¿Qué problema hay con el estadio del líder Unionistas?
El Reina Sofía, nevado por el temporal Filomena. Foto: @USCFBase

Muchas personas de fuera de la ciudad de Salamanca se preguntarán porque los socios y dueños de un club como es Unionistas, que se dio a conocer la temporada pasada por enfrentarse a todo un Real Madrid en Copa del Rey, entre otras cosas, y de lograr una hazaña histórica al ascender en tan pocos años de historia de Primera Provincial de Aficionados a Segunda B, no pueden acudir al estadio Reina Sofía a animar a sus jugadores y estar con su equipo.

Unionistas comenzó su historia en 2013, tras la desaparición de la Unión Deportiva Salamanca, y un grupo de socios, decidió crear este club en forma de homenaje, con el llamado fútbol popular, y que hoy en día ya hay varios equipos que tienen esta característica en su haber.

Tras un año sin competir, en 2014 empezaron en la categoría más baja del fútbol español, la Primera Provincial de Aficionados, jugando en el Rosa Colorado (La Sindical), donde apenas entraban 2000 personas, teniendo 2.389 socios, logrando el ascenso a Regional perdiendo un solo partido ante el CDF Helmántico (hat-trick de Carli, quien posteriormente pasó por la plantilla de Unionistas).

En 2015 iban a competir en la Regional de Aficionados, trasladándose a Las Pistas del Helmántico, y siendo el mejor equipo de la categoría, logrando el ascenso a Tercera División ante el Onzonilla ante su propia afición (3-0).

El deseado debut llegó en Tercera División, y en el mismo escenario que en la Regional, unas Pistas del Helmántico que albergaron el encuentro ante La Virgen del Camino, y con triunfo (2-0). Iba a ser el primer año en categoría nacional, y los charros, entrenados por Jorge González Rojo “Astu” iban a caer eliminados en segunda ronda del play off de ascenso, ante por aquel entonces, uno de los mejores equipos de la Tercera División, el Olimpic de Xátiva, quien remontó el 1-0 de Salamanca, por el 5-0 que le endosó a Unionistas en tierras valencianas.

Tocaba volver a intentarlo, los salmantinos se quedaron con la miel en los labios tras estar a punto de conseguir un ascenso histórico que iba a llegar en la temporada siguiente, sufriendo hasta el final. Unionistas iba a finalizar primero en una nueva temporada en Tercera, pero cayendo en la ronda de los campeones ante el Don Benito en tierras extremeñas, logrando estos el ascenso a la categoría de bronce, y el equipo presidido por Miguel Ángel Sandoval, se iba a tener que enfrentar al Tarazona, con remontada de la eliminatoria en Las Pistas para jugársela en la “final” ante el Socuéllamos, quien venció en su estadio 1-0 a los charros.

Olla a presión de la afición salmantina en Las Pistas ante los de Castilla La Mancha, y Astu y sus pupilos iban a lograr una hazaña, tras ir ganando 2-1 y ver que ese resultado no valía para subir, ya veían como les iba a tocar estar otro año en Tercera, pero una jugada polémica y un penalti clarísimo sobre Manjón, iba a ser transformado por Razvan Ochirossi, hoy en día en el CD Guijuelo, futbolista que debutó en Champions con el Steaua, y quien le iba a dar a Unionistas el ascenso. 

Más que merecido éxito de Unionistas a la Segunda B del fútbol español e iban a afrontar su primer año en la categoría de bronce con ilusión de hacer algo grande en ella. No se dio mal el debut, con cambio de entrenador por sorpresa a pocos días de empezar la pretemporada, contratando a Roberto Aguirre, y jugando en Las Pistas del Helmántico, campo donde el conjunto blanquinegro iba a hacer grandes actuaciones.

El primer partido en la Segunda B iba a ser con triunfo ante el Pontevedra (1-0) en un partido que ninguno de los dueños de Unionistas olvidará. Ese año se iban a enfrentar a filiales como los del Real Madrid, Atlético de Madrid, Deportivo, Celta, incluso jugando ante Vinicius en Valdebebas. Temporada histórica para los charros sin dudarlo con la salvación lograda, y clasificación para una Copa del Rey que les tenia deparado lo mejor.

Segunda temporada en la categoría de bronce y Unionistas iba a pasar por momentos complicados, al verse último clasificado tras la mala gestión de su ex director deportivo, Gorka Etxeberria, y tras tener que destituir a Aguirre, contratando a Jabi Luaces, y marchándose el director vasco, el equipo dio un cambio radical, llegando a salir de los puestos de descenso, pero el fútbol paro cuando Unionistas estaba en la zona baja con motivo del COVID y la RFEF no iba a permitir ningún descenso al no acabarse la temporada. Pero eso no fue todo en ese año, ya que, el equipo charro iba a ver como en la Copa del Rey, tras ganar al Atlético Baleares y Deportivo, este último en la tanda de penaltis, se iba a enfrentar con el primer equipo del Real Madrid, un año después de haberse enfrentado a su filial y por momentos estuvo igualado el choque gracias al tanto de Álvaro Romero que puso el 1-1. Finalmente, el resultado acabó siendo justo al vencer los blancos 1-3. 

Con la incertidumbre de si podría volver o no el fútbol con motivo de la pandemia que estamos viviendo en todo el mundo, Unionistas decide preguntar a sus socios si cambiar de estadio e irse al Reina Sofía (sabiendo que estaba en obras para remodelarse y que no iban a poder acudir hasta Enero de 2021 (ya acabando), según afirmó el alcalde de Salamanca, Carbayo) o mantenerse en Las Pistas.

Unionistas no renovó a Jabi Luaces y cambió de entrenador, contratanto a Hernán Pérez, y con Diego Hernansanz en la dirección deportiva, haciendo una plantilla competitiva e ilusionante. El entrenador asturiano afirmaba en prensa que a él por juego le gustaría el Reina Sofía, y finalmente, iba a ser el escenario del club tras preguntarle a los socios y que ellos decidieron.

La pandemia estaba mejorando y se permitía la asistencia de público en los estadios de fútbol desde Segunda B hacía abajo, pero el equipo de la Calle Badajoz hasta Enero como dijo Carlos García Carbayo, el alcalde, no podría permitir la entrada a sus socios.

Unionistas comenzó la temporada sin público, y no le ha ido tan mal, y no notando la falta de público, ya que ahora mismo son líderes destacados del subgrupo A de Segunda B del grupo I, con seis puntos de ventaja sobre el segundo, el Zamora con un partido menos, y ocho sobre el tercero, el Deportivo, próximo rival.

Las obras de estadio Reina Sofía avanzaron durante el confinamiento de Marzo a Junio y durante esos meses, con las gradas casi terminadas, pero aún queda bastante para dar la construcción por concluida, como más estructuras para que tanto Unionistas como Monterrey estén bien sobre el estadio, un campo de fútbol 7 de hierba artificial, y desde hace unos meses, las obras, por sorpresa, se pararon y dejaron de ir trabajadores de la empresa Alvac, quien se adjudicó para la realización de la misma.

Los plazos que dijeron al principio fue que tenía que estar finalizado en 2020, posteriormente, en Enero del 2021 afirmaron que los aficionados de Unionistas ya podrían acudir al estadio, pero no ha sido así, y las obras se encuentran paradas.

Así pues, Carlos García Carbayo, como alcalde de Salamanca, está en negociaciones para romper el contrato con la empresa Alvac, quien tenía que haber realizado completamente la remodelación del estadio, pero que por diferentes motivos, la tiene parada, y por lo que informa, Sergio Villardón en Salamanca 24 horas, el Ayuntamiento de Salamanca está cerca de llegar a un acuerdo para la rescisión del contrato con Alvac.

Así pues, el consistorio tendrá que buscar después una empresa nueva que se haga cargo para finalizar la reforma del estadio Reina Sofía, para que así, los aficionados de Unionistas, y Monterrey (equipo que milita en Regional) puedan acudir a los partidos que jueguen como local.

¿Qué pasará finalmente con el Reina Sofía? ¿Cuándo podrán los aficionados de ambos equipos asistir a presenciar los partidos? Estas preguntas no tienen ahora mismo respuesta.

Unionistas, líder de su subgrupo, y sin saber qué pasará con su estadio.

VAVEL Logo