Celta de Vigo - Villarreal (0-4): el ciclón groguet arrasa Balaídos
Los jugadores del Villarreal celebran el gol de Fer Niño | Imagen: LaLiga

El 0-4 que indicaba el luminoso de Balaídos al término del partido supone la segunda derrota consecutiva en Liga del RC Celta. La goleada encajada frente al Villarreal se traduce en la primera minicrisis de la era Coudet, ya que el equipo encadena tres derrotas seguidas entre la competición doméstica y Copa: Real Madrid, Ibiza y Villarreal.

Así pues, la goleada groguet se suma a la encajada entre semana ante el Ibiza en Copa, competición de la que quedó apeado tras su pésima actuación en Can Misses. Ante el Villarreal, el equipo ha seguido en la misma línea y por momentos parecía estar aún en Ibiza esperando a subirse al avión de vuelta a Vigo.

Actuación anticompetitiva

La competitividad ha brillado hoy por su ausencia en el cuadro olívico. La secuencia de errores por parte de los jugadores del Celta ha sido bochornosa. Melón a un compañero de espaldas en salida de balón. Pérdida y gol. Pase del portero al contrario. Pérdida, centro y gol. Falta botada desde la banda. Desatención absoluta y gol. Toca correr hacia atrás para evitar el contraataque rival. Descolocación y gol. 

La falta de espíritu y compromiso ha sido más que notable durante la primera mitad. Las cámaras de televisión recogían la incredulidad y desesperación de jugadores como Denis Suárez o Santi Mina. Y no era para menos.

La falta de espíritu y compromiso ha sido más que notable

Lluvia de goles

El primer gol, obra de un inconmensurable Gerard Moreno que se coloca momentáneamente como Pichichi de la Liga con 10 goles en su haber, hacía presagiar el desastre. Okay recibía un pase de Néstor Araújo en salida de balón y el turco tocaba de primeras con Denis Suárez. Sin embargo, el pase del otomano podría ser catalogado de todo menos de un pase. Denis intentaba controlar de espaldas y a duras penas, pero le pasó por encima un avión llamado Dani Parejo, que recuperó el esférico y enseguida se lo entregó al espacio a Gerard Moreno. El delantero catalán no perdonaba.

Gerard Moreno marca el 0-1 | Imagen: LaLiga
Gerard Moreno marca el 0-1 | Imagen: LaLiga

Diez minutos después, otro error de los celestes. En esta ocasión de Rubén Blanco. El portero le entregaba el balón directamente a Manu Trigueros, quien sin presión alguna, tenía todo el tiempo del mundo para pensar en la mejor opción: el centro al área. De sus botas salía un centro medido al pie de Moi Gómez, quien remataba a puerta de volea sin marca alguna y anotaba el 0-2.

Lo peor aún estaba por llegar, ya que inmediatamente 5 minutos después Parejo transformaba el tercero de la noche. El de Parla colgaba al área una falta desde la banda sin aparente peligro. No obstante, ninguno de los hombres situados en el área lograba rematar de cabeza y la pelota se colaba en las mallas de la portería defendida por Rubén Blanco.

Parejo celebra el 0-3 | Imagen: LaLiga
Parejo celebra el 0-3 | Imagen: LaLiga

La puntilla final

Pese al cómodo 0-3 en apenas veinte minutos, los de Unai Emery olían la sangre y querían más. Continuaron ejecutando el plan inicial a la perfección: presión alta y con mordiente con el objetivo de aprovechar los numerosos errores del conjunto celeste.

Presión alta y agresiva del Villarreal

A la media hora de encuentro llegó el cuarto y definitivo tanto. Fer Niño picaba la pelota con maestría y elegancia frente a Rubén, culminando así un contraataque vertiginoso por parte de los visitantes. El joven canterano del Villarreal recibió totalmente solo en el tremendo socavón que dejó la zaga del Celta y no dudó a la hora de dar el golpe definitivo.

Llegó el descanso y con él la correspondiente bronca de Eduardo ‘Chacho’ Coudet a los suyos, la segunda de la semana. De esta forma, el equipo al menos abrió los ojos en la segunda parte. A su vez, los castellonenses bajaron el ritmo conscientes de que era imposible que se les escapase la victoria.

Finalizado el partido, el Villarreal se marchó de Balaídos con 3 puntos en el bolsillo y colocándose en puestos de Champions League. Mientras tanto, el Celta no ve la hora de que vuelvan al once Renato Tapia, Nolito y Iago Aspas. Este último recibió el premio a mejor jugador de LaLiga en el mes de diciembre en los prolegómenos del encuentro. El Celta necesita a su estrella.

Iago Aspas enseña el trofeo a mejor jugador del mes | Imagen: LaLiga
Iago Aspas enseña el trofeo a mejor jugador del mes | Imagen: LaLiga
VAVEL Logo