Un Napoli mermado atrás, pero peligroso arriba
Insigne es una de las grandes amenazas del conjunto napolitano. Foto: SSC Napoli

La Europa League vuelve a la palestra, y con ella el partido más importante de la historia del Granada CF. Enfrente, un Napoli acostumbrado a vivir grandes noches por el viejo continente, pero con una plantilla que aterrizará en tierras andaluzas con numerosas e importantes bajas. Así es el Napoli de Genaro Gattuso que se va a encontrar este jueves el conjunto nazarí.

Un triunfo que maquilla la mala dinámica anterior

Los napolitanos llegan al compromiso después de realizar un partido antológico ante el eterno rival, la Juventus. Los pupilos de Gatusso se sobrepusieron a las bajas y lograron tumbar al elenco de Pirlo gracias a un solitario tanto de Lorenzo Insigne desde los once metros. Una victoria que sirvió para levantar la moral de un equipo que se vio atropellado por la Atalanta en las semifinales de Coppa Italia, y que cayó espantosamente en su visita al Luigi Ferraris ante el Genoa (2-1). Es el Napoli de las dos caras.

Las lesiones, gran debilidad del Napoli

Dos versiones que tienen mucho que ver con la gran cantidad de futbolistas lesionados que tiene Gatusso. Y es que, si el Granada tiene bajas, el Napoli no se queda atrás para la ida de los dieciseisavos de final. Hasta seis de los once titulares habituales no podrán estar en Granada. Ospina, Manolas, Koulibaly, Demme, Lozano y Mertens. Todos ellos verán el partido desde Italia, y ello influye y mucho en cuanto al rendimiento general del equipo de San Paolo.

Unas bajas que aparecen en las cuatro líneas del campo, empezando por la portería. Cierto es que el joven Meret cuajó una buena actuación ante la Juventus, pero Rino Gatusso se ha mostrado más seguro siempre con Ospina bajo palos. No obstante, el grave problema del Napoli, y por dónde puede meter mano el Granada, es en la parcela defensiva.

Las bajas de Manolas y Koulibaly son un hándicap importante para los italianos. En su lugar serán de la partida Maksimovic y Rrahmani, dos futbolistas que son capaces de lo mejor, como se vio este fin de semana ante la Juve, como de lo peor, como sucedió ante el Genoa. A ello, hay que sumarle el bajo nivel de los laterales napolitanos, posiblemente la posición peor cubierta del once. Las zonas de Di Lorenzo y Mario Rui son dos de los lugares que más debe explotar el cuadro de Diego para hacerle cosquillas al Napoli. Kenedy y Machís serán los encargados de que las cosquillas pasen a ser cada vez más incómodas con el paso de los minutos.

El centro del campo también se ve mermado para este encuentro. Demme, futbolista que da equilibrio a la zona central de esa zona del terreno de juego, tampoco estará en Los Cármenes. Si a ello se le suma el bajo rendimiento de Bakayoko en los últimos partidos, se podría convertir en una nueva debilidad del Napoli de Gatusso. La incógnita en el mediocentro está en la presencia de un Fabián Ruiz que acaba de volver de la cuarentena por Covid, y todavía no se encuentra al máximo nivel.

La pólvora ofensiva sigue estando presente

La parcela de ataque del Napoli no se libra de tener ausencias importantes, como las de Lozano y Mertens. El mexicano está siendo el mejor futbolista del equipo, y posiblemente de la liga, y el belga, pese a no mostrar un nivel altísimo, es el máximo asistente del Napoli. Son dos bajas importantes, pero la profundidad de plantilla permite a Gatusso optar por alternativas peligrosas para los intereses nazaríes. La cuarteta ofensiva formada por Zielinski, Politano, Insigne y Oshimen será la gran amenaza de un Napoli que pierde velocidad, pero mantiene calidad y pólvora para intentar marcharse con ventaja al encuentro de vuelta en el Diego Armando Maradona.

VAVEL Logo