Magia canaria-rosarina en Reyes
'Pedri' González en el Trofeo Joan Gamper de la presente temporada | Foto de Noelia Déniz, VAVEL

Año nuevo, vida nueva. Después de haber regresado a la senda de la victoria en Huesca, el Fútbol Club Barcelona volvía a afrontar otra salida exigente en el que será uno de sus meses más exigentes a sabiendas de que, en enero, los azulgranas se jugarán el seguir en pie en tres competiciones de la presente temporada. Por ahora, lo que es evidente es que LaLiga Santander es en la que los azulgranas tienen que protagonizar una reacción urgente para no quedar fuera de puestos europeos y seguir confiando en llegar al liderato. En este miércoles de Reyes, al equipo de Ronald Koeman le tocaba rebobinar hasta la jornada 2 poniendo rumbo a San Mamés para enfrentarse al Athletic Club de Bilbao en el partido que fue aplazado por el inicio más tardío de los azulgranas, participantes en el tramo final de la pasada Liga de Campeones, disputada entre julio y agosto por la crisis sanitaria del COVID-19. Los vascos saltaban al césped de su estadio haciendo de lo de "a rey muerto, rey puesto" toda una realidad y con el revulsivo de la ya presencia de Marcelino García Toral en el banquillo tras la destitución de un Gaizka Garitano que se marchaba por la puerta de atrás tras ganar a un recién ascendido en el último partido. Pese a su adiós, era imposible negar la solvencia que los rojiblancos habían demostrado en cada partido disputado contra los azulgranas, que, sin ir más lejos de la realidad, afrontaban el segundo partido liguero del año con el objetivo de sumar los tres puntos rompiendo una mala racha basada en que llevaban sin marcar en el estadio bilbaíno desde que Paulinho marcara el último gol el 28 de octubre de 2017.

Para seguir recuperando las buenas sensaciones, Ronald Koeman salía a San Mamés sin reservas, pero con la novedad que le volvía a otorgar protagonismo a Antoine Griezmann. Con un 4-3-3 y prorrogando su apuesta por el conservadurismo sacando a Sergio Busquets en el eje de la medular, el Fútbol Club Barcelona, ya sin Carles Aleñá con rumbo a Getafe y con las pruebas PCR superadas después de que dos miembros del cuerpo técnico dieran positivo antes del encuentro, afrontaba el partido con el objetivo de recuperar efectividad, uno de los aspectos que, sin duda, más siguen preocupando al técnico holandés, teniendo en cuenta que, hasta ese momento, se habían creado ocasiones, pero las mismas no se habían traducido en goles deseados. Enfrente, un Athletic Club de Bilbao noveno en una temporada irregular que había firmado 19 dianas, posible rival en una hipotética final de la Supercopa de España, ponía las cosas difíciles desde el principio en el que se postulaba como uno de los muchos duelos trascendentales de los azulgranas para recortar distancias con respecto a los rivales situados en lo alto de la tabla, alejar fantasmas y conseguir una mejoría en un juego intermitente.

La "Pedrimanía" vale una remontada

El encuentro empezaba bien para los de Marcelino, que regresaba a un banquillo de la máxima categoría del fútbol español 493 días después. La velocidad, una vez más, actuaba de verdugo de los culés, endebles en defensa. En un acción de contragolpe, Raúl García le metía un pase filtrado a un Iñaki Williams que, con un recorte, no fallaba ante Marc-André ter Stegen para abrir el marcador en La Catedral. Ese 1-0 obligaba a los de Ronald Koeman a responder que, tras la intentona fallada por Sergiño Dest, tras una internada de Leo Messi y una buena dejada de Antoine Griezmann, fue a más en el partido hasta que 'Pedri' supo aprovechar una buena jugada combinada protagonizada por Leo Messi y Frenkie de Jong, que se la dejó ante Unai Simón para firmar las tablas con un cabezazo. A raíz de ahí, el Fútbol Club Barcelona de las dos caras, el de la fragilidad defensiva, pero el incisivo en ataque, supo sobreponerse a su rival aprovechando la buena conexión entre Leo Messi y 'Pedri' en una primera parte de un ritmo bastante alto con el infortunio de la lesión de Yuri Berchiche, que obligaba a Marcelino a mover ficha.

Con el ingenio de 'Pedri', el segundo tanto no tardó en llegar. Leo Messi, que se mostró de nuevo encantado con el joven de Tegueste, no falló a la hora de aprovechar un pase de espuela del canario para marcar su 25º gol ante los vascos y adelantar a los de Ronald Koeman, cada vez más metidos en el partido y claros protagonistas en la que perfectamente pudo ser la mejor primera parte azulgrana en mucho tiempo con remontada incluida.

Insistir hasta sonreír

Justo cuando su efectividad estaba en duda, respondió. Respondió haciendo su 25º gol ante el Athletic Club de Bilbao y después de que el palo derecho de la portería de Unai Simón se lo negara una primera vez, lo volvió a hacer encajando el balón en toda la escuadra. Pese a la baja de ritmo del equipo, el capitán y delantero argentino amplió la ventaja de los de Ronald Koeman en el marcador de La Catedral. A pase filtrado de Antoine Griezmann, un Leo Messi imparable y que pudo gustarse hizo el tercero del Fútbol Club Barcelona y el noveno en su cuenta particular para poner la directa hacia otros tres puntos más que vitales que colocaban a su equipo en la tercera posición y seguir en la lucha por ser Pichichi junto a Gerard Moreno, Iago Aspas y el que fuera su socio en ataque en la pasada campaña, Luis Suárez.

Dosificación para Dembélé

Después de disputar dos partidos seguidos después de haberse recuperado de su lesión, Ousmane Dembélé, cada vez más enchufado y metido en la dinámica del equipo de Ronald Koeman, protagonizó uno de los cambios efectuados por el técnico holandés en San Mamés. Martin Braithwaite, que había ocupado el lugar de Antoine Griezmann en el once inicial en partidos anteriores, salía para sustituirle y hacer efectiva una dosificación más que necesaria de cara a un calendario que se presenta exigente y para el que el delantero galo se postula como clave.

Ficha técnica

Athletic Club de Bilbao: Unai Simón, Unai Núñez, Íñigo Martínez, Mikel Vesga (Dani García, min. 65), Iñaki Williams, Iker Muniain, Yuri Berchiche (Mikel Balenziaga, min. 31), Óscar de Marcos (Álex Berenguer, min. 65), Ander Capa, Raúl García (Jon Morcillo, min. 80) y Unai Vencedor.

Entrenador: Marcelino García.

Fútbol Club Barcelona: Marc-André ter Stegen, Sergiño Dest (Óscar Mingueza, min. 74), Ronald Araújo, Sergio Busquets, Antoine Griezmann, Leo Messi, Ousmane Dembélé (Martin Braithwaite, min. 74), Clément Lenglet, Pedro González 'Pedri', Jordi Alba y Frenkie de Jong.

Entrenador: Ronald Koeman.

Árbitro: Carlos del Cerro Grande, del Comité de Árbitros de la Comunidad de Madrid.

VAR: Ignacio Iglesias Villanueva, del Comité de Árbitros de Galicia.

Amonestaciones: Mikel Vesga (min. 27), Clément Lenglet (min. 57) y Dani García (min. 70).

Marcador: 1-0, min. 3, Iñaki Williams. 1-1, min. 14, 'Pedri'. 1-2, min. 38. 1-3, min. 61, Leo Messi. 2-3, min. 90, Iker Muniain.

Incidencias: partido correspondiente a la jornada 2 de LaLiga Santander 2020/21.

VAVEL Logo