Broche de oro para hacerse con el liderato
Fuente: Sevilla FC

El Sevilla FC ha viajado hasta tierras madrileñas para medirse al Getafe en el estadio Coliseum Alfonso Pérez. Los de Míchel han pisado por primera vez en esta temporada el verde de su feudo y han podido sentir el calor de su afición. El Sevilla por su parte llegaba con dos tareas pendientes: ganar los tres puntos y mantenerse invictos para conseguir el liderazgo

  • Un arranque con ausencia de dinamismo

El reloj marcaba las 20.00 cuando Sánchez Martínez echó mano de su silbato para indicar el inicio del choque. Los anfitriones fueron los primeros en tocar el cuero y Aleñà hizo el primer amago de cara a portería, aunque el esférico se marchó por el palo derecho de Bono. También probó suerte Fernando instantes después desde fuera del área, pero el tiro también se desvió. Los dos cuadros comenzaron a avisar a su rival aunque sin excesiva agresividad. 

La pelota continuaba paseándose por el centro del campo, de un lado a otro, sin un dominador claro. Alrededor del minuto 11, los azulones volvieron al ataque. Esta vez, le tocó el turno a Arambarri, que buscó subir el primero al marcador con un disparo alto tras una jugada a balón parado.

El encuentro gozaba de una alta intensidad por parte del conjunto madrileño, que en ocasiones conseguía asfixiar al equipo de Julen Lopetegui. Los andaluces no eran capaces de generar peligro y se veían obligados a replegarse atrás. 

En un choque con un elevado número de faltas, los pupilos de Míchel habían logrado acomodarse y mejoraban conforme iban pasando los minutos.

Después de la pausa de hidratación, el Sevilla tuvo la ocasión más clara del partido. Tras un córner que partía de las botas de Acuña, el Papu Gómez recogió un balón colocado por Suso y se lo dejó en bandeja a Jules Koundé, que se encontraba en una posición favorable para convertir el primero. A pesar de las buenas intenciones, el galo no pudo empujar el balón y el esférico se fue por la línea de fondo.  

Los minutos previos al final de la primera mitad se caracterizaron por un juego lento y poco fluido como consecuencia de las continuas faltas por parte de los dos equipos. En el minuto 43, se habían producido 13 interrupciones: 8 firmadas por el Getafe y 5 por parte del Sevilla.

  • Cambio de roles

En la segunda mitad, el Getafe salió de los vestuarios de la misma manera en la que acabó el primer tiempo. Ünal aprovecho un despiste de Acuña y se metió hasta la cocina, aunque no pudo acabar su tarea porque Diego Carlos le adivinó las intenciones. Sandro también quiso despuntar con un disparo que se fue desviado. Habían pasado 60 minutos y el Sevilla no había despertado aún.

En el 66, la mirada de los sevillistas se dirigía al banquillo. Rafa Mir, el ariete recién llegado del Wolverhampton, iba a debutar con la elástica rojiblanca para sustituir a Óscar Rodríguez. Poco le duró el protagonismo al murciano. Nada más ingresar en el césped, David Soria tuvo que sacar los guantes por un tiro de Idrissi que tenía muy malas intenciones, aunque lo atajó sin problemas. Segundos más tarde, llegaba otro susto para el meta. Diego Carlos aprovechó un córner del delantero neerlandés para dar un testarazo que por poco no entró en la red. Los cambios ofensivos de Lopetegui comenzaban a dar sus frutos y el Getafe perdía la posesión. 

En el minuto 80, se produjo otro remate de cabeza que podría haber puesto en un compromiso al meta madrileño. Jules Koundé aprovechó un lanzamiento de falta colgado por Rakitic para peinar el balón por encima de la portería. Para más inri, En-Nesyri inauguró la portería con un gol que nunca llegó a subir al marcador por encontrarse en posición de fuera de juego.

Durante los últimos compases del partido, ambos equipos veían cómo se les escapan los tres puntos. El Getafe intentó causar peligro después de una contra que no llegó a buen puerto por una posición antirreglamentaria. El Sevilla recuperó el cuero, metió la sexta marcha y sentenció el partido. Rafa Mir se metió en el área madrileña y su misil fue directo al palo. Sin embargo, el rebote le cayó a Lamela, quien se encargó de empujar el balón hasta el fondo de la portería a falta de un minuto para el final.

Con esta victoria, el Sevilla conquista la primera posición y acumula los mismos puntos que el Atlético de Madrid. El Getafe por su parte, ha caído hasta la 18ª posición, entrando en la zona de descenso. 

VAVEL Logo