En Bilbao, todo sigue igual
Vesga y  Messi durante el encuentro      FUENTE: INSTAGRAM: @athleticclub

Año nuevo, vida nueva. Una frase muy usual en nuestra sociedad, pero que en la noche de miércoles en San Mamés no se ha cumplido. Después de unas semanas muy movidas en la ciudad del botxo, la directiva vasca decidía sustituir en el cargo de entrenador a Gaizka Garitano dando la bienvenida a Marcelino García Toral. La ilusión en las calles de Bilbao ha crecido de manera repentina y el partido se presentaba como el primer examen para este "nuevo" Athletic.

El partido ha comenzado de una manera un tanto loca. Mucha tensión en los primeros instantes. Cuando aún se estaban situando sobre el terreno de juego los 22 protagonistas, ha llegado la primera sorpresa. El Athletic ha robado un balón en la medular que ha llegado a los pies de Raúl García y sin pensarlo dos veces le ha metido un pase directo a Williams a la espalda de la defensa. El bilbaíno se encontraba con una situación inmejorable para adelantarse, y así lo ha hecho. Sacando a pasear su mayor virtud, Willi ha arrancado la moto y tras un recorte dentro del área, ha definido a las mil maravillas ante el arquero germano.

Iñaki en la celebración del gol  Fuente: Instagram: @athleticclub
Iñaki en la celebración del gol Fuente: Instagram: @athleticclub

Era el comienzo soñado par los vascos. El Barcelona, sin tiempo que perder, se ha hecho cargo del balón y se ha ido haciendo dueño y amo del partido con el consentimiento de los leones. En el minuto 14, ha llegado el premio para los culés. El astro argentino mandaba un balón teleridigido a De Jong que aprovechando la mala salida de Simón ha dejado a Pedri solo ante la meta para que marcase a placer con la testa. Se volvía a igualar el electrónico y comenzaba un nuevo encuentro en la catedral. A pesar del gol, los blaugranas han seguido insistiendo mediante el control del cuero y el Athletic se encargaba de defender y tratar de salir a la contra en cuanto robasen cualquier balón. No ha sido válida la estrategia local y en el minuto 38 tras una acción de crack, Pedri le ha dejado a Messi un balón espectacular de espuela que ha mandado al fondo de la red aprovechando la mala colocación del meta alavés. 1-2 en el marcador, y de esta manera se llegaba al ecuador del duelo.

La segunda parte ha arrancado con un Athletic con más atrevimiento en cuanto a hacerse cargo del balón. Las fuerzas se igualaban un pelín más. 15 minutos muy serios de ambos equipos, pero en los que el Barca seguía creando más ocasiones, y es que los de la ciudad condal se encontraban muy cómodos. En el 61, encarrilaba el encuentro una vez más, un tal Leo Messi que tras un trallazo batía a Unai Simón. El Athletic  se encontraba noqueado y los visitantes disfrutaban sobre el verde de la catedral. No ha habido gran reacción por parte de los rojiblancos y todo seguía igual en San Mamés. Con la entrada al terreno de juego de Morcillo, los vizcaínos han tenido un pequeño arreón, pero  no han conseguido nada exitoso. Sin embargo, rozando el minuto 90, Berenguer aprovechaba un mal pase de Messi en 3/4 de cancha que le entregaba de manera inmediata al capitán de Txantrea y este la ha empalado a las mil maravillas acercándose al Barca por 2 a 3. El descuento ha transcurrido con el balón en los pies de los blaugranas por lo que una vez más, el  Barca ha salido victorioso de Bilbao.

Messi y Griezmann celebrando el gol  FUENTE: INSTAGRAM: @fcbarcelona
Messi y Griezmann celebrando el gol FUENTE: INSTAGRAM: @fcbarcelona

Messi es mucho Messi

Poco se puede hacer, cuando un jugador de la talla de Messi está de dulce. El pequeño jugador argentino se ha visto juguetón en San Mamés y le ha salido casi todo. Cuando ocurre esto, lo único que suele quedar es rezar y Dios ha estado de parte del de Rosario. 2 goles y media asistencia han bastado al Barcelona para lograr los 3 puntos en la noche de reyes. Ante actuaciones de este calibre, solo queda aplaudir y disfrutar de este extraordinario e inigualable jugador al que se espera que se le pueda ver durante muchos años más en la liga española.

Marcelino, ilusiona

La ilusión en la afición bilbaína vuelve a salir a la luz y el motivo tiene nombre y apellidos, Marcelino García Toral. Durante esta semana, solo se ha hablado en clave positiva sobre el Athletic, algo que sin ningún tipo de duda hacía mucha falta en la ciudad del botxo. Pocos entrenadores crean expectaciones de este calibre hoy en día y como se ha visto, gran parte de la masa social esta a muerte con Marcelino. Ya se verá que es capaz este Athletic con el asturiano, pero a priori parece que pueden salir cosas muy bonitas de esta nueva pareja, de la que seguro la afición podrá disfrutar en unos pocos meses.

VAVEL Logo