Doblete de cabezazos y a octavos (2-0)
Benzema en uno de los goles del Real Madrid 
www.realmadrid.com

Real Madrid CF y Borussia Mönchengladbach se veían las caras en la última jornada de la fase de grupos de esta edición de la UEFA Champions League. Se preveía un partido tan apasionante como tenso porque ambos equipos se jugaban el pase a la siguiente ronda de la competición continental.

El cuadro de Zinedine Zidane obtenía la clasificación si se llevaba la victoria en este encuentro. También les era favorable un empate siempre y cuando el Shakhtar perdiese con el Inter de Milán. En este último supuesto los blancos empatarían a ocho puntos con los italianos, pero el golaverage daría el pase a los madridistas.

Sin duda, el partido tenía todos los ingredientes para ser catalogado como una de esas 'noches de Champions' de las que le gusta al Madrid.

Sergio Ramos, de vuelta al once

Volvía el camero. Volvía el capitán del Real Madrid. Después de estar varias semanas desaparecido tras su lesión, el sevillano iba a ser titular en esta noche de Champions League. El Madrid, sin lugar a dudas, ha notado su ausencia en los últimos encuentros y es una realidad afirmar que el central del equipo merengue es uno de los futbolistas claves para el equipo de Zidane. De esta forma, el técnico francés desplegaba sobre el césped a: Courtois; Lucas Vázquez, Varane, Ramos, Mendy; Casemiro, Kroos, Modric; Rodrygo, Vinicius y Benzema.

Por otro lado, el cuadro germano también mostraba toda su artillería para intentar conseguir el pase a octavos de final. El XI del Borussia Mönchengladbach era el siguiente: Sommer; Lainer, Elvedi, Ginter, Wendt; Kramer, Neuhaus; Thuram, Stindl, Embolo; y Pléa.

El Real Madrid, decidido a por el pase a octavos

Comenzaba el encuentro en el Alfredo Di Stéfano con dos equipos muy parejos desplegando un fútbol con algo de timidez por lo que ambos equipos se jugaban. En los primeros cinco minutos de partido, solo el Real Madrid propuso el primer pequeño acercamiento al área contraria con un centro de L. Modric que acabó en manos del guardameta del conjunto bárbaro. La primera ocasión clara del partido llegaba con el gol del Real Madrid: en el minuto 10 de partido, Karim Benzema enviaba un cabezazo al fondo de la portería de Sommer tras recibir un centro medido de Lucas Vázquez. El equipo alemán intentaba reaccionar a este tanto tempranero pero los blancos estaban muy seguros atrás, obviando algunas pérdidas absurdas de Casemiro en la medular. No andaba fino el brasileño. El Borussia Mönchengladbach conseguía más control de la pelota pero no conseguía acercarse a la portería de T. Courtois. No obstante, el equipo de Marco Rose iban a tener una clara ocasión de gol: Pléa recibía un gran pase al espacio que lo dejaba solo ante el belga; intentó picarle la pelota por encima pero el balón se marchó demasiado cruzado rozando el palo. Despertaban los alemanes. 

No por mucho tiempo ya que, en el minuto 32, volvía el delantero francés a mandar a dormir a los alemanes. Cabezazo letal de K. Benzema que remataba dentro del área chica siendo imposible para Sommer después de un centro con rosca de Rodrygo. Era el 2-0. El Borussia Mönchengladbach se venía abajo y el Madrid veía cómo tomaba el control del partido. Tras esta ocasión, iba a volver a tenerla el Madrid para el tercer gol de los blancos: Modric remataba de primeras libre de marca, después de un pase de Lucas Vázquez, y estrellaba la pelota en el poste. En el minuto 43, el colegiado iba a anular un gol al croata por fuera de juego previo de R. Varane en un salto anterior al golpeo al fondo de las mallas del centrocampista del Real Madrid. Con esta última ocasión clara, se llegaba al final de la primera parte con un Real Madrid muy superior al Borussia Mönchengladbach. Los blancos tenían ganas de disipar dudas y firmar cuanto antes el pase a octavos.

Benzema celebra el primer tanto del Real Madrid | Twitter Oficial del Real Madrid
Benzema celebra el primer tanto del Real Madrid | Twitter Oficial del Real Madrid

La segunda parte, para asegurar el resultado

Comenzaba la segunda parte en el Di Stéfano. El partido se le había puesto muy cuesta arriba al Borussia Mönchengladbach, pero para el Real Madrid eran 45 minutos más para ampliar la ventaja en el marcador. A punto estuvo de hacerlo, por tercera vez, el delantero francés del Madrid de igual manera que los otros dos tantos: Rodrygo colgaba la pelota y Benzema conectaba con un cabezazo que iba a detener (esta vez sí) el guardameta del conjunto alemán. Cinco minutos más tarde, iba a avisar el equipo bárbaro con un disparo desde la frontal de Neuhaus. Tras esta ocasión, apretaban los de Rose con una ocasión clarísima fallada por Pléa, aunque había fuera de juego previo a la jugada. En el 62, lo intentaba Toni Kroos con un disparo desde fuera del área con la zurda y Sommer volaba a la escuadra para evitar el tercer gol de los locales. Ya llegando a los últimos 20 minutos de encuentro, el Real Madrid iba a gozar de una doble ocasión: primero un cabezazo de Ramos ante el que voló Sommer y Benzema mandó el rechace al larguero cuando lo tenía todo para marcar. Después de esta ocasión, Zidane dio entrada a Asensio y Arribas para dar descanso a Vinicius y Rodrygo. Gran partido que había firmado el segundo. Ya en 78, Lucas Vázquez estrellaba un tiro en el palo después de un giro perfecto que lo dejaba encarado prácticamente con espacios ante Sommer.

El Real Madrid dormía el partido en los últimos compases porque se veía con los dos pies en octavos de final de la Champions League. Ninguno de los dos equipos iba a ofrecer más que lo visto durante el partido y el choque iba a finalizar con 2-0 a favor de los blancos. Dos testarazos de Karim Benzema que hundió a los alemanes e inclinó la balanza a favor de los merengues. El Real Madrid conocerá a su rival de octavos el próximo 14 de diciembre.

VAVEL Logo