Celta 3 - 4 Sevilla, lluvia de goles en Vigo
Navas con la pelota ante Nolito / @SevillaFC (Twitter)

El Sevilla viajaba a Vigo, al Estadio de Balaídos para enfrentarse al Celta de Vigo. Los de Lopetegui tenían la oportunidad de meterse en la lucha de La Liga, un triunfo y se ponían tan solo a tres puntos del Barcelona. Frente a ellos tenían al Celta, un equipo que se encuentra a mitad de tabla, con el descenso lejos, pero también los puestos europeos. A pesar de ello, el conjunto gallego le gusta dar guerra en cada partido a pesar de tener los deberes prácticamente hechos en liga. 

El partido comenzaba con una jugada del Celta. La presión del conjunto de Vigo provocaba el error en la salida de balón del Sevilla. La jugada se terminó con un centro de Brais Méndez en línea de fondo que Diego Carlos echó a córner. 

A pesar del comienzo de partido del equipo local, fue el Sevilla quien golpeó primero. Jules Koundé remató un córner botado por Acuña. El central sevillista remató en el punto de penalti cruzando la pelota, el portero Iván Villar tocó el balón, pero no lo suficiente como para desviarlo. Poco después, el Celta reaccionó bien al tanto del francés. Los anfitriones intentaron empatar el partido con un córner. En la segunda jugada de esquina intentaron marcar el balón que quedó suelto, primero Fontán y luego Iago Aspas, pero el delantero la echó fuera. 

En el minuto 19’, Santi Mina entraba en el área ganándole la ventaja a Koundé, y el francés provocó el tropiezo del español que acabó cayendo dentro del área. Hernández Hernández señaló la pena máxima sin necesidad de VAR. Iago Aspas fue el encargado de empatar desde los once metros con un disparo potente. 

No habían pasado ni diez minutos, cuando Iago Aspas volvió a marcar. El Sevilla estaba arriba completamente con una falta. La pérdida de balón provocó la contra del Celta. Denis Suárez le dio el balón a Iago Aspas para que corriera solo contra el portero, y el mano a mano entre Aspas y Bounou, lo ganó el jugador del Celta que dio la vuelta al marcador. 

El Sevilla volvería a empatar el partido. El mediocampista sevillista, Fernando Reges, probaría fortuna desde la frontal del área, tanta fortuna que la obtuvo. El golpeo del brasileño tocó en Fontán que desvió la pelota y provocó que acabara al fondo de la red, empatando el partido 2-2. 

A pesar de que el Sevilla pudo deshacer el empate antes del descanso, lo hizo el conjunto celeste. Brais Méndez recuperó la pelota en el medio campo, tras dársela a Denis Suárez, se la devolvió y fue el propio Brais Méndez quien finalizó tras hacer un control que le permitió plantarse ante el portero. El nacido en Mos marcó el 3 a 2 con el que el partido se iría al descanso. 

El Sevilla remonta en la segunda parte

El partido estaba loco, un primer tiempo con un total de cinco goles, pero eso no pararía ahí. Ni quince minutos tardaron en volver a mover el marcador. Los hispalenses consiguieron empatar por de nuevo con un tanto de Rakitic. El marroquí, En-Nesyri, reconvertido en extremo puso un centro al primer palo, Ocampos no consiguió rematar, pero dejó el balón suelto para que Rakitic tirara a placer ante Iván Villar. 

Tras unos minutos de descanso sin goles, en el minuto 75, el Sevilla se volvió a poner por delante por segunda vez en todo el partido. En una disputa por el balón en el medio del campo, Ocampos le daba el balón a Papu Gómez, Aidoo llegó antes, pero el despeje del defensa celtiña no fue el mejor que ha hecho y permitió que Papu pudiera seguir con el balón en los pies. El argentino consiguió batir al portero y marcar su segundo gol con la camiseta sevillista, y el cuarto del Sevilla en el encuentro. 

El partido no tuvo más goles, pero sí ocasiones. El Sevilla quiso aumentar su ventaja por mediación de Óliver Torres que se intentó meter hasta la cocina para finalizar, o por Papu Gómez, que en la última jugada de partido buscó un disparo a la escuadra que se le marchó por poco. 

Tras esa ocasión del argentino, el colegiado Hernández Hernández dio el pitido final que le dio los tres puntos al Sevilla. Un encuentro con muchos tantos, que si en Balaídos no había llovido, ya estos dos equipos provocaron una auténtica lluvia de goles. Los de Lopetegui se llevaron la victoria que les colocan a tres puntos del Barça y a seis del liderato

 

VAVEL Logo