La venta de entradas contra el Mirandés ya está abierta
La grada de La Rosaleda antes del Covid-19 / Fuente: Málaga CF

Más de un año y medio después el público del Málaga CF podrá volver a los aledaños del estadio La Rosaleda para animar a su equipo en un nuevo inicio de temporada en el que muchos aficionados confían. La esperanza puesta este año en los futbolistas del Málaga CF para conseguir ese sueño que esperan desde hace años es hoy en día mayor que nunca. Desde la mejora de las oficinas hasta el desarrollo de la cantera blanquiazul, son condicionantes en un equipo que ilusiona.

Las normas de la nueva normalidad

Durante estas semanas atrás, el Málaga CF ha decidido invitar a seis familias al estadio para volver a vivir las sensaciones que tanto se echan de menos desde hace diecisiete meses. Algunas historias conmovedoras marcaron el corazón de varios de los trabajadores que allí se encontraban cuando las familias visitaron el entorno.

En los próximos días se podrán ver más historias de las familias que consiguieron pisar el terreno de juego mucho antes que los aficionados. Sin embargo solo habrá que esperar un poco antes del lunes 16 de agosto, día en el que el Málaga debutará en LaLiga SmartBank con su público en las gradas.

La nueva normativa permite solamente el acceso del 25 por ciento de los aficionados a ver el partido. Por eso el Málaga CF pondrá a disposición durante las primeras 48 horas la venta de entradas solo y exclusivamente para los Fieles Malaguistas, es decir, los abonados al club esta temporada. Por otro lado el abono en sí, no se podrá hacer oficial hasta que La Liga asegure con certeza que todos los abonados puedan entrar a los estadios. Es por esto que hasta que no pasen las primeras 48 horas, los aficionados restantes no podrán adquirir su entrada.

Hay un máximo de dos entradas por persona y a la hora de entrar al estadio no se requerirá ningún documento en especial, solamente será obligatorio el uso de mascarilla y por primera vez no se podrá entrar con ningún objeto que se pueda agitar en la grada. Tampoco estarán disponibles los bares ni las consignas, con lo que ningún trabajador de la entidad de Martiricos se hará responsable de cualquier objeto que sea requisado a la entrada del estadio.

El precio de las entradas oscila entre los 20 y los 50 euros, precios que la entidad malagueña pone para evitar las aglomeraciones en el campo. Ya quedan pocas horas para que llegue el día y la afición está como loca por volver a vivir las sensaciones que no se viven desde el pasado 2020.

VAVEL Logo