Las segundas partes nunca fueron buenas
Navas y Pulisic luchando por la pelota. Foto de Twitter: @SevillaFC

Dos equipos, Sevilla FC y Chelsea FC, igualados a 10 puntos, tres victorias, un empate y cero derrotas los dos. Ambos pasan a octavos, por tanto, normal que los dos equipos salieran con jugadores poco habituales al once de gala. El Sevilla jugaba sin Ocampos, Suso, De Jong, Jordán, Fernando, Koundé y Vaclik, aunque el portero checo iba a jugar, la suplencia se realizó en el último momento. Mientras que en el Chelsea solo salía con tres jugadores habituales, Kai Havertz, Edouard Mendy y Christian Pulisic. 

A pesar de ello, había en juego algo muy importante, el primer puesto, esencial para evitar rivales complicados como puede ser el Bayern de Múnich, el Borussia de Dortmund, Liverpool, Manchester City o el equipo que salga del Grupo H, Manchester United, PSG o Leipzig. 

Frank Lampard había alineado a muchos suplentes, pero estos tenían bien claro el objetivoganar en el Pizjuán y conseguir la ventaja para la primera posición, algo que se vio en los primeros minutos de partido. Los ‘blues’ encontraron el gol rápidamente lo que pudo hacer que bajaran la intensidad y mantuvieron la posición, eso permitió a los de Lopetegui jugar con mayor comodidad. 

La primera parte resultó ser bastante igualada entre los dos equipos, ambos tuvieron ocasiones, incluso el Sevilla tuvo más oportunidades, a pesar de ello, los de Lopetegui no hicieron un tanto que es habría venido bien. 

Mal segundo tiempo 

En la segunda parte, el resultado cambió bastante. El Sevilla tan solo había recibido un gol en los primeros 45 minutos, pero en este segundo tiempo, fueron tres goles más de los que había recibido. Una mala noche que los hispalenses tendrán que olvidar.

El Chelsea resultó ser más acertado que el Sevilla, pues realmente fueron los andaluces los que más tiraron, pero sus disparos no iban a portería, tan solo cuatro en todo el partido, en cambio el Chelsea logró realizar seis entre los tres palos. 

Los cambios que realizó Lopetegui en el segundo tiempo no lograron mejorar el partido. Ocampos o Munir fueron los atacantes que salieron del banquillo y ni siquiera vieron portería ninguno de los dos debido a la gran defensa del equipo ‘blue’. 

Noche para el olvido, y sobre todo el segundo tiempo, donde se encajaron tres goles que hicieron un resultado muy abultado en contra del Sevilla. El Sevilla tendrá que levantar la cabeza y pensar en el partido de Liga contra el Real Madrid que se jugará el sábado 5 de diciembre. 

VAVEL Logo