El Barcelona volvía al Camp Nou con una nueva jornada de Liga Santander, un encuentro muy peligroso pues tras la derrota en Copa del Rey y el inminente regreso de Champions League, el equipo corría el riesgo de despistarse y perdonar tres puntos imprescindibles para seguir en la zona alta de la clasificación doméstica.

Ronald Koeman era consciente que la visita del Paris Saint-Germain del próximo martes revolucionaría el fútbol en la Ciudad Condal, y que para ello quería tener frescos a algunos de sus titulares indiscutibles. En el once inicial, varias rotaciones, con las suplencias de Jordi Alba, Pedri y Dembélé, que han propiciado que Junior, Ilaix y Riqui Puig fueran titulares en casa. También De Jong ha sufrido las consecuencias de las numerosas bajas, teniendo que retrasar su posición hasta la línea central de la defensa, castigando a Umtiti al banquillo.

Delante, los de Abelardo sabían que no podían contar con Jota Peleteiro, pero las amenazas más claras en ataque eran las de Joselu, que se enfrentaría en un cara a cara con Junior Firpo. Además, los vitorianos ya saben qué es ganar a un gran equipo, pues puntuaron en Valdebebas ante el Real Madrid.

La magia de Messi vuelve al Camp Nou

Los azulgranas han saltado al césped convencidos de encarrilar rápidamente el marcador, con varias insistencias en los primeros minutos. Las llegadas de Ilaix al área sorprendían un banquillo que aplaudía su atrevimiento, mientras Messi por la izquierda intentaba crear superioridad ante Pacheco. Pese a que el Alavés intentaba intimidar a Ter Stegen, el susto ha venido con Duarte antes del primer cuarto de hora del partido, doliéndose en solitario de su rodilla derecha y obligando a las asistencias médicas a intervenir.

Messi vuelve a ponerse el equipo a la espalda

Cuando más empezaban a sufrir los de Koeman, precisando las intervenciones del guardameta alemán bajo palos, la delantera ha sacado pecho para adelantar el marcador en favor de los azulgranas, mediante un disparo potente de Trincão tras una gran jugada individual de Mingueza. Y a partir de aquí al Barcelona se le ha abierto el cielo: contundencia en defensa y mucha solvencia en ataque. Un pase milimétrico de Busquets para Griezmann ha hecho lucir a Pacheco, pero, en la segunda disputa, Messi ha perforado la portería para hacer el segundo de la noche, aunque el colegiado ha anulado la acción por fuera de juego del francés al inicio de la jugada.

Una decisión que no ha gustado en absoluto al técnico holandés, que ha tenido que recibir la advertencia del colegiado ante las protestas insistencias desde el banquillo. Pero antes del descanso en el Camp Nou se esperaba la magia de Leo Messi: con una jugada individual preciosa, el argentino ha rematado en seco desde fuera del área, haciendo estallar el balón en la madera para luego convertirse en el 2-0 antes de marcharse a vestuarios. 

Jarra de agua fría en defensa

El segundo tiempo ha arrancado con la suplencia de Busquets y la entrada de Umtiti al terreno de juego, por lo que De Jong volvía a situarse en el centro del campo. También Abelardo ha saqueado el banquillo, buscando más solidez defensiva y evitando las llegadas azulgranas. Pero el ritmo de partido ha descendido bastante, con un Barça acomodado en el marcador y un Alavés que quería más.

Tras varios avisos de Lucas, el error defensivo de Ilaix Moriba ha propiciado que Rioja recuperase el balón en una zona muy peligrosa y recortase distancias para los vitorianos a más de media hora para el pitido final. El capitán azulgrana ha querido plantarse y decir 'basta' con un disparo de falta directa, aunque Pacheco ha detenido la esférica bajo palos.

La más clara la ha tenido, otra vez, Trincão tras un disparo desde la derecha ante el guardameta del Alavés, que acierta la dirección del remate. Messi también lo ha intentado con un remate cruzado a pase de Riqui Puig dentro del área, pero el balón ha fregado la madera de la portería rival. Koeman ha tenido que recurrir a sus titulares indiscutibles para no hacer tambalear el marcador y tres puntos imprescindibles para seguir la estela del Atlético de Madrid en la clasificación. Pedri ha sido el segundo recambio de los azulgranas propiciando la suplencia del debutante liguero Ilaix Moriba.

Trincão se revoluciona sobre el terreno de juego

El banquillo azulgrana ha salido en bloque con cara de incredulidad al ver que, tras un pase al primer toque de Messi dentro del área, Griezmann no hacía el tercero a bocajarro, mientras el francés se lamentaba de la oportunidad perdida. Dest y Pjanic, ya con el alta médica, han recambiado a De Jong y Mingueza, que acumulaban muchos minutos en este tramo de temporada, a las vísperas de un partido imponente ante el Paris Saint-Germain.

Trincão, al borde del hat-trick

El Barça ya tenía suficiente en el Camp Nou viendo como el Alavés intentaba sacar la cabeza, cuando Messi ha puesto la directa ante portería, aunque Pacheco ha cubierto correctamente al argentino. Llegando desde atrás, Trincão ha sentenciado el marcador haciendo el tercero y recibiendo las felicitaciones de sus compañeros, orgullosos de la revolución del portugués sobre el terreno de juego.

Apenas segundos después, esta vez sí, Messi ha sentenciado la goleada con un bestial disparo llegando entre líneas y fundiéndose en un gran abrazo con Antonie Griezmann, conscientes de que los tres puntos de la jornada se quedaban en casa. Aún quedaban más de diez minutos de partido cuando el pase 'picado' del '10' para Griezmann ha culminado con el quinto gol de la noche, en las botas de Junior Firpo, que se estrenaba como goleador liguero en este curso.

Séptima victoria consecutiva en Liga Santander

Con los tres puntos bien atados en casa, Koeman ha seguido regalando descanso a sus pesos pesados, como era el caso de Griezmann, que se ha podido sentar en el banquillo al recambiarse por Dembélé. A pocos minutos para acabar el partido, Trincão conseguía hacer el sexto y su hat-trick particular, aunque el colegiado ha anulado la acción por posición antirreglamentaria.

Sin tiempo para más, el partido ha finalizado con el 5-1 en el marcador y con un equipo moralmente reforzado tras el 'despiste' en el Ramón Sánchez Pizjuán. Los azulgranas suman así la séptima victoria consecutiva en Liga Santander, con pleno de puntos desde que empezase el 2021. La revolución de Trincão en la delantera y la solidez defensiva han reforzado una plantilla que se prepara para uno de los encuentros más complicados de la temporada.

El próximo martes, el PSG de Mauricio Pochettino pisará el templo culé para disputar la ida de los octavos de final de UEFA Champions League, donde los catalanes tendrán que hacer un partido perfecto si quieren mantener vivas las esperanzas antes del Parque Des Princes. En LaLiga, será el próximo sábado cuando el Cádiz pise las instalaciones azulgranas en la 24ª jornada del campeonato.

VAVEL Logo
Sobre el autor