Análisis post: el Barcelona aprende a sufrir para ganar
Messi y Dembélé, líderes del ataque azulgrana | Foto: Noelia Déniz - VAVEL

Treinta y tres días después el fútbol ha vuelto a hacer parada en el Camp Nou con un partido exigente para el conjunto de Ronald Koeman. El Barcelona ha vuelto a casa para recibir al Athletic Club en una nueva jornada de Liga Santander, que reclamaba a gritos la mejor versión del conjunto azulgrana si querían mantener la racha de buenos resultados.

Tras el 'pinchazo' del Real Madrid en esta jornada al caer por 1-2 ante el Levante, los de la Ciudad Condal tenían una oportunidad de oro para sumar los tres puntos y empatar a los blancos en la clasificación, quedando así por detrás solo del Atlético de Madrid. Los catalanes llegaban al templo culé con la moral reforzada tras los buenos resultados que acumulan desde que iniciase el 2021, pese a haber perdido la Supercopa de España.

Título que se escapó, precisamente, ante el Athletic Club, que quería volver a repetir la hazaña ante un Barcelona obligado a sumar. Los de Koeman han saltado al terreno de juego sin Busquets, sancionado, y con Lenglet en el banquillo, con pequeñas molestias que han favorecido a Umtiti, que recuperaba la titularidad. También se quedaba Sergi Roberto de suplente, tras recibir el alta médica meses después de una grave lesión.

Messi contesta a base de goles

El encuentro ha arrancado con un minuto de silencio en homenaje a Justo Tejada, jugador del Barcelona en la década de los 50 y fallecido en los últimos días. De Jong ha cubierto, a priori, el medio centro mientras Pjanic ocupaba una posición de interior que intercambiaba constantemente con el holandés. Y fruto de una buena combinación en la zona de medios, ayudados por la recuperación de Umtiti, el guardameta vasco ha evitado el primer gol de Messi, que apuntaba desde la derecha.

En medio de toda la polémica, el catalán contesta con fútbol

Mientras Íñigo Martínez caía dentro de su área y Dembélé reclamaba las manos del defensa, Griezmann ha sorprendido desde la lejanía con un disparo ajustado al travesaño de Unai Simón. Después, y tras una jugada individual de Pjanic por el centro del ataque catalán, Dembélé ha asistido a Messi dentro del área, que con el pecho ha mandado la esférica contundente por encima de la portería, dejando claro que los culés venían a ganar.

Mientras los azulgranas presionaban rápidamente las recuperaciones del Athletic, Messi ha intentado liderar el contraataque hasta encontrarse con Vencedor, que le ha hecho caer en el balcón del área. Tras el 'OK' de Mateu Lahoz a la acción, el argentino ha conseguido perforar la portería de Unai Simón y adelantar a los catalanes, el día en que su salario se ha convertido en la polémica mundial.

El Barça domina y encierra al Athletic

El colegiado empezaba a tomar medidas con el juego cortante del Athletic, que insistía con faltas reiteradas sobre los azulgranas. Mientras Messi protestaba en el lateral derecho, Araujo se hacía con la posesión y, tras deshacerse de varios defensas, ha terminado rematando a milímetros de la portería rival, arrancando los aplausos de Koeman en el banquillo.

El Barcelona seguía concentrado y metido en el planteamiento exigido por el entrenador, con un Pedri incansable en las recuperaciones y una línea defensiva contundente en la búsqueda de la posesión. El técnico holandés sonreía al ver la actitud de sus jugadores, abocados a no conceder ni una sola acción a los de Marcelino, que empezaban a ahogarse en impotencia.

Una maravillosa conducción de De Jong por la izquierda ha sucumbido en una gran jugada colectiva del Barça, aunque Dembélé ha mandado el balón por encima de la portería vasca. Sin tiempo para más, Mateu Lahoz ha señalado el descanso con la victoria por la mínima de los catalanes, que completaban un gran primer tiempo alentados por la genialidad del '10'.

Jordi Alba sentencia la hegemonía azulgrana

El encuentro se ha reanudado sin cambios en ninguno de los dos equipos pero con Braithwaite, Lenglet y Sergi Roberto calentando en la banda azulgrana. La conexión Messi-Griezmann se ha hecho rápidamente patente, aunque el colegiado ha anulado la acción por posición antireglamentaria. Segundos después, el Athletic ha conseguido empatar el encuentro con un gol en propia puerta de Jordi Alba, que peleaba en defensa con De Marcos.

Jordi Alba marca en propia puerta y permite empatar al Athletic

El gol de los leones llegaba en el peor momento, cuando el Barcelona se volcaba intensivamente en el ataque. Koeman pedía una marcha más a su plantilla, que travesaba sus instantes más comprometidos, con pases que no llegaban a sus destinatarios e imprecisiones en defensa. Griezmann desde la izquierda ha surtido una asistencia maravillosa para Pjanic, que ha hecho lucir a Unai Simón bajo palos.

Tanto Marcelino como Koeman han sacudido sus banquillos, buscando el talento que desequilibrase la balanza para unos u otros. Por parte azulgrana ha sido Sergi Roberto el elegido para regresar al centro del campo, mientras Pjanic descansaba en la grada y De Jong recuperaba su posición más ofensiva. En la siguiente jugada, Iker Muniain ha hecho caer a Dembélé dentro del perímetro bilbaíno, aunque el colegiado no ha decidido señalar el penal en favor del Barça, ni tampoco la revisión del VAR.

El Barça supera al Real Madrid en la clasificación

El Athletic empezaba a sacar pecho y sentirse más cómodo sobre el terreno de juego, con Berenguer liderando un contraataque que no ha surtido efecto. A modo de sentencia, Dembélé ha encontrado en Mingueza un buen apoyo por la banda derecha, que ha culminado Griezmann haciendo el segundo de la noche desde el centro del área. A los azulgranas les faltaba sentenciar el marcador, a más de cinco minutos del 'pitido' final cuando Koeman ha dado entrada a Lenglet en sustitución  del '7' azulgrana, colocando así tres centrales en la línea defensiva.

Los segundos pasaban pero el encuentro seguía estando abierto y el Barça ya sabía que el Athletic es capaz de aprovechar hasta la última ocasión. Yuri ha rematado por encima de la portería una acción peligrosa, algo que ha hecho activar el cambio del técnico holandés, que ha dado entrada a Braithwaite en recambio de Dembélé. Los azulgranas mantenían una larga posesión en el centro del campo intentando agotar la batería residual de los de Marcelino que tiraban de moral para intentar empatar el partido.

Sufriendo hasta el último instante, el Barcelona ha hecho bueno el 2-1 en el marcador para llevarse los tres puntos en juego en el Camp Nou, que le permiten superar al Real Madrid y colocarse segundos en la clasificación de Liga Santander. El equipo, exhausto tras un partido agotador, ya piensa en el encuentro del próximo miércoles ante el Granada, donde la Copa del Rey vuelve a tomar protagonismo.

VAVEL Logo