Luis Muñoz se abre al mundo
Luis Muñoz ejerciendo de capitán en el Málaga CF / Foto: Málaga CF

El sueño de un niño que jugaba en cadetes del club malagueño se hizo realidad. Nunca habría podido imaginar que fuese a capitanear el equipo que lleva en el corazón desde que nació. Hoy en día el centrocampista andaluz es una de las piezas clave del equipo y Pellicer cuenta siempre con su presencia en la mitad del terreno de juego.

La Champions en La Rosaleda

El periódico eldesmarque ha hecho posible que esta información salga a la luz. Luis Muñoz contó que fue uno de los recogepelotas en aquel Málaga de Champions, donde cayeron eliminados en cuartos de final ante un gran Borussia Dortmund. El famoso supuesto robo que acabó con el sueño de muchos malaguistas.

Luis contó a los compañeros de Cadena Sur Radio que en aquel año, habían conseguido ganar el campeonato de España en la categoría cadete y decidieron recompensar a todo aquel equipo dándoles la posibilidad de ser los recogepelotas de aquel año de Champions.

Al canterano le preguntaron también sobre a que jugador tenía más aprecio y en cual se fijaba más en aquellos partidos y esta fue su respuesta:

Era difícil poder fijarte en un jugador porque todos destacaban. Lo más bonito era ver que venía un grande y tú sabías que el Málaga le iba a plantar cara. Eso es precioso, ver que el equipo de tu tierra le competía a cualquier grande.

Algunos de los temas más interesantes

Sobre su futuro el jugador dejó bastante claro su deseo de continuar en el club. Declaró que su deseo de seguir lo sabe el club, su representante e incluso la dirección deportiva, pero en el fútbol nunca se sabe, un día estás aquí y otro día allí. También hizo saber que el objetivo por la salvación no estaba aún completado, con lo que deben esforzarse para llegar a los 50 puntos lo antes posible y ya después podrían soñar con cosas bonitas.

Por otro lado también contó que cuando era un simple niño, los médicos le dijeron que tendría que abandonar el fútbol por completo por una grave lesión que tuvo en la espalda. Ésta le impedía jugar al fútbol, pero el juvenil de primer año siguió trabajando duro hasta llegar a lo que hoy en día ha conseguido, que es cumplir su sueño de ser futbolista profesional.

En el tema de jugar sin público el jugador malagueño sintió que no era algo bueno para el equipo, ya que el Málaga CF es una plantilla muy apoyada por sus seguidores y como Luis dijo, no es lo mismo jugar sin voces, que jugar con 18.000 personas animando en La Rosaleda.

VAVEL Logo