La “cara B” sonroja a Zidane
Fuente: Real Madrid

El Madrid visitaba Mestalla, un feudo que se antojaba sencillo por la mala dinámica que atravesaba el conjunto ché desde el inicio de la temporada. Por ello, Zidane decidió repartir minutos y sorprendió a más de un con las rotaciones en el once, dando entrada a Isco y Marcelo, lo que no sorprende es el resultado final del encuentro. Zidane, desde que es entrenador del Real Madrid, ha dejado claro de la importancia del famoso “fondo de armario” para poder llegar frescos a final de temporada y luchar por todos los títulos. Para los jugadores es un lujo, tarde o temprano acabarán jugando, aunque no lo merezcan, y todos contentos. Es una forma más que respetable de dirigir un vestuario plagado de estrellas, pero ¿hasta cuándo merecen estas oportunidades? Es el caso de Isco o Marcelo, que ayer volvieron a desaprovechar la enésima oportunidad que les otorga el entrenador francés.

  • Jugadores en baja forma

Marcelo e Isco están en el foco de la crítica desde que, ellos mismos, decidieran echarse a perder a nivel físico. Desde el año de Lopetegui, ambos jugadores han visto reducidas sus prestaciones de manera drástica. Registros que no corresponden con jugadores de un equipo como el Real Madrid. Por parte del jugador carioca, parece que su mejor versión ya es inalcanzable y solo se limita a intentar cumplir su función. Respecto al jugador malagueño, se le ve muy lento, sin esa pizca de velocidad, impreciso y en la mayor parte del encuentro, desaparecido. Está en su mano poder recuperar la mejor versión, esa que le hizo ser titular en las últimas finales de Champions.

Pero Marcelo e Isco no son los únicos señalados de esta debacle. Mención especial merece el caso de Asensio. Es cierto que viene de una dura lesión que le mantuvo un año en el dique seco, pero ya han pasado más de 3 meses desde su redebut, y el jugador balear sigue con esa irregularidad que le caracteriza, y sin la ambición que se le pide a un jugador del Real Madrid. Por momentos, se le ven destellos de clase mundial, lo que es, un jugador excelso pero que debe dar un paso adelante para liderar el proyecto madridista.

  • Debilidad defensiva

Uno de los principales motivos por los que el Real Madrid se llevó el título de liga la pasada campaña, fue por su fortaleza defensiva donde tan solo recibieron 25 goles en 38 partidos: 0,65 goles por partido. El Madrid tenía los mejores registros defensivos desde hace más de una década, que se vio traducido en el logro del trofeo Zamora por parte de Thibaut Courtois, premio que no ganaban desde el año 2008.

En tan solo tres meses, todo ese potencial defensivo se ha visto esfumado por completo y es la principal seña de debilidad por parte del conjunto blanco. Con el partido de ayer, 7 son los partidos consecutivos que lleva recibiendo gol. Por no hablar de la Champions: 3 goles del Shaktar, 2 del Borussia y otros 2 del Inter. Datos que preocupan mucho a Zidane y que deberá solventar cuanto antes.

  • Zidane, sin ideas

Puedes equivocarte en la alineación, pero con ese “fondo de armario”, tienes la posibilidad de solventarlo en la segunda parte. En el caso de Zidane, se mostró sin ideas, tardío en los cambios e inoperante. Hasta el minuto 64, no hizo los primeros cambios, dando entrada a Odegaard y Rodrygo, ninguno de los dos delanteros, lo que necesitaba el equipo para intentar recortar distancias. Ayer volvió a demostrar que no confía en un jugador que costó 65 millones de euros hace un año y que solo se ha limitado a darle minutos testimoniales en partidos ya decididos. El jugador serbio entró en el minuto 83, 7 minutos más tarde que Mariano, el supuesto tercer delantero del equipo. Jovic está más fuera que dentro del club blanco.

VAVEL Logo