El VAR, enemigo cadista
Los amarillos protestando una jugada en el Villarreal-Cádiz // Cádiz CF

Está claro que en esta temporada el Cádiz y el VAR no se llevan bien. Ya son varias ruedas de prensa en las que Cervera se reafirma en la inexistencia de criterios para pitar si una mano es penalti o no. La última polémica se produjo este pasado domingo en el estadio de La Cerámica, en una acción en la que Jonsson salta para evitar el tiro de Parejo, que se iba fuera. El colegiado no ve nada, pero finalmente es avisado por el VAR de que puede haber un posible penalti y le invita a revisar la acción en la pantalla. Tras algún par de minutos de revisión, el árbitro se decanta por la pena máxima. Esto hace explotar a los jugadores cadistas que no dan crédito ante lo sucedido. 

La polémica no acabó aquí. En los minutos finales del partido, mientras el conjunto gaditano achuchaba para conseguir el empate, vuelve a haber otra mano en el área de Yéremi Pino, pero Soto Grado se excusa en que es involuntaria y decide reanudar el juego. Tras este encuentro, el técnico cadista se mostró muy enfadado con las decisiones del VAR y su falta de arbitrariedad con las manos: ''Si hacemos las cosas sin explicarlas, salgo de aquí cabreado como un chino. Según las normas no queda claro, y si todas las manos son penalti, pues que sean todas las manos y no unas sí y otras no sin explicar claramente el porqué''

Y es que, además, hay un dato demoledor que acompaña a las palabras de Cervera. No solo tienen el peor balance de penaltis de La Liga, sino que también es el tercer equipo que menos faltas hace y el que no ha recibido ninguna revisión a favor del VAR.

Manolo Vizcaíno ya emitió una carta dirigida a Rubiales dónde se mostraba descontento con el funcionamiento del video arbitraje, pero el presidente de la RFEF no contestó porque según él ''no lo veía oportuno''. 

Ya son muchas polémicas las que los cadistas arrastran. El penalti a Perea contra el Granada, la mano de Pere Milla en Elche, el gol del Choco Lozano contra el Villarreal... Ninguna de estas acciones se pitó a favor y la paciencia de los de Cervera se está acabando. Lo pudimos ver el otro día cuando el equipo se enfurecía por la posible mano de Yéremi que ni siquiera revisó. No entienden por qué el VAR no entró a revisar esas jugadas y sí en Anoeta, con el penalti de Negredo, por ejemplo. 

Lo que está claro es que estas acciones han podido arrastrar puntos claves para la salvación. En conclusión, los amarillos tendrán que esperar a la temporada que viene para ver si finalmente arreglan el tema de las manos y luchar contra viento y marea para evitar el descenso.

VAVEL Logo