El Barcelona se toma la revancha de la Supercopa
Williams intentando desbordar a Dembele Foto: Athletic Club

Athletic y Barça se veían las caras por tercera vez desde que Marcelino es entrenador del conjunto rojiblanco, aunque los catalanes venían con sed de venganza tras la ultima derrota en la final de la Supercopa de España en la que el Athletic consiguió empatar en los últimos minutos de partido e Iñaki Williams logró culminar la victoria con un golazo para llevarse la copa a Bilbao.

Los de Koeman necesitaban ganar si querían mantenerse en la disputa por la liga, ya que el Atlético de Madrid había conseguido la victoria y se les escapaba en la clasificación. La victoria era necesaria también después de saber que el Real Madrid había caído contra el levante, y ganando se acercarían a los blancos en la clasificación.

  • Un Barcelona dominante

El comienzo del partido fue bastante aburrido, un Athletic que presionaba muy arriba intentando buscar el fallo del rival, y un Barcelona que no quería arriesgar en los pases. Los culés tenían el control del balón, pero no conseguían generar ocasiones de peligro a la portería de Unai Simón. Griezmann y Dembélé muy activos desde los lados intentado desatascar el juego y darles amplitud al conjunto azulgrana, pero la gran defensa de los bilbaínos estaba dando sus frutos, Iñigo Martínez y Yeray estaban bien colocados en la zaga vasca sin dejar que los extremos de los locales consiguiesen crear mucho peligro.  En una jugada buena del Barça Leo Messi se plantaba delante de Unai Simón que intentaba hacerse grande y conseguía pararle el intento de vaselina del argentino. En el minuto 19 el colegiado Mateu Lahoz pitaba una falta muy discutible de Vencedor a Leo Messi al borde del área, una falta que el rosarino no desaprovechó  y la coló por toda la escuadra sin que Yeray pudiese sacarla en un intento desesperado de evitar el gol. Tras el gol los azulgranas se vinieron arriba e incluso Araujo intento meter gol en una jugada más de delantero que de central. El Barça dominaba y el Athletic esperaba sus ocasiones a la contra con Iñaki Williams. La primera parte se terminaba sin ninguna ocasión clara más.

  • Segunda parte más disputada

La segunda parte fue una historia diferente, y el Athletic salía a atacar al Barcelona y era el que se adueñaba un poco más del control del partido mientras los culés eran los que esperaban atrás. En el minuto 48 en un robo de balón Raul García se iba por la banda y ponía un centro al segundo palo para la llegada de Oscar de Marcos, pero en el intento de despeje Jordi Alba introducía el balón en su propia portería, en una jugada en la que los jugadores de Barça se quejaban de una posible falta sobre el lateral azulgrana, pero el VAR ratifico la decisión de Mateu Lahoz. Los leones salían con ganas de llevarse la victoria, y parecían otro equipo. Por la banda izquierda fueron un puñal en el que Yuri y Muniain se asociaron perfectamente para llegar al área en varias ocasiones claras. El Barcelona no se iba a quedar mirando, y saco sus mejores armas, y en una jugada casi perfecta en la que Pjanic remataba a bocajarro dentro del área pequeña Unai Simón la sacaba con un paradón espectacular. Cuando el Athletic estaba teniendo sus mejore minutos, el Barça encontraba un hueco con Mingueza que le hacia una asistencia Griezmann para que solo tuviese que empujar el balón al fondo de la red para poner el 2-1 en el marcador. Koeman no se fiaba de los bilbaínos y saco a Lenglet para mantener el resultado, y le dio sus frutos ya que el marcador no se movió hasta el final del encuentro.

 

 

VAVEL Logo