El Betis y la regata, una historia de amor-odio
Foto: Onda Bética

El Real Betis volvió a llevarse el derbi del Guadalquivir contra el Sevilla. Desde 2011 todavía no conoce la derrota, y van camino de hacer una marca histórica. Desde que Manuel Ruiz de Lopera salió del club, todo han sido victorias para los béticos, ya que con su antiguo presidente dejaron de participar en esta modalidad debido a los problemas del máximo mandatario del club con la alcaldesa de la ciudad hispalense.

La regata es una competición de remo que se celebra en Sevilla, a orillas del río Guadalquivir, donde béticos y sevillanos muestran sus habilidades con el remo desde 1960. En la categoría reina, considerada la más importante, compiten dos embarcaciones. Cada una de estas dos cuenta con ocho remeros y un timonel, este último, para guiar a la expedición por las complicadas aguas del trayecto.

Esta competición es una gran tradición en la capital andaluza, llena de alegría por los que la ganan y de lágrimas por los que la pierden. Este gran evento se rompió allá por el 1996, cuando el presidente Lopera impidió que el club verdiblanco se presentase a la prueba. El presidente del Betis se dirigió mediante un escrito a la entonces alcaldesa de Sevilla, Soledad Cerril, para mostrarle la negativa por parte de su entidad de participar en esta competición, debido al buen trato que tenían con el eterno rival y los favores que realizaban por ellos. El por aquel entonces máximo mandatario del equipo heliopolitano, en este escrito, recalcó: "Todo lo que sea perjudicar al Betis, solo hay que llamar al Ayuntamiento para que Soledad acuda." Por estos motivos, los béticos se retiraron en aquel año de la regata.

El destino es muy caprichoso, y quiso que 15 años después, con la dimisión del presidente Lopera, el Real Betis se presentara y ganara la regata otra vez en 2011. Desde ese momento y hasta hoy, los verdiblancos solo han sumado victorias en esta bonita competición de la dársena del río Guadalquivir.

VAVEL Logo