Cambio de actitud tras el parón
Fuente: Sevilla FC (Twitter)

El equipo de Julen Lopetegui se ha medido al Atlético de Madrid en la 29º jornada de LaLiga Santander. Un partido bastante exigente a nivel físico que ha superado por la mínima el cuadro hispalense. A pesar de la perseverante actitud de la escuadra del Cholo Simeone, que no lograba hacerse hueco entre la zaga sevillista, los andaluces han hecho notar la frescura con la que han llegado a la competición doméstica tras el parón de selecciones.

Y es que el Sevilla, en esta temporada, apenas había tenido 15 días de vacaciones desde que se hicieron con la sexta Europa League. El cansancio físico y mental fueron apareciendo de forma gradual conforme iban jugando partidos. No obstante, los futbolistas han vuelto con las pilas puestas y continúan aferrándose a la cuarta plaza.

Comenzando por la defensa, tanto Diego Carlos como Koundé han vuelto a formar ese muro impenetrable con el que se han topado tantas veces los atacantes colchoneros. Bono se mantuvo muy seguro en su posición llegando a parar un importantísimo balón envenenado procedente de Correa que pudo haberle costado dos puntos al Sevilla.

El conjunto local propuso un sistema de ataque basado en una alta verticalidad,  con numerosas amenazas y una incómoda presión que puso contra las cuerdas en alguna que otra ocasión a su rival. A esto, se le suma el dinamismo y la movilidad por delante del balón sobre el centro del campo, destacando las acertadas actuaciones de Fernando y de Joan Jordán. 

Aunque el punto fuerte no fueron los disparos a puerta y los artilleros rivales estuvieron muy cerca de empatar el partido, el equipo de Nervión se desplegó físicamente, estuvo fresco en ideas y se hizo con la posesión del esférico.

Navas fue el reflejo del descanso que necesitaba el Sevilla. Al capitán se le vio mucho más cómodo en el encuentro de esta noche y fue determinante para el gol de Acuña que le daría la victoria a su equipo. Su banda estuvo mucho más activa y oportuna que en el pasado mes de marzo.

Con todos estos factores, el Sevilla ha dado una zancada para conseguir el objetivo: mantenerse en Champions para la temporada que viene.

VAVEL Logo