El Madrid se queda sin pólvora
Foto: LaLiga

El Madrid se quedó sin pólvora ante un gran Betis que tuvo dos ocasiones claras para llevarse el partido. Desde el principio se vio que el Betis salió a dominar el partido y el Madrid no conseguía robar, consiguiendo así no llegar a la portería rival. A medida que pasaba el partido el equipo empezó a dominar y a tener el balón y logró encadenar dos llegadas muy peligrosas gracias a dos acciones fabulosas de Benzema dentro del área pero sin fortuna.

En el partido se vio como algunos jugadores del Madrid estaban cansados como es el caso de Benzema o Modric, dos de los jugadores más utilizados por Zidane durante toda la temporada, también se vio como Nacho sufrió bastante para frenar las internadas de Lainez, con una calidad bestial y Emerson con grandes subidas doblando al mexicano. No obstante, en defensa, pese a no encajar gol, se vio a un Madrid dejando muchos huecos y a un Betis que a la contra o simplemente con acertar en el último pase podría haber generado mucho más peligro en la portería, donde Courtois, una vez más, fue decisivo para dejar la portería a cero.

En el medio campo, se vio, sobre todo al inicio, a unos jugadores, fallando muchos pases y no encontrando la forma de romper la muralla defensiva del Betis, por lo que llegar a la portería era casi misión imposible. Por otra parte, se vio como Isco, se encuentra a años luz de aquel jugador que maravillaba con su juego y en el terreno de juego se ve como ralentiza el juego del equipo y no aporta profundidad, como si hacen otros jugadores como Fede Valverde, por ejemplo.

Por último, en el ataque se vieron pequeños destellos de Benzema, que no tuvo su mejor día y se vio como Rodrygo y Asensio no encontraban espacios para generar peligro, sobre todo en carrera, donde son dos jugadores rápidos, con gran velocidad y letales en los últimos metros. Se vio como durante el partido intercambiaron las bandas en varias ocasiones y cada vez que intentaban encarar, o perdían el balón, o les tocaba dar un pase atrás.

Con empate en el marcador y un Real Madrid que no se encontraba cómodo en el partido, mayormente, por el gran trabajo que estaba haciendo el Betis, se llegaba al descanso.

En la segunda parte, el partido arrancó de la misma forma, el Madrid intentaba volcarse en ataque en busca de un gol para acercarse a la cabeza de la Liga y meter presión y no terminar con un empate que les alejase de la lucha por la Liga. En la segunda parte, el partido se convirtió en una especie de ida y vuelta, donde Casemiro se instaló como segundo delantero en busca de rematar algún balón colgado al área. Esto, provocó que el Betis partiendo de una gran defensa e impidiendo que los delanteros rematasen dentro del área consiguió enlazar contras, de las cuales estuvieron a punto de convertir en gol y llevarse los tres puntos.

El Madrid estaba sin ideas, sin profundidad, con jugadores mostrando síntomas de cansancio, provocado por el exigente calendario de los blancos y antes del minuto 60, Zidane quiso buscar velocidad por la banda introduciendo a Vinicius por Rodrygo, que no tuvo ni mucho menos su mejor día. Con la entrada de Vinicius el Madrid trataba de buscarlo para darle velocidad al juego, pero seguía sin encontrar ocasiones para adelantarse. Llegado el minuto 60, Zidane intentó cambiar la dinámica del equipo volviendo a una defensa de cinco, con tres centrales y dos carrileros. Dio entrada a Odriozola sustituyendo a Carvajal, que desde que volvió de la lesión ha ido sumando minutos y ha ido cogiendo confianza para afrontar el tramo final de temporada al máximo nivel, pero no puede jugar aún todo el partido por lo que el cambio es lógico. En el minuto 60 también dio entrada a Marcelo que sustituyó a Isco, por lo que el Madrid volvía al mismo sistema y con la misma defensa que ganó al Cádiz días atrás.

Con la entrada de los dos carrileros, se consiguió frenar un poco las contras del Betis y con los tres centrales se trató de buscar esa solidez defensiva que había desaparecido por ciertos momentos a lo largo del partido. Finalmente, se llegó al minuto 75 con empate a cero y el Madrid se alejaba más de la Liga. Zidane casi a la desesperada dio entrada a Antonio Blanco, la gran perla de la cantera que hizo un auténtico partidazo frente al Cádiz y a Eden Hazard que llevaba casi dos meses sin jugar con el Real Madrid y jugador al que todos los madridistas esperan para el tramo final de temporada. Con la entrada de estos dos jugadores, Zidane dio descanso a un Modric que se notaba que estaba muy cansado y a Asensio, muy lejos de su mejor nivel y que apenas generó peligro sobre la portería de Claudio Bravo.

Con la entrada de Blanco, y con los cinco defensas, Casemiro pudo colocarse finalmente de segundo delantero centro en busca del gol de la victoria y con Eden Hazard el Madrid tuvo una buenísima llegada gracias a una gran jugada del belga que con una pared con Benzema dejó en el camino a tres jugadores del Betis, el belga siguió recortando hasta que llegó al área donde tenía ocasión clara de tiro, pero prefirió dar el pase a Vinicius que desafortunadamente se resbaló nada más recibir el balón.

Finalmente el partido terminó con el marcador inicial y el Madrid queda muy tocado en Liga, pero ya pensando en el partido del martes contra el Chelsea en la ida de semifinales de la Champions League.

Del empate y pinchazo del equipo cabe resaltar como hay jugadores que siguen siendo importantísimos para el Madrid, a día de hoy e incluso en partidos grises del equipo como Casemiro, Militao, Nacho y Courtois. También quedó claro como hay jugadores que se ven cansados como Benzema y Modric, jugadores como Isco, Marcelo, Odriozola, Asensio y Rodrygo que están lejos de su mejor nivel y así se nota en el campo. Y finalmente resaltar los buenos minutos de Carvajal y Hazard en su vuelta de lesión y que se vieron muy bien aunque aún les queda para llegar a su máximo nivel y por último resaltar los buenos minutos de Blanco y Vinicius a los que igual tendría que haberles dado la titularidad.

Las opciones del Madrid en Liga pasan por lo que haga el Barcelona en Villarreal y lo que haga el Atlético en San Mamés.

VAVEL Logo