-Nesyri le robó la pelota y marcó el segundo de los hispalenses. 

Fue el marroquí quien también puso el 3-2 en el marcador, minutos después del primero. Tras una falta centrada por Rakitic, el balón golpeó en el poste, el balón le cayó a En-Nesyri que no dudó en golpear para marcar el tercero para su equipo y el segundo en su cuenta personal. 

El marcador no se volvió a mover, pero ambos equipos tuvieron ocasiones tanto de aumentar la ventaja o de empatar el partido. El Krasnodar apretó durante los últimos minutos de partido, pero no fue lo suficiente como para empatar al Sevilla. Finalmente, el Sevilla consiguió ganar el partido que comenzó con todo en contra; 0-2 al principio, y todo el segundo tiempo con un expulsado. El triunfo sevillista supuso la segunda victoria en Champions y así seguir en la lucha individual con el Chelsea por la primera plaza de grupo.

VAVEL Logo