Celso crece y el Dépor se gusta
Celso Borges ante el Deportivo Alavés

El Dépor cayó eliminado de la Copa del Rey al perder con el Alavés, pero eso no hizo que los aficionados que acudieron a Riazor se marcharan con un mal sabor de boca. Ante un rival de Primera División, los herculinos mostraron un gran nivel, plantaron cara, e incluso fueron dominadores de algunos tramos del partido. Pese a reconocer que su objetivo prioritario no era el torneo de KO, Fernando Vázquez utilizó el encuentro para probar un esquema poco habitual esta temporada y para dar entrada algunos canteranos que dejaron detalles muy positivos.

El once inicial del Dépor fue una sorpresa por dos motivos principales. El primero, el esquema. El conjunto coruñés salió con un 1-4-2-3-1 de inicio, un sistema poco utilizado esta temporada debido al déficit de mediapuntas que tiene la plantilla. La segunda sorpresa fue la titularidad de Manuel Mosquera, que debutó en partido oficial. El canterano actuó como enganche por detrás de Claudio Beauvue y dejó destellos de su calidad. De hecho, el nivel que mostró Mosquera en apenas 60 minutos fue suficiente como para poderle discutir minutos a Nacho González, entre otros.

El Dépor plasmó una idea clara y concisa: Celso Borges en medio orquestando el juego del equipo y los laterales asumiendo más protagonismo de lo normal en ataque. Gracias a esas dos ideas, el Deportivo supo poner contra las cuerdas al Alavés. La banda derecha, con Jorge Valín y Keko Gontán – que regresó tras su lesión muscular – fue el principal quebradero de cabezas para el equipo babazorro. El extremo de Brunete mostró un gran nivel en su vuelta. Dejó claro que, con él, el Dépor tiene más creatividad y mordiente en ataque. Además, estuvo escoltado y acompañado por Jorge Valín, que tiene bastante más proyección ofensiva que Bóveda. Siguiendo con los nombres propios, Lucho García volvió a mostrar un gran nivel. Pese a que el colombiano sigue fallando en su juego de pies, fue determinante en dos acciones en las que evitó que el Alavés se adelantara primero, y aumentara la distancia después.

Volvió el mejor Borges

La media fue clve en el buen juego del equipo. Borges estuvo excelso, nunca mejor dicho, y Álex supo ‘tapar todos los fuegos’. La gran actuación del costarricense permitió al Dépor no notar el jugar con menos hombres de lo habitual en el mediocampo. Fue un ‘todocampista’. Por momentos, Riazor pudo ver una versión de Borges parecida a la de la temporada 16-17. El Tico recuperó balones, filtró entre líneas, generó situaciones de superioridad con el cambio de ritmo que todavía conserva y fue el eje por el que pasaban todos los balones antes de generar peligro. Sin duda alguna, si Celso logra mantener este nivel – o incluso ir a más – el Dépor estará mucho más cerca de lograr el ansiado retorno al fútbol profesional.

Los cambios no mejoraron al equipo

A diferencia de otros partidos, los cambios empeoraron al equipo. Rui Costa y Diego Rolan, aunque dejaron buenas acciones y gozaron de oportunidades para adelantar a los suyos, estuvieron erráticos cuando tocaba definir. La continuidad del uruguayo puede ser una de las mejores noticias del mercado para Fernando Vázquez. Un jugador de otra categoría y que, aunque no fue determinante ante el Alavés, protagonizó la ocasión más clara del partido tras una buena acción individual. Además, vimos una versión de Rolan diferente a la de otros partidos, caído a la banda izquierda. Desde ahí, el charrúa también tiene condiciones para ser decisivo. Por su parte, el luso sigue mostrando un alarmante estado de forma. Poco a poco va mejorando en sensaciones y se le nota con más soltura en el verde. Sin embargo, Rui está lejos de ser el que fue la temporada en Alcorcón.

Nacho González protagonizó, muy seguramente, la peor actuación del partido. El técnico no termina de saber cómo acoplar al uruguayo en su esquema y el jugador tampoco parece poner mucho de su parte. En los primeros partidos de la temporada, Nacho fue un hombre importante para las labores de presión y también con sus llegadas. Lejos quedan aquellas sensaciones. Hoy por hoy, el charrúa está más que discutido por la soberana y motivos no le faltan.

 

¿Doble lateral ante el Zamora?

Durante unos minutos – ocho, concretamente – vimos a Salva Ruiz y Héctor Hernández compartir el carril izquierdo. Pudo ser una breve prueba de cara a la visita del Dépor a Zamora. Debido a la baja de Lara por sanción y a las molestias que arrastra Borja Galán, Vázquez andará corto de efectivos en esa zona. Por eso, no es descabellado pensar que Héctor Hernández pueda adelantar su posición para actuar como un extremo al uso. Desde luego, condiciones para desarrollar esa labor tiene. La otra opción sería desplazar a la banda a Diego Rolan, como también vimos ante el conjunto vitoriano. En cualquier caso, el preparador de Castrofeito deberá decir cómo darle continuidad a la buena versión que mostró su equipo en la eliminatoria copera.

VAVEL Logo