Análisis postpartido: el Real Valladolid sigue sin
convencer 
Foto: Real Valladolid

El empate cosechado frente al cuadro armero es insuficiente para que los blanquivioletas salgan de la zona de peligro. La plantilla dirigida por Sergio González ha protagonizado un juego muy discreto, en el que apenas han producido ocasiones de gol más allá del penalti transformado por Roque Mesa. Con el técnico catalán como cabeza de turco, el Real Valladolid necesita un giro de tuerca para lograr la salvación.

En el comienzo del encuentro, la escuadra pucelana salió bien organizada y con la idea clara de sacar una victoria de Ipurua. Consecuencia de esta dinámica, Sergi Guardiola provocó un penalti a los pocos minutos del pitido inicial, que Roque Mesa se encargaría de solventar. Tras el tanto, los visitantes intentaron llevar el rumbo del partido, pero el Eibar asedio el campo rival gracias a las internadas por la banda de Bryan Gil y los consiguientes centros a Kike García y Enrich. Fue en una de estas jugadas que el equipo local pudo empatar el choque.

Desde el gol del conjunto vasco, el Real Valladolid cambió la actitud en el terreno de juego y no propuso ninguna estrategia clara para hacerse con el triunfo. Mientras que el Eibar seguía con su planteamiento táctico basado en centros y balones al área, los blanquivioletas formaban contras para buscar a los delanteros a través del centrocampista canario, que tiró del equipo durante su estancia en el césped. Sin un claro dominador del encuentro, ambas escuadras se vieron incapacitadas para imponer su juego al del contrario, por lo que el choque finalizó en tablas y un punto para cada uno.

A pesar de los buenos minutos disputados en algunos tramos del partido, el Real Valladolid necesita un replanteamiento en la idiosincrasia del equipo y así poder permanecer en la máxima categoría del fútbol español. En la próxima jornada, el Pucela recibirá al Real Madrid el sábado 20 de febrero a las 21.00 horas en el estadio José Zorrilla.

VAVEL Logo