Inicio descafeinado de la Real contra un Barça sin complejos
Julen Lobete celebbrando su primer gol en el Camp Nou / Foto: Real Sociedad 

La plantilla realista saltó al terreno de juego sin la intensidad necesaria para un partido de tal calibre y la primera parte fue de dominio azulgrana. Una Real llena de bajas se dedicó a correr detrás de la pelota y el talento colectivo de los de Koeman arrinconó a los txuri urdin durante gran parte de los 45 minutos. Piqué y Braihtwaite dieron las primeras alegrías a la afición culé y los jugadores se fueron a los vestuarios con un 2-0 a favor de los catalanes. 

Imanol decidió quitar dos pesos pesados de la plantilla como Januzaj y Silva para dar minutos a Barrenetxea y Bautista. La actitud de los txuri urdin cambió, y poco a poco recuperaron la posesión del esférico. Aún así, los de Alguacil lo tendrían crudo para escalar la montaña de los dos goles y Martin Braithwaite por segunda vez en el partido, dinamitó las esperanzas de los Guipuzcoanos en un cúmulo de errores de la zaga defensiva. Los cambios de Imanol funcionaron y La Asociación Julen Lobete-Ander Barrenetxea género el primer gol del joven jugador de Lezo en su debut. Minutos después del gol de la Real, Mikel Oyarzabal se disfrazó del ausente Leo Messi y marcó un gol de falta a la altura del diez argentino. En los últimos minutos del encuentro, cuando los txuri urdin estaban volcados en ataque llegó el gol de Sergi Roberto y el definitivo 4-2. 

  • Mala imagen del equipo en la primera jornada

En los inicios ligeros, la importancia está en la sensación que deja el conjunto, no tanto en los puntos. Los aficionados esperan que el equipo de la cara por el escudo en estas primeras pruebas y los jugadores quieren demostrar todo lo que han practicado de cara a esta nueva campaña. Ayer no se dió ni una ni otra, la Real saltó al campo sin la fuerza necesaria para jugar contra un transatlántico como el FC Barcelona. Ante una Real apelotonada atrás y sin ideas el Barça desplegó su mejor fútbol. 

  • Bajas significativas 

La Real viajó a la ciudad condal con la plantilla incompleta. Eso le limitó a la hora de jugar con la pelota. Con la falta de Alexander Isak en el once ,Portu fue la única referencia en ataque. El murciano estuvo desaparecido entre dos torres como Eric García y Gerard Piqué y fue incapaz de bajar los numerosos balones que la defensa txuri urdin mandaba en largo. La ausencia de Diego Rico y Nacho Monreal provocó que Aihen Muñoz fuese el responsable de defender la banda derecha de los donostiarras. El partido del lateral de Etxauri fue discreto y quitando dos llegadas con peligro al área de Neto, su participación fue casi nula. 

  • Los de casa siempre dan la cara 

Los más jóvenes salieron para limpiar la imagen del club. Julen Lobete y Ander Barrenetxea fueron los hombres más destacados en el ataque. Quitando la derrota, para el de joven extremo de Lezo fue el debut soñado, no cualquiera le mete un gol al Barça en su primer partido como profesional. No se puede dejar pasar el excelente pase de Barrenetxea para el gol de Lobete, el de Donostia fue un repertorio de carreras, regates y pases. Al catálogo  del buen juego de las perlas de Zubieta se les unió Mikel Oyarzabal con un disparo imparable de falta. El capitán txuri urdin que recién había aterrizado de Tokio, demostró que los que tienen talento no necesitan descanso para brillar. 

Mucho tiene que mejorar la plantilla de cara al siguiente encuentro contra el Rayo Vallecano. Los aficionados esperan con ilusión la vuelta del fútbol en Anoeta y esperan sumar los primeros puntos ante su afición. Para ello la Real tiene que recuperar su identidad y jugar con la pelota, como nos tiene acostumbrados. Otra imagen como la de ayer desilusionaría mucho a los txuri urdin, que esperan una temporada llena de alegrías. 

VAVEL Logo