Un empate que sabe a poco
Isak chutando ante la portería de Asenjo | FUENTE: Real Sociedad

Tras la jornada de Copa del Rey, Villarreal y Real Sociedad se enfrentaban en La Cerámica con sensaciones diferentes. El Villarreal recibía al conjunto vasco con un pase a cuartos de final en la competición copera. La Real Sociedad, por contra, llegaba tras caer ante el Betis en dicha competición.

El Villarreal se enfrentaba a la Real con: Asenjo; Rubén Peña, Raúl Albiol, Pau Torres y Pedraza en defensa, en el medio campo jugarían Coquelin, Capoue, Dani Parejo, Trigueros en la derecha y Moi Gómez en la izquierda; y en punta Paco Alcácer.

El conjunto de Imanol Alguacil salía con Remiro en portería; Monreal, Le Normand, Elustondo y Zaldúa en la línea defensiva; en el medio campo jugarían Mikel Merino, Illarramendi y Guevara; y en la delantera, Oyarzabal, Isak y Portu.

Tan sólo pasaron 3 minutos de juego cuando Parejo se sacó un golazo de la manga. En una contra, Rubén Peña centró a Paco Alcácer que disparó, pero Guevara interceptó el tiro y el rechace le caía a Dani Parejo que esas no las perdona. Lanzó un pepinazo imparable para Remiro, que intentó, sin suerte, atajar ese cohete guiado con dirección al fondo de las mallas.

El partido se presentaba intenso y tras el gol, la Real no iba a venirse abajo. Tas un ataque del Villarreal, los vascos contraatacaron con rapidez hacia la portería de Asenjo, Isak estaba solo frente al portero, aunque un poco escorado, lanzó un zapatazo que, para su desgracia, dio en el palo y se desvió fuera del terreno de juego.

Tras 20 minutos de juego, los de Alguacil dominaron un poco más el juego, sin ser claramente mejores, tenían más posesión y el Villarreal solo podía hacer daño a través de contraataques. La Real Sociedad atacaba y atacaba, pero o se encontraba con Sergio Asenjo, o bien los balones no querían entrar.

En el resto de la primera parte no iba a cambiar mucho el panorama. La Real tenía casi toda la posesión del balón y el Villarreal aprovechaba algunas ocasiones aisladas para atacar la portería vasca. Las oportunidades eran aisladas, pero todas con peligro. Llegaba el minuto 45 y Díaz de Mera indicaba el descanso, era turno de los entrenadores.

Tras el descanso, Alguacil decidió cambiar a Illarramendi por Zubimendi. La sustitución no varió en absoluto la consecución del encuentro en la segunda parte. La Real continuaba con la posesión del balón y dominando el juego, y el Villarreal se veía obligado a replegarse y a ir a la contra, intentando materializar las escasas ocasiones que producían.

Si el partido para el Villarreal parecía complicado, Sergio Asenjo asustaba a los suyos tras un golpe fortuito con un jugador de la Real Sociedad. Tras varios minutos tendido en el terreno de juego, los de Emery se temían lo peor. Finalmente, Asenjo pudo continuar y en banquillo del “Submarino Amarillo” suspiraron aliviados.

La Real no se rendía y llegando al minuto 77 hizo un triple cambio: salieron Le Normand, Portu y Zaldúa y en su lugar entraron Carlos Fernández, Gorosabel y Januzaj. Los vascos iban a volcarse arriba los 15 últimos minutos de partido. Emery, por el contrario, iba a hacer un “hombre por hombre”. Alcácer abandonaba el terreno de juego y en su lugar entraría Fer Niño.

La Real Sociedad luchaba y luchaba, aproximándose a la puerta de Asenjo, pero no conseguía materializar las ocasiones. Hasta que llegó el minuto 93, Isak quiso imitar a Dani Parejo y lanzó otro zapatazo hacia la portería del Villarreal tras un balón rechazado por Pau Torres. Finalmente, 90 minutos después, la Real conseguía el empate tan merecido.

El árbitro pitó el final del partido, ambos equipos se tuvieron que contentar con un empate a 1. En un partido apasionante e intenso hasta el final, en el que ambos equipos se marcharon con un empate que sabe a poco para ambos, a la Real por haber sido superior, y al Villarreal por haber perdido dos puntos a falta de dos minutos para el pitido final.

VAVEL Logo