Nueve jornadas llenas de incertidumbre
El equipo se prepara para el encuentro ante el Valladolid / Foto: Athletic Club

Aunque esta temporada no ilusionara a gran parte de la afición por los 'no fichajes' que realizó el club, el equipo ha conseguido que esa ilusión disminuya aún más si cabe. El Athletic que conocíamos de las épocas europeas ya no está, y gran parte de culpa lo tiene la actual directiva; que ha conseguido que muchos aficionados se sientan cada vez más desarraigados del club. 

El conjunto de Gaizka Garitano no ha encadenado dos victorias consecutivas en lo que va de liga. Cada vez que los rojiblancos sumaban tres puntos (ante Eibar, Levante y Sevilla) llegaba otro partido que ponía los pies en el suelo. 

Todo comenzó en Granada

El equipo cayó 2 a 0 en el Estadio Nuevo Los Cármenes ante el Granada. Los de Garitano no consiguieron arrancar con una victoria la temporada, donde lo único destacable fue el debut de Jon Morcillo en un partido oficial con el primer equipo, saliendo al campo como titular.

Tras aplazar el encuentro ante el FC Barcelona, el Athletic se enfrentó a la SD Eibar; en Ipurua. Esta vez, los tres puntos volvieron en el bus de vuelta del conjunto bilbaíno; gracias al doblete de Unai Lóez. 

Derrota ante el Cádiz

El equipo tenía la oportunidad de engancharse arriba tras la victoria en Eibar. En aquel partido Unai López también fue protagonista. Un gol en propia puerta suyo supuso la derrota del Athletic. Los vizcaínos no supieron meterle mano a un recién ascendido, por culpa de no tener juego de balón. 

La situación solo empeoro cuando los de Gaizka Garitano cayeron derrotados por 1 a 0 ante el Deportivo Alavés en 'Mendi'. El puesto del técnico bilbaíno estaba empezando a ser seriamente cuestionado, ya con la afición en contra. 

Victorias que fueron espejismos

Las victorias ante el Levante y el Sevilla bañaron de autoestima al club, pero no fueron más que simples espejismos. El equipo seguía sin tener un estilo claro de juego, y salía al campo a verlas venir. 

El último partido ante el Valladolid es claro ejemplo de ello. El Athletic venía de ganar al Sevilla, alto de moral. Con una oportunidad de oro para dejar atrás las críticas de fuera. Pero el encuentro solo sirvió para dejar aún más claro que el planteamiento impuesto por Gaizka Garitano no es suficiente para un club como el Athletic.

El futuro del entrenador

Estos últimos días se ha hablado y mucho del futuro de Gaizka Garitano en el banquillo rojiblanco. Nombres como Marcelino, Pochettino, Valverde o Robert Moreno han estado sobre la mesa, pero todavía el bilbaíno tiene plazo hasta el partido del Betis para demostrar que puede enderezar un barco que tiene todas las papeletas de hundirse si sigue él de entrenador.

VAVEL Logo