Alarma en la Real: preocupa Oyarzabal
Mikel Oyarzabal en su último partido con la Real / Foto: Real Sociedad

Cuando todo parecía volverse de color rosa, tras la importante victoria ante el Cádiz, y tras la vuelta de jugadores importantísimos como Silva o Januzaj, llegó el entrenamiento de ayer. Uno de esos entrenamientos de Imanol Alguacil, muy intenso como de costumbre, que tenía como protagonista la finalización de jugadas. Este aspecto preocupa bastante al técnico oriotarra, de hecho lo demostró al finalizar el partido ante los gaditanos, declarando que no estaba satisfecho con el resultado porque habían creado ocasiones para materializar cerca de 7 goles, no 4 como sucedió al final.

Al grano, los talentosos futbolistas del conjunto txuri-urdin saltaron al césped con la intención de demostrar que están en un buen momento, algunos especialmente, como es el caso de Isak y Mikel Oyarzabal, que no dejaron de demostrar su gran acierto ante los cuatro guardametas que se ejercitaron esta vez con el primer equipo: Remiro, Ayesa, Marrero y Ruiz-Zeberio.

El entrenamiento siguió transcurriendo con normalidad, entre ruidos de golpeos y de paradas, interrumpidos en un par de ocasiones por las charlas personalizadas de Imanol, que se centraron en su “subdirector” David Silva, que parece haber recobrado las buenas sensaciones tras su lesión, y en “el nuevo” Carlos Fernández, al que el entrenador intenta meter en dinámica de grupo cuanto antes haciéndole sentir parte del proyecto.

Llegando a la parte final del entrenamiento, los jugadores recién retornados de lesión, o que son básicos para el funcionamiento del equipo, como David Silva, Isak y Aritz, se fueron retirando a reposar por precaución. Lo que no esperaban es tener un acompañante de última hora, y es que el capitán en funciones de la Real, Mikel Oyarzabal, se les unió en el camino a vestuarios palpándose preocupantemente la zona posterior al muslo derecho. Precisamente la misma zona que le tuvo fuera del verde durante algunas semanas hace cerca de un mes.

No está confirmada la recaída, pero esta imagen ha metido otra vez el miedo en el cuerpo a la afición realista, que se las prometía muy felices con prácticamente toda su plantilla sana. Se verá si hay un comunicado oficial de la enfermería realista en las próximas horas o si aquella molestia se quedó en un susto, pero de no ser así Oyarzabal sería una baja muy sensible para una Real que se enfrenta a una de las eliminatorias más ilusionantes de los últimos días en apenas una semana, la que jugará ante el Manchester United el día 18 y 25.

VAVEL Logo