El FCB Juvenil B obra
la gesta ante la Unificación Bellvitge
El FCB Juvenil B celebrando el gol de Víctor Barberá. Foto: Noelia Déniz, VAVEL

Sin poder disputar el primer encuentro del campeonato regular frente a la UE Cornellà tras verse aplazado por la presencia de casos positivos por COVID-19 en el plantel azulgrana, el FCB Juvenil B llegaba al campo número 7 de la CE Joan Gamper dispuesto a suscribir su debut en la Liga Nacional con victoria.

Mermado, con innumerables bajas, y completando el banquillo con hasta cinco jugadores del FCB Cadete A, Óscar López y Pol Planas lograban tejer un once de garantías para medirse sin complejos al cuadro dirigido por Javier Francisco. Sin novedades bajo los tres palos, la responsabilidad en la garita recaía en las manoplas de Arnau Rafús. Con Alejandro Ramos y Ander Astralaga ausentes en el equipo, el meta de Vic se erguía como el escogido para defender el refugio azulgrana. En la línea defensiva, Pol Muñoz y Álex Valle vestían los laterales, mientras que Pelayo y Arnau Casas bailaban como la mejor pareja de centrales. Adrià Capdevila, Aleix Garrido y el capitán Jorge Alastuey dibujando la creación y destapando la magia desde la medular, escoltaban una ofensiva formada por Juanda y Jordi Coca en las bandas, y el recién incorporado Víctor Barberá como ‘9’ de referencia.

Con ausencias destacadas, Óscar López completaba el banquillo con cinco jugadores cadetes

Acotando el cerco

La UD Unificación Bellvitge, que vencía al AE Prat por la mínima en el Municipal La Freixa Llarga en la jornada inaugural (1-0), aterrizaba en la Ciutat Esportiva dispuesta a asfixiar a los azulgranas con un entramado defensivo urdido con mimo para la ocasión. Con el papel bien ensayado, los visitantes apenas tardaron en revelar el guión a seguir. Bien posicionados en el área, perfilando una defensa completamente sellada, el dominio abrumador del equipo azulgrana se ensombrecía con la incapacidad de rubricar alguna ocasión clara sobre la portería rival.

Abriendo el juego por las bandas ante una defensa hermética que no cedía espacios por el interior, Aleix Garrido emergía con sutileza en una búsqueda incesante sobre la figura de Juanda, recostado en el costado izquierdo, y Jordi Coca, en el derecho. Así llegaría la primera ocasión del encuentro en el minuto 15. El de Ripoll, firmando una primera mitad sublime, trazaba una media vuelta perfecta filtrando el pase en las botas de Juanda, que acabaría encontrándose con los guantes de Mohedano bajo palos. Era el mejor augurio, la triangular modelada con Capdevila, Alastuey y Garrido a la cabeza carburaba como antaño.

Álex Valle durante el encuentro. Foto: Noelia Déniz, VAVEL
Álex Valle durante el encuentro. Foto: Noelia Déniz, VAVEL

Pese a competir a buen nivel y demostrar el carácter rocoso que les distingue, los visitantes no  alcanzaban debilitar el ánimo de un FCB Juvenil B que encontraría la recompensa en el tramo final de la primera mitad. La UD Unificación Bellvitge, frenando cualquier intentona de los azulgranas asfixiando el juego por las bandas, nada podía hacer ante el cabezazo de Víctor Barberá para adelantar al FCB Juvenil B. Álex Valle, especialmente preciso desde atrás, trenzaba un riguroso centro con la zurda hacia la testa de Barberá, que no perdonaba ante Eduard Mohedano a falta de seis minutos para el descanso (1-0).

Víctor Barberá, que debutaba de forma oficial como azulgrana, firmaba un gol ante la UD Unificación Bellvitge

En un juego muy posicional del Barça a falta de espacios que penetrar, la clarividencia de Aleix Garrido se convertía en el faro que alumbraba al cuadro de Óscar López en el primer tiempo. Además, la solvencia de Álex Valle desde atrás interceptando con rapidez el cuero en pies enemigos, conseguía dotar al buque azulgrana del rigor necesario para encarrilar la segunda mitad con la balanza decantada a su favor.  

Barberá ante la UD Unificación Bellvitge. Foto: Noelia Déniz, VAVEL

Éxtasis y jarana

Consciente del entramado confeccionado por Francisco Javier, el técnico del FCB Juvenil B iniciaba la segunda mitad con un doble cambio en sus filas. Mamadou Saidou, un velocista puro en la banda y Fermín López, capacitado para desplegar su talento andaluz sobre cualquier posición del verde, entraban en la CE Joan Gamper sustituyendo a Juanda y Pol Muñoz.  Sin el lateral sobre el tablero, Jordi Coca retrasaba su posición para cubrir la zona con la marcha de Pol, convirtiéndose así en lo mejor de los azulgranas en la segunda mitad

Mostradas todas las cartas sobre la mesa, la UD Unificación Bellvitge arrancaba tras el receso con una actitud completamente renovada a nivel ofensivo. Dando un paso al frente y especialmente cómodo con las idas y venidas que dibujaba el encuentro, el equipo de Javier Francisco equilibraba el luminoso a los nueve minutos gracias al tanto de cabeza de Daniel Palomeque tras rematar con contundencia un lanzamiento de falta. Palomeque, autor del tanto de la victoria en la jornada anterior frente al AE Prat, volvía a destaparse como goleador ante un Arnau Rafús que no pudo evitar la igualada (1-1).

Pese al golpe, el gol no mermaría las intenciones de los locales que se reactivarían con el cambio de bandas entre Mamadou Saidou y Fermín. Convirtiéndose en un quebradero de cabeza, los flancos volverían a recuperar todo el protagonismo en la segunda mitad. El FCB Juvenil B, mucho más cómodo sobre el tapiz, encarrilaría un sinfín de ocasiones claras para tumbar la portería de Mohedano. Dos disparos inmaculados de Aleix Garrido y un claro remate con la cabeza de Barberá acabarían encontrándose de nuevo con las manoplas de Eduard, providencial con tres intervenciones milagrosas.

Jordi Coca, de lo más destacado ante la UD Unificación Bellvitge. Foto: Noelia Déniz, VAVEL

Iker y Josep, que entraban en la segunda mitad, obraban la gesta en el último minuto

Pero tanto va el cántaro a la fuerte que, al final, acaba rompiéndose. El carrusel de cambios en la pizarra de Óscar López dando entrada de Josep Cerdà e Iker Bravo, todavía en edad cadete que debutaba en el equipo juvenil, impulsaría las alas de un escuadrón con mucho cielo que conquistar. Iker, un auténtico ‘killer’ en el área rival, dejaría con la cabeza el esférico para Josep Cerdà, que en el último minuto del tiempo reglamentario remataría el cuero con una chilena para batir a Mohedano. El éxtasis y la euforia impregnaban la CE Joan Gamper con la genialidad acrobática del balear, sellando el marcador y los primeros tres puntos para el equipo (2-1).

VAVEL Logo