El FCB Juvenil B se
hace grande bajo la lluvia
El FCB Juvenil B celebrando un gol ante el Nástic de Tarragona. Foto: Noelia Déniz, VAVEL

Rubricando trayectorias distintas, el FCB Juvenil B de Óscar López y Pol Planas compadecía en el Municipal Sagnier para medirse al AE Prat de Rubén Pérez, vacío de puntos en este inicio de la competición pero con sólo dos encuentros a sus espaldas. Los azulgranas, completando un pleno soberbio de tres de tres, se enfrentaban al conjunto ‘potablava’, derrotado en la primera jornada a manos de la Unificación Bellvitge (1-0) y  ante el Gimnàstic de Manresa el fin de semana anterior (0-2). Dinámicas totalmente opuestas que se citaban en la quinta jornada del Subgrupo A del Grupo 7 de la Liga Nacional en un duelo combatido a pulso bajo la lluvia.

Receloso de la conducta establecida del AE Prat sobre el papel, Óscar López apostaba por un ‘once’ completamente competitivo y exento de cualquier atisbo de comodidad. Con Arnau Rafús bajo palos, titular en los cuatro encuentros disputados en este inicio liguero, la línea defensiva quedaba al cargo de Pol Muñoz y Álex Valle en los laterales y la exuberante pareja de centrales modelada por el asturiano Pelayo y el catalán Arnau Casas en el centro de la zaga. Vestidos con una sala de máquinas 100% Masía, el técnico catalán otorgaba el poder en la medular sobre Adrià Capdevila en el mediocentro junto con el capitán Jorge Alastuey y el bailarín Aleix Garrido como interiores. Arriba, con todo, Jordi Coca y Josep Cerdà escoltaban en los flancos a Fermín López, erguido como ‘9’ majestuoso para la ocasión.

Arnau Rafús en la CE Joan Gamper. Foto: Noelia Déniz, VAVEL

Cerrojo impenetrable

No hubo dudas sobre el plan a seguir. Los locales, conscientes del grandioso potencial del FCB Juvenil B al otro lado del tapiz, saltaban sobre el Municipal Sagnier con la intención de reducir la calidad de los ‘culés’ con un armazón defensivo entrelazado con esmero. Cerrado, y con todos los futbolistas resguardándose detrás de la pelota, el AE Prat lograba torpedear cualquier intento del cuadro de Óscar López de agredir la tela de araña potablava.

Sólo en el primer cuarto de hora de partido llegaría la primera ocasión de los azulgranas de batir la garita escoltada por Teo Guillén gracias a una buena acción de Pelayo que acabaría con un remate con la testa de Fermín. ‘Pequeñito’ pero matón, el delantero onubense se destapaba como el arma más peligrosa del FCB Juvenil B, completamente volcado en registrar cualquier espacio sin custodia.

Cómodos durante los primeros compases de juego, el cuadro de Rubén Pérez haría saltar la tranquilidad de los visitantes con el disparo de Gerard Massana al travesaño. Sólo en el área de Arnau Rafús, el ‘7’ del AE Prat remataba con la zurda al larguero incendiando la paciencia del FCB Juvenil B. Resistiendo a un gran nivel y difuminando el historial de malos resultados a sus espaldas, Pablo Saborido volvería a asomar en el área azulgrana perdonando desde la segunda línea y encogiendo las esperanzas del navío ‘culé’.

Diseñando una presión bien alta y reduciendo los espacios con una efectividad precisa, el disparo desde fuera del área comenzaba a convertirse en el recurso añadido para el FCB Juvenil B de romper el entramado defensivo del AE Prat. Lo probó Adrià Capdevila, pero su tiro con el exterior acabaría desviado ante una defensa numerosa y completamente impenetrable para los azulgranas en la primera mitad.

La paciencia y la recompensa

Acompañados por la intensa lluvia que golpeaba el arranque de la segunda mitad, el FCB Juvenil B saltaba tras el entreacto decidido a rasgar con aguante el cerrojo inexpugnable del equipo de Rubén Pérez. Sabedores de la importancia de romper la igualdad en el Municipal Sagnier, Óscar López introducía a los diez minutos de la reanudación un doble cambio repleto de intenciones con el ingreso de Biel Vicens y el ariete Víctor Barberá en el lugar de Adrià Capdevila y Josep Cerdà. Recolocando a Fermín López como extremo y con Barberá ocupando la zona de ‘9’, el equipo azulgrana buscaba la llegada desde la segunda línea a cargo de la calidad de Biel Vicens.

Alastuey celebrando el gol ante el Nàstic. Foto: Noelia Déniz, VAVEL

El AE Prat, más peligroso en la segunda parte de la contienda, lograba descomponer la tranquilidad del equipo ‘culé’, en ocasiones precipitado por la ansiedad generada durante el choque. En una batalla psicológica por no cometer errores y desequilibrar la balanza, el gol acabaría llegando en el minuto 69 de juego. Álex Valle, brillante en este arranque de la temporada, forzaría la pena máxima tras una buena internada por el flanco izquierdo que acabaría con una falta en el área potablava. Jorge Alastuey, impasible desde el punto de penalti, ajustaría el cuero con un zurdazo a la derecha de Teo Guillén para inaugurar el luminoso en el Sagnier (0-1). El capitán, que estrenaba su cuenta el fin de semana anterior ante el Gimnàstic de Tarragona, prolongaba la dinámica goleadora con el segundo tanto consecutivo en su bagaje.

Cómodo, dominando y asociándose a la perfección a través del esférico, el FCB Juvenil B sorteaba la necesidad del AE Prat generando superioridad y las mejores ocasiones. Jordi Coca, que pudo ampliar distancias tan sólo un minuto después, acabaría encontrándose con un equipo avanzando líneas tras el tanto azulgrana y volcado con todo a por el empate.

Resistiendo a las embestidas del AE Prat, Óscar López movía las piezas a falta de cinco minutos para el final con el ingreso de Xavi Moreno, extremo rápido y habilidoso, en detrimento de Fermín López, incansable durante todo el encuentro. Y entonces, en el último suspiro, llegaría la sentencia. Aleix Garrido, adornado con una visión estelar, encontraría en Jordi Coca al hilo conductor de la jugada desde el flanco derecho para asistir con un centro milimétrico a Barberá, señorial al primer toque perforando la garita de Guillén (0-2). El tanto de Víctor, el segundo de la temporada, le convierte como el jugador con la mejor media goleadora del Subgrupo A (0,7), por delante del ‘pichichi’ del grupo, Sergi Baldrich de la UE Cornellà, con una media de 0,6 goles (tres tantos en cinco encuentros).

Barberá esta temporada. Foto: Noelia Déniz, VAVEL

El sufrido triunfo mantiene al FCB Juvenil B en la parta alta de la tabla como colíder con 12 puntos pero con un partido menos que la UE Cornellà, líder con las mismas unidades que los azulgranas. Un arranque impoluto de cuatro victorias en los cuatro partidos disputados que refrendan al buque de Óscar López y Pol Planas como único escuadrón invicto en el Subgrupo A del Grupo 7.

VAVEL Logo