Severo correctivo para el Castilla en el Cerro del Espino (1-0)
Carlos Dotor se deshace de dos rivales durante el partido | Fuente: www.realmadrid.com 

Después de encadenar tres semanas sin competir de forma oficial a consecuencia de los diversos positivos por COVID-19 detectados en el propio filial merengue, así como en el CD Atlético Baleares, el Real Madrid Castilla se desplazó hasta el Estadio Cerro del Espino para medirse a un conjunto de renombre que aspira concluir el curso peleando por los primeros puestos de la tabla de clasificación. El Rayo Majadahonda, por su parte, afrontaba un partido decisivo, persiguiendo la siempre complicada premisa de cuidar la condición de invicto que todavía portan. 

Con varias ausencias a subrayar y apostando por una alineación inicial atípica en la que no estuvieron Antonio Blanco y Sergio Arribas, el Real Madrid Castilla comenzó el partido con buenas sensaciones, consciente de las carencias que presenta la escuadra majariega en la salida de balón. En la misma línea, la defensa de cinco -tres en ataque, con laterales muy altos- se erigió como una de las claves de los primeros compases. No obstante, la lesión de Pablo Ramón opacó el alto rendimiento demostrado por los once mirlos blancos. En su lugar, Kenneth Soler se hizo amo y señor del costado zurdo, retrasando su posición Miguel Gutiérrez. El ex-jugador del RCD Espanyol realizó un desgaste sobresaliente, ofreciendo ayudas constantes a la línea defensiva y transformándose en una alternativa en ataque. 

Los cambios dinamitan el segundo acto

Después de unos primeros cuarenta y cinco minutos de igualdad, la segunda mitad comenzó con un CF Rayo Majadahonda más vertical, aspecto en el que incidieron de manera directa los cambios acometidos por el histórico entrenador de la entidad majariega. Subsidiariamente, los integrantes del filial merengue se erigieron como un equipo rocoso y sólido, repeliendo todos y cada uno de los intentos de la escuadra local. En la misma línea, Carlos Dotor asumió los galones y se convirtió en una de las figuras del partido, dejando entrever la calidad que atesora y la proyección que se le augura. Además, Iván Morante se reencontró con su tan característico fútbol y realizó una actuación sobresaliente.

Con el 0-0 en el luminoso del Estadio Cerro del Espino, Raúl González Blanco apostó por dar entrada a Antonio Blanco y Sergio Arribas. Dichas variaciones, por consiguiente, supusieron un cambio de tónica: el filial merengue se hizo con la posesión y sometió, de forma constante, al cuadro local. Sobremanera, la entrada del centrocampista cordobés relegó a Xavi Sintes a la zaga, desempeñando la función de tercer central por el costado diestro. Con un sistema de juego mucho más contundente, el Real Madrid Castilla asedió la meta defendida por Dani Sotrés; no obstante, la insistencia no se vio traducida en goles, sí en ocasiones. 

La actuación arbitral, en boca de todos

A quince minutos de la finalización del encuentro correspondiente a la tercera jornada, el colegiado del partido obvió un penalti sobre Hugo Duro, indicando falta fuera del área. Consecuentemente, dicha decisión se vio envuelta en polémica, puesto que, minutos antes, un agarrón sobre Mario Gila tampoco fue señalado como pena máxima. En adición y ya en el minuto 87, Carlitos se enfundó la capa de héroe y remachó una volea lejana que no pudo atajar Luis López; igualmente, la diana anotada por el jugador del Rayo Majadahonda acrecentó las críticas sobre el colegiado. Con el 1-0 en el electrónico del Cerro del Espino, el Real Madrid Castilla volvió a irse de vacío, esta vez mereciendo mucho más. 

De esta forma, el filial blanco cosechó, en territorio majariego, su segunda derrota consecutiva de la temporada. Pese al buen juego desplegado por el equipo merengue, los discípulos de Raúl González Blanco únicamente cuentan con tres puntos en su casillero; lo que evidencia la dificultad que entraña una categoría tan compleja y exigente como lo es la Segunda B.  Dejando atrás el naufragio ante el Rayo Majadahonda (1-0), los futbolistas del cuadro madridista deberán olvidar lo acaecido en el Cerro del Espino, tratando de conseguir una nueva victoria que eleve la moral del equipo. 

VAVEL Logo