El Sevilla sigue soñando
Ocampos controlando la pelota / @SevillaFC (Twitter)

El Sevilla sigue soñando por la liga, y quiere seguir metiendo presión al Barça, al Madrid y al Atlético de Madrid, por ello, hoy tenía que ganar al Granada, para que esos equipos sigan con la tensión de que los hispalenses están a la espera de algún tropiezo.

El partido comenzó con el Granada que salía a presionar, a buscarle las cosquillas al Sevilla, pero los de Lopetegui se rehicieron rápido. Tardó poco el conjunto de Nervión en avisar sobre la portería de Rui Silva. Papu Gómez intentó marcar por toda la escuadra con un golpeo con la zurda, pero el balón se escapó por encima del arco. Poco después, el Sevilla lograba meterse en el área por la banda izquierda, Ocampos le daba la pelota a su compatriota Papu que caía al suelo derribado por Gonalons. El árbitro no dudó en pitar penalti. Ivan Rakitic fue el encargado de chutar la pena máxima, y poner el 1 – 0 en el marcador. 

El Sevilla siguió apretando al Granada para intentar aumentar la ventaja. Al poco de marcar el primero, entre Navas y Rakitic hacían una pared para que el lateral pudiera central tranquilamente al primer palo. Luuk de Jong remató solo, pero el neerlandés cruzó la pelota tanto que se marchó fuera. También los hispalenses intentaron marcar el segundo tanto con golpeos desde la frontaL, Suso o Papu Gómez fueron los que probaron suerte, pero no fueron golpeos que Rui Silva no pudiera detener. Tras unos 45 minutos en los que el Sevilla consiguió que el Granada no causara peligro, el partido se marchó al descanso con la ventaja a favor de los locales. 

El Granada despertó en el segundo tiempo

Al poco de empezar la segunda parte, el Sevilla conseguía marcar el segundo. Una jugada fugaz por la banda izquierda que hacía aumentar la ventaja a los de Lopetegui. Acuña sacaba rápidamente para que Papu corriera el carril zurdo, cuando llegó a línea de fondo dejó la pelota atrás para que Ocampos llegara en carrera y marcara el segundo del Sevilla y del partido. 

Este gol hizo reaccionar al Granada que hasta entonces no había logrado tirar a puerta, incluso a penas molestaba a los hispalenses en defensa, pues los nazaríes tan solo buscaban balones largos que interceptaba la defensa del Sevilla. Los de Diego Martínez lograron su primer disparo entre los tres palos al poco de recibir el segundo. Luis Suárez fue el chutador que obligó a Bounou a desviar a córner. También Kennedy lo intentó tras recortar ante Navas, pero el golpeo del brasileño acabó en las manos de Bounou tras un disparo que se marchó al medio de la portería. 

El partido se volvió en un ida y vuelta sin grandes ocasiones. El Sevilla conseguía mantener la calma en defensa, ya que el Granada no conseguía ocasiones claras, al mismo tiempo, los hispalenses al ir con el 2 – 0 a favor, no tenían prisa por marcar más. Sin embargo, tuvieron ocasiones, pues Rakitic pudo marcar el tercero. Tras un envío largo En-Nesyri conseguía prolongar, para que Ocampos centrara pisando línea de fondo, el remate del croata se marchó fuera por el segundo palo. 

Llegado casi el 90 de partido. Soldado remataba un balón que acababa impactando en la mano de Acuña. El árbitro tuvo que acercarse a la pantalla pues desde el VAR le recomendaron que revisara la jugada y acabó decretando penalti. El propio delantero, Soldado, fue el que transformó el penalti, quien con un golpeo fuerte consiguió hacer el 2-1

En el encuentro ocurriría un suceso surrealista. Algo que nunca había pasado, el colegiado De Burgos Bengoetxea pitó final llegado el minuto 93, cuando había añadido 4 minutos. Tras varias protestas de todo el Granada, cuerpo técnico incluido, el árbitro mandó volver al campo a todos los jugadores del Sevilla para disputar ese minuto que faltaba, aunque no estuvieran listos, pues Acuña ya estaba sin botas y sin calcetines. A pesar de ello, en el tiempo que restaba no ocurrió ninguna ocasión que determinara el resultado y ganó el Sevilla. 

Con este final de partido atípico, los hispalenses conseguían llevarse los tres puntos ante el Granada. Un partido en el que los de Nervión apenas han sufrido, tan solo al final con el gol de Soldado, pues el Granada solo ha causado molestias a partir del segundo tanto del Sevilla. La victoria de los de Lopetegui les permite seguir soñando con la liga. 

 

VAVEL Logo