Análisis y nota de los porteros de la Real Sociedad
Remiro celebra un triunfo con los aficionados de la Real. Foto: Real Sociedad

Tras la finalización de una temporada histórica para la Real Sociedad, toca hacer balance y analizar la actuación de jugadores, cuerpo técnico y dirección deportiva. En esta entrega, comenzaremos analizando la actuación de los guardametas que han jugado algún partido oficial con la Real Sociedad durante el curso, Alex Remiro y Miguel Ángel Moyá.

El portero navarro ha disputado la práctica totalidad de los encuentros: los 38 de liga, 3 de copa - 2 de la edición 2020/21 y la gloriosa final ante el Athletic Club, el de Supercopa de España y 7 de Europa League, para un total de 49 encuentros disputados. De esta forma, ha sido el jugador que más minutos ha estado sobre el verde a lo largo de la temporada. Tras un curso 2019/2020 algo inestable, en el que fue su primer año en la élite, este año ha demostrado con creces ser un portero de nivel. Sus 38 goles en contra en 38 partidos de liga le avalan como uno de los mejores guardametas de la categoría. Hacía muchos años que un portero de la Real Sociedad no lograba encajar los mismos goles que partidos disputados. 

Remiro, sin duda, ha demostrado mayor temple y mayor dominio del juego en el área, uno de sus grandes puntos de mejora. El trabajo de Luis Llopis empieza a dar sus frutos y el de Cascante es cada vez más seguro en ese aspecto. Cierto es que en algunas ocasiones abusa de quedarse en la portería en balones laterales en los que podría salir, pero cuando sale hace gala de su contundencia y de un despeje de puños muy técnico y efectivo. No se le recuerda ningún error durante la temporada, lo cual es fundamental para un portero. Al mismo tiempo, ha podido explotar su gran virtud, el juego con los pies, permitiendo a un equipo que necesita tanto del balón como la Real tener una buena salida y un buen punto de apoyo para trenzar jugadas combinativas. Todo ello ha llevado a Remiro a sonar incluso como uno de los posibles convocados por Luis Enrique para la Eurocopa, aunque finalmente ha quedado fuera de la lista.

Miguel Ángel Moyá ha aceptado su rol de suplente y ha disputado únicamente un encuentro, en Europa League ante el AZ Alkmaar en el Reale Arena, partido en el que logró dejar la puerta a cero y en el que se mostró seguro, como acostumbra a estar siempre que ha jugado. Se ha anunciado que el balear no renovará su contrato con la Real Sociedad, con lo que este ha sido su último curso como blanquiazul. Llegó en febrero de 2018 tras la lesión de Rulli, en un momento de crisis deportiva e institucional para la Real (coincidiendo en el tiempo, aproximadamente, con la salida de Eusebio y Loren del club) y ha alternado titularidades con suplencias durante su estancia en Donostia. 

No se puede analizar el rol de Moyá sin hablar de lo que aporta fuera del campo. El balear es un tipo inteligente, amable y que se integró en el equipo y la cultura vascas desde el primer minuto. Su veteranía ha sido clave en un vestuario lleno de jóvenes, más aún en una temporada tan trascendental como la actual. También debemos atribuir parte de la confianza lograda por Remiro al apoyo, tanto técnico como mental, que le ha brindado Moyá durante su proceso de crecimiento, tal y como ha reconocido numerosas veces el de Cascante. 

Toca ver cómo cubrirá Roberto Olabe la baja de Moyá, toda vez que Ayesa, quien ha ido convocado con el primer equipo en el periodo de ausencia por lesión del balear, se presume como titular en el Sanse en su nueva aventura en LaLiga Smartbank tras su brillante ascenso. Se estima que la Real pueda acudir al mercado. El primer nombre que ha sonado es el de Álvaro Fernández, portero del recién descendido Huesca, pero el verano acaba de empezar y la lista de futuribles puede ser interminable. Queda por ver quién hará competencia a Remiro el curso que viene en el Reale Arena.

VAVEL Logo