Las segundas partes siempre son buenas
Jugadores del Real Madrid celebrando el gol de Bale. Fuente: Real Madrid

Visitó el Real Madrid el Ciutat de Valencia en busca de ampliar su racha de victoria y confirmar que las buenas sensaciones obtenidas contra el Alavés no fueron un espejismo. Sin embargo, se encontraron con una segunda parte donde el partido estuvo abierto y hubo emoción hasta el final.

Se presentó divertido el encuentro desde los primeros compases y no tardó el conjunto de Ancelotti en estrenar el marcador. No llegaron a pasar si quiera los cinco minutos de partido y ya el Madrid se adelantó con un balón preciso de Alaba a la espalda de la defensa que convirtió Benzema en una asistencia que, arrastrando a la defensa, esperó el momento oportuno para cederle el cuero a Gareth Bale y batir a Aitor Fernández y pusiera el cero a uno. 578 días tuvieron que pasar para que el extremo volviera a anotar con el Real Madrid.

Con el marcador a su favor, no llegó a dominar claramente tras adelantarse en el electrónico, pues el Levante quiso resarcirse del gol de Bale intentando hacer daño de algún modo, pero no hubo manera. Quitando los buenos minutos de los granotas, el Real Madrid se empezó a sentir más cómodo con el esférico. Estuvo animoso el galés durante la primera parte y quiso ampliar sus registros goleadores en Valencia sobre el minuto 22, pero remató mal con el exterior de la bota.

El que menos destacó en ataque fue el belga Eden Hazard, que estuvo más pasivo y estuvo desapercibido, todo lo contrario que Alaba, que en más de una ocasión se unió a las acometidas blancas e incluso tiró a puerta, aunque sin demasiada fortuna.

Eder Militao sacando el balón. Fuente: <b>Real Madrid</b>
Eder Militao sacando el balón. Fuente: Real Madrid

 

Pasada la primera media hora de juego se llegó a la primera pausa de hidratación, un descanso que le vino bien a ambos equipos, pues con la humedad y el cansancio con el paso de los minutos las piernas pesan mucho más. Minutos después de la reanudación del partido, la tuvo el Madrid sobre el 38’. Una falta lanzada por Gareth Bale desde más de 30 metros acabó desviada. Se nota que cuando el galés está enchufado el Madrid en ataque es otra cosa. No paraban de llegar los merengues y la presencia de Isco en el partido solo iba a más. El malagueño controló el ritmo del juego de su equipo y gran parte de las ocasiones pasaban por él.

Los minutos finales fueron de dominio absoluto blanco y el Levante solo pudo sacar balones de su área, pues se veía superado cada vez que el peligro acechó su área. Así acabó la primera parte, con una superioridad en el juego que se reflejó también en el marcador con el tanto del galés.

Segundo tiempo de infarto

Tuvo trabajo Paco López para recuperar a su equipo moralmente de cara a la segunda mitad, y lo hizo con creces. A los pocos segundos de que Cuadra Fernández pitara el saque inicial de los segundos 45 minutos, un desajuste de la defensa del Real Madrid provocó que Roger pudiera batir a Courtois y poner el empate a los 40 segundos de inicio. Un gol que supuso un cambio radical anímico en ambos banquillos. De la tristeza a la euforia para Paco López; de la alegría a la inquietud de Carlo Ancelotti, y no era para menos.

Los minutos siguientes al gol tempranero, el Levante fue a más y no paró de atacar la portería rival. La defensa blanca no esperaba ese cambio de guion en el partido y se tuvieron que emplear a fondo intentar evitar lo que se les vino encima. Apenas diez minutos después del primer tanto de los locales, Jorge de Frutos puso un centro medido a la pierna derecha de Campaña que, con una volea con el interior, fusiló la portería del meta belga anotando un golazo y poniendo el 2-1 en el luminoso.

Tuvo tarea Ancelotti y agitó la coctelera con cambios que no tardaron en ejecutarse. Asensio, Vinicius Jr y Rodrygo entraron por Isco, Hazard y Bale sobre el 59’. El ritmo del partido bajó en los siguientes minutos y ambos equipos se reorganizaron para afrontar la última media hora de encuentro.

Poco a poco, los blancos fuero recuperándose se los dos golpes del Levante y mejoró con el paso de los minutos. Tanto fue así que empató a lo poco de realizarse los cambios. Con un balón de Casemiro a Vinicius en carrera definió el atacante brasileño con la izquierda y puso las tablas en el choque. De nuevo, los dos equipos estaban empatados, pero eso no duró demasiado. Tras la segunda pausa de hidratación, Bardhi y Cantero entraron por Morales y Campaña y, solo un minuto después, Rober Pier de cabeza puso el 3-2 que adelantó a su equipo, nuevamente, y que puso contra las cuerdas al Madrid.

Y si la locura parecía llegar después del palo que tuvo en la siguiente jugada Alejandro Cantero, el gol que vino después no puede definir mejor lo que ha sido la segunda parte. El Real Madrid botó un córner y, ya como segunda jugada, Vinicius en el 85’, anotó un gol catedralicio poniendo el balón en el segundo palo que empató, por tercera vez ya, el choque.

Quedaría aún cinco minutos y el descuento, donde Aitor Fernández en una salida del área tocó el balón con la mano y acabó expulsado. A parte de la expulsión, no hubo más sobresaltos, salvo un tiro de Asensio en el descuento que rebotó en un defensor levantino. Terminó así un partido que lo tuvo todo, sobre todo en el segundo tiempo.

Ambos equipos hicieron un homenaje al fútbol, jugaron una segunda parte memorable y realizaron una exhibición que vivieron in situ casi los diez mil espectadores que acudieron al estadio. El Real Madrid empató a 3 frente al Levante y ahora tendrá que seguir trabajando para la próxima cita el 28 de agosto frente al Betis en el Benito Villamarín.

VAVEL Logo