Y LaLiga murió en Bilbao
Foto: Atlético de Madrid

Desangrándose, poco a poco, como una agonía lenta, cualquier metáfora es buena para explicar lo que le está sucediendo al Atlético de Madrid. Lo que parecía una liga rojiblanca sin oposición a principios de enero, se convirtió hace un mes en una lucha a tres, en la que el Sevilla se ha colado a última hora para hacerla a cuatro. El culpable de dar pie a esto, no es otro que el propio Atlético de Madrid que ha ido cediendo puntos y puntos, jornada tras jornada permitiendo el acoso de Madrid y Barcelona.

Se veía venir y se vino, ya no es el aliento al cuello de los dos gigantes del fútbol español, a los que tu mismo les habías dado alas, sino que los rojiblancos si el Barça gana este jueves al Granada, en el partido pendiente que tenían, perderían el liderato que llevan manteniendo desde noviembre, prácticamente todo el campeonato.

La mala racha fuera de casa en estos últimos partidos, ha "matado" a los madrileños y ya no se ha ido desinflando el globo, sino que se ha pinchado del todo. Se veía venir, los últimos partidos invitaban a saber que te la podías pegar, pero el golpe es más duro cuando te lo acabas de dar del todo.

La presión

La palabra favorito, es una que nunca le ha gustado al Atlético de Simeone, y con la que nunca se ha sentido cómodo. Desde la mayoría de medios deportivos de nuestro país, proclives al Real Madrid se iba difamando poco a poco al conjunto colchonero, hablando de que le podía la presión, de que no sabía manejarla, y hablando vulgarmente que era un equipo "cagado" y con gen perdedor. Todo ello para desestabilizar al Atlético de Madrid. Parece que la manera vil de la caverna madridista de desestabilizar a su vecino ha hecho efecto, porque es una realidad que al Atlético le ha podido la presión, hasta caerse, si el Barça hace los deberes ante el Granada, de la cúspide de LaLiga, donde reinaba durante meses.

El contexto

El Atlético a falta de cinco jornadas para que finalice el campeonato de liga, depende de sí mismo. Ganando los cinco partidos sería campeón, todos lo hubiéramos firmado a principio de temporada, es cierto, pero en el fútbol, como todo en la vida hay un contexto, y es necesario explicarlo para que se entienda todo mejor, y ponerse en situación.

Igual que la realidad es que sigue dependiendo de si mismo, también lo es que ha tirado por tierra una ventaja descomunal. Que lleva toda LaLiga líder y dominando el campeonato y se ha dejado ir dando vida a Madrid y Barça. También es la realidad que de no levantar el título, el Atlético entraría en la historia de la liga española, pero en el apartado negativo, pues  nunca antes un equipo había desperdiciado tal renta en favor de otro rival, y había acabado perdiendo el campeonato.

Igual que la realidad es que ganando todo lo que queda los del "Cholo" serían campeones, también lo es que tiene que jugar ante el Barça en el Camp Nou, equipo que se juega exactamente lo mismo que ellos, y al que le vale un empate, si gana al Granada y Valencia, cosa que por su estado de forma actual parece más que factible.

El Atlético lleva 15 años sin ganar en el Camp Nou, y a día de hoy viendo los estados de forma actuales de los dos equipos, parece una quimera conseguir la machada en tierras catalanas. Todo es posible, pero probablemente la liga número 11 para los rojiblancos, murió en Bilbao.

Y por último también la realidad es, que por el contexto de esta liga, que Koke no fuera quien la levantara, sería un fracaso estrepitoso, para el Atlético de Madrid, los jugadores y Simeone.

VAVEL Logo