Análisis post: el Barcelona golea al Osasuna el día de su 121 cumpleaños (4-0)
Celebración del Barça en uno de sus goles. Foto: fcbarcelona.cat

El FC Barcelona regresaba en la jornada 10 de la liga después de ganar al Dinamo de Kiev (0-4) en Champions y plantarse en octavos de final de la competición europea. Ahora bien, su rumbo en liga empezó a peligrar después de perder en el Wanda Metropolitano (0-1) contra el Atlético de Madrid, de modo que la victoria ante el Osasuna era casi obligatoria para los azulgranas si se querían mantener vivos en la Liga. 

En el partido de Champions, Koeman no pudo contar con Sergi Roberto ni Piqué por sus recientes lesiones. También decidió dar descanso a pilares pesados del equipo como Messi y De Jong, así que arriesgó con un once joven. El planteamiento le salió bien y este domingo ha vuelto a seguir la misma línea dando minutos a los más jóvenes de la plantilla. Pedri, Mingueza y Dest han salido en el once titular. Aleñá, Junior, Trincao y Dembélé tuvieron oportunidad en el segundo tiempo.

Este ha sido el once del Barcelona ante el Osasuna, Koeman ha optado por jugadores jóvenes, hacía mucho tiempo que no se veía a un Barça con una media de edad tan baja. 

 

 

El partido en el Camp Nou ha empezado con un emotivo minuto de silencio en homenaje a Diego Armando Maradona. La camiseta con la que jugó el argentino cuando fue jugador del Barça entre las temporadas 1982 y 1984 ha estado en la tribuna durante todo el encuentro. Por su parte, Leo Messi, ha lucido un barzalete negro en todo momento y le ha dedicado la celebración del gol enseñando la camiseta del Newell’s, su primer equipo y donde Diego también jugó.

  • Un Barça muy motivado

El once del FC Barcelona era claramente ofensivo, ha salido al terreno de juego con cinco jugadores que atacan, crean jugadas y chutan a portería. En el medio centro Pedri ha sido la gran novedad, Koeman ha decidido situar al canario por primera vez en dicha posición. El Osasuna vió que por la parte de Pedri podía hacer daño al Barça, así que los de Arrasate mantuvieron una alta presión cerca del joven azulgrana. Gracias a ello pudieron crear varias jugadas y llegar a la portería de Ter Stegen. Pese a eso la portería del alemán continuaba sin ver goles, la línea defensiva del Barcelona se mostraba sólida y segura con Alba en el extremo izquierdo, Dest en el derecho y Mingueza y Lenglet de centrales.

Los navarros que optaron por jugar con tres centrales para rebajar los ataques azulgranas no tuvieron la misma suerte que los de Koeman. Además, Arrasate colocó a Budimir en punta, confiaba que se volvieran a repetir los dos goles que marcó con el Mallorca la temporada pasada. Pero el Barça presionaba y jugaba con intensidad, Koeman había planteado un partido para dejar a los rojillos sin muchas opciones de abrir el marcador en el Camp Nou y sin duda alguna lo consiguió.

La delantera del Barcelona se mostraba muy activa, tenían ganas de estrenar la portería de Sergio Herrera pero el gol no llegaba. Asimismo perdonaron en varias ocasiones, la más clara fue la de Coutinho en el minuto 11, el brasileño disparó con poca intensidad y el defensa Unai García sacó la pelota bajo palos. Griezmann también falló varias ocasiones, pero destacó especialmente por sus desmarques y movimientos en líneas.

Coutinho y Griezmann en la celebración del gol ante el Osasuna. Foto: fcbarcelona.cat
Coutinho y Griezmann en la celebración del gol ante el Osasuna. Foto: fcbarcelona.cat
  • Los de Koeman por delante en el marcador

El primer gol del Barcelona llegaba en la media hora de partido después de insistir en reiteradas ocasiones delante de la portería del Osasuna. Braithwaite tuvo el honor de estrenar el marcador con un remate desde el área pequeña después de dos paradas seguidas de Sergio Herrera. Poco después, en el minuto 39 el Osasuna reaccionaba con un gol cuya acción empezó a pelota parada, pero la posición en fuera de juego de Oier hizo que no subiera en el marcador.

Era evidente que el Osasuna no le pondría las cosas fáciles al Barça, pero justo antes que Mateu Lahoz señalara el fin de la primera parte, Griezmann fue el encargado de marcar el segundo gol con una volea desde fuera del área y con pase de Messi. El francés, que últimamente ha sido cuestionado por su juego en el Barcelona y la poca presencia en el campo, ha dejado claro que su calidad sigue estando ahí. Muy contento ha dedicado el tanto a su hija con un baile especial. 

Griezmann en la celebración del gol que ha dedicado a su hija. Fuente: fcbarcelona.cat
Griezmann en la celebración del gol que ha dedicado a su hija. Fuente: fcbarcelona.cat
  • Segunda mitad de escándalo

Con dos goles en contra y la lesión de Jony en la primera parte, los de Pamplona debían remontar el partido y mostrarse seguros en el ataque. Roncaglia y Rubén García se lo tomaron con ganas, pudieron chutar a Ter Stegen en algunas ocasiones pero desde muy lejos, no consiguieron poner en peligro la portería azulgrana. Por el contrario, el Barça cada vez se plantaba más delante de Herrera. Con una pérdida de Oier en medio del campo Griezmann construyó una contra que Coutinho la sentenció en gol, el tercero del Barcelona subía en el marcador. El Osasuna aunque no mostraba ninguna intención en rendirse, cada minuto que pasaba se mostraba más cansado, de hecho la banda izquierda de Nacho Vidal ya no era la misma que la del principio del partido.

Todo iba sobre ruedas para el Barça, pero la mala noticia llegó en el minuto 67. El central azulgrana, Clément Lenglet, se retiraba del terreno de juego con cara de dolor después de doblarse el tobillo derecho. Si la lesión de Lenglet va a más, Koeman se quedaría sin los cuatro centrales del primer equipo para disputar los próximos partidos, uno de ellos en Champions contra el Ferencváros.

Leo Messi dedicando su gol a Maradona. Foto: fcbarcelona.cat
Leo Messi dedicando su gol a Maradona. Foto: fcbarcelona.cat

 

Dembélé que entró junto a Trincao y Junior para sustituir a Coutinho, Braithwaite y Dest, protagonizó el cuarto gol del Barça que finalmente fue anulado por el VAR con un mínimo fuera de juego de Trincao. En este contexto el Osasuna pudo abrir el marcador pero el disparo de Torres se estrelló contra el palo. La suerte no acompañaba a los navarros, pero sí a los catalanes, Messi resolvió el partido con un auténtico golazo, recibió la pelota en la frontal de la portería y  con potencia superó a Herrera. Como era esperado, Messi dedicó su gol a Diego, se quitó la camiseta del Barça y enseñó la del Newell's con el 10 Maradona. Sin duda una celebración que quedará marcada en la historia del fútbol. 

En definitiva, la victoria del Barça ha sido clara y contundente. El equipo de Koeman ha sabido controlar el partido, con pelota rápida y muchas asociaciones entre los jugadores. La presión al Osasuna también ha sido uno de los puntos fuertes del encuentro, se han podido ver buenos ataques azulgranas. 

VAVEL Logo