El Madrid sobrevive al 'diluvio'
www.realmadrid.com

En la primera media hora del partido, el Madrid pudo haberse quedado eliminado de la Champions perfectamente y es que el Chelsea durante este periodo del partido fue un 'rodillo', llegaba en 'tromba' a la portería de Courtois y daba la sensación de que podía meter gol en cada una de esas llegadas, ya que llegaban completamente solos y con espacio para correr y pensar. Afortunadamente no fue así, ya que el Chelsea no tuvo la claridad suficiente en los últimos metros para sentenciar a un Madrid que parecía muerto.

Desde el primer minuto, se pudo observar como el Chelsea había salido con una marcha más, presionando la salida del balón del Madrid y corriendo cada vez que encontraba espacios. La primera jugada de peligro del partido llegó por ese motivo, un desajuste defensivo provocado por una pérdida en una posición comprometida, propició que Mount pusiera un centro medido a la cabeza de Pulisic, que sin oposición alguna, dejaba de cabeza para Werner y que este, a portería casi vacía y con todo a favor para abrir el marcador, vio como Courtois le realizaba una auténtica parada, a la que nadie daba crédito, porque es una de las paradas de la temporada sin duda alguna, por la dificultad y por el momento del partido y de la temporada que es. 

Finalmente en un balón de Rüdiger a la espalda de los centrales, se convirtió en una asistencia para Pulisic, que con un control de balón exquisito, se plantó delante de Courtois, al que recortó y recortó, hasta que lo dejó en el suelo y luego con Varane y Nacho bajo palos, supo definir a la perfección, para abrir el marcador y para dejar al Real Madrid muy tocado anímicamente.

A partir de ahí, el Madrid pudo haberse despedido completamente de la Champions, porque estaba agotado físicamente, porque anímicamente el equipo no funcionaba, porque no creaban peligro, porque el Madrid en defensa estaba sufriendo y porque el Chelsea pudo meter dos más sin ningún problema si no hubiese estado tan desafortunado en el último pase. 

Pero cuando perdonas tanto en unas semifinales y tienes delante al Real Madrid sabes que vas a sufrir, el Madrid despertó, resucitó y tiró más de corazón que de juego para que Benzema mandara el primer aviso con un zurdazo desde fuera del área que se estrelló en el palo. A los pocos minutos, en un córner a favor, Kroos la ponía en corto para Modric, que tocaba atrás para Marcelo, que con un centro al segundo palo que Casemiro se encargaba de prolongar hacia el punto de penalti, Militao la peinó un poco hacia atrás y Benzema en una gran obra maestra, controló el balón con la cabeza y de volea y casi de media tijera, ponía el empate en el marcador.

Benzema, como en la mayor parte de la temporada, se vestía de héroe y lograba frenar el diluvio 'blue' en el que se había convertido el partido. A partir del gol y hasta el descanso, se vio a un Madrid más sólido defensivamente y a un Chelsea que dio un paso atrás. El Madrid trataba de calmar el partido con la posesión y el Chelsea, era ahora, el que daba por bueno el empate en el descanso. Con 1-1 se llegó al descanso y con la sensación de que el Chelsea había sido muy superior al Madrid y que el propio Madrid pudo haberse quedado fuera de la Champions en la primera media hora sin ningún tipo de problema. Una vez más, también se puedo observar como en el Madrid se está notando el cansancio físico, en jugadores como Kroos y Modric, sobre todo, que en la primera parte se vieron fatigados y no pudieron desplegar su fútbol, en parte, provocado por el gran partido que estaba realizando el Chelsea. También se vio como a Marcelo, leyenda absoluta del club, ya no le da para este tipo de partidos, en la primera parte estuvo muy mal defensivamente, dejando huecos que Nacho tenía que cubrir y que por tanto, esos huecos que tapaban en la banda, se formaban en el centro y fue eso lo que aprovechó el Chelsea para crear peligro. También se vio como Casemiro estuvo muy lejos de su  nivel, completamente desbordado defensivamente y con pérdidas innecesarias, que daban lugar a contraataques peligrosos del Chelsea. Por otra parte, Carvajal se notaba que estaba lejos de su mejor nivel y también estaba siendo superado por su banda defensivamente, ofensivamente no aportaba nada. 

No todo fue malo para el Madrid, puesto que el resultado para ser adverso por los goles en fuera de casa, era hasta bueno y como no, hay que resaltar las figuras de Courtois y de Benzema que son los que mantuvieron y mantienen al Madrid con vida, no solo en Champions, sino también en Liga. El belga fue clave para evitar una goleada y el francés fue el que dejó vivo el sueño de meterse en la final. 

La segunda parte fue otro partido completamente, daba la sensación de que ambos se conformaban con el empate, puesto que un segundo gol de cualquier equipo dejaba prácticamente sentenciado al otro. Esto provocó que la segunda parte fuese aburrida, sin llegadas con peligro, tal y como se había convertido la primera parte. El Madrid se encargaba de defender y el Chelsea de tener la posesión, sin crear peligro alguno, más allá de dos o tres jugadas aisladas donde la defensa del Madrid con un gran Militao, una vez más, supo resolver.

Zidane esperó a hacer cambios bastante, puesto que hasta faltar casi veinte minutos no dio entrada al primero. El primer cambio fue uno cantado, entró Eden Hazard, que se reencontraba con el club que le dio todo y con el que vistió la camiseta durante siete años y se marchó Vinicius, que no tuvo su noche y apenas entró en contacto con el balón, tampoco tuvo espacios para correr como si tuvo en la pasada eliminatoria frente al Liverpool. A continuación y unos minutos más tarde, Zidane daba entrada a Asensio, sustituyendo a Marcelo y a Odriozola, sustituyendo a Dani Carvajal. Con estos tres cambios, el Madrid afrontaba la parte final del partido, aunque estos tres cambios tampoco tuvieron una actuación más allá y su aportación fue discreta. Finalmente, en el descuento Zidane dio entrada a Rodrygo que sustituyó a Benzema. Con el empate a uno en el marcador se llegaba al final del partido y con la sensación de que para lo que pudo haber sido, sobre todo en la primera parte, el resultado es buenísimo. Ahora hay que ir a Londres a meter un gol si o si, para este partido Zidane espera contar con Mendy, Valverde y Ramos.

VAVEL Logo