La derrota pasa por encajar más de un gol
Parada de Courtois tras el disparo de Havertz | Fuente: Twitter Real Madrid.

El sueño de la Champions ya se ha acabado para el Real Madrid en esta temporada tan exigente. Además de la todavía posible lucha por la Liga, las esperanzas estaban puestas en la competición europea cuando tan solo faltaba un paso para la final de Estambul. Pero esta vez no pudo ser. El Chelsea ha sido muy superior durante toda la eliminatoria de semifinales y apea al conjunto blanco con un 3-1 global. Tampoco ha habido opción en el encuentro de vuelta, donde los londinenses consiguieron dos goles y mantuvieron la portería a cero.

Es más, se trata de una situación que el Real Madrid no vivía desde el 30 de enero ante el Levante en Liga (1-2) con la expulsión de Militao en los primeros compases del partido. Los merengues no encajaban más de un gol desde esa fecha, y justo coincide con el último encuentro que perdió. Desde entonces, el Real Madrid se ha encontrado en una dinámica muy positiva, tanto por el número de victorias como por los pocos tantos concebidos durante los partidos.

Dicha dinámica le ha permitido mantenerse aún en la pelea por la Liga a falta de 4 jornadas y llegar hasta semifinales de la Champions, pero el desgaste de este tramo junto con la gran cantidad de lesiones que ha sufrido (ya suma 57 durante toda la campaña) ha influido a la hora de encarar los últimos encuentros sin las mejores condiciones posibles.

Equipos como Atalanta, Liverpool, Atlético de Madrid o Barcelona, entre otros, no fueron capaces de doblegar al Real Madrid, incluso de meterle más de un tanto, lo que habla muy bien de la solidez defensiva del conjunto blanco y un salvador Thibaut Courtois en cada partido. Una línea de atrás que ha sufrido muchas modificaciones a causa de las propias lesiones. Sin embargo, cada uno de los jugadores ha cumplido de manera excepcional y las estadísticas dan prueba de ello.

El próximo compromiso liguero llega en un momento delicado tras caer en Champions, aunque solo queda enfocarse al cien por cien en esos cuatro duelos finales para intentar ganar LaLiga. Nada más y nada menos espera el Sevilla (4ª posición), un hueso muy duro de roer que todavía tiene opciones de conquistar el título. Por tanto, el Real Madrid tiene muy claro que no debe recibir más de un gol si quiere tener más alternativas de llevarse el encuentro, y la zaga vuelve a jugar un papel fundamental para ello.

  • Pizarra defensiva frente al Chelsea

La verdad es que no ha sido el mejor partido defensivo del Real Madrid, y prueba de ello han sido los dos goles recibidos. El planteamiento de Zidane dejaba muchas dudas desde el principio, con defensa de tres (Militao-Ramos-Nacho) junto con Mendy y Vinicius como carrileros. Militao y Nacho llevan tiempo cuajando grandes actuaciones y consolidándose en la línea de atrás blanca, pero el problema residía en que jugadores como Ramos y Mendy llegaban muy justos de lesión y no estaban preparados para el ritmo de competición. Si a ello le sumamos la inexperiencia de Vini Jr. como carrilero, el Real Madrid se ha encontrado muy mermado durante toda la noche ante la velocidad del Chelsea. Es cierto que tan solo encajaron dos tantos, pero pudieron ser muchos más, algo que Zidane tendrá que corregir para el final de temporada.

VAVEL Logo